Reverenciar a Dios por sobre todas las cosas

EL TEMOR DE DIOS

¿Qué significa sentir temor de Dios? ¿Se refiere a tenerle miedo o tiene otra connotación?

Aquellos que viven perdidos y en pecado tienen una buena razón para temer a Dios, pues no han sido perdonados, sino que están destinados al juicio y a la condenación. Pero si ya hemos sido redimidos por el Señor, no tenemos razón alguna para sentir miedo de Él. Sin embargo, sí debemos honrarlo y reverenciarlo en todo momento.

 

Seguir leyendo

Un llamado de atención a todos los cristianos

Un llamado de atención a todos los cristianos

Lo que les voy a decir es una advertencia del Señor: dejen ya de vivir como los que no son creyentes, porque ellos se guían por pensamientos inútiles. Su entendimiento está oscurecido porque están separados de la vida que viene de Dios y porque son ignorantes debido a lo terco que es su corazón. Han perdido la vergüenza, se han dedicado a la inmoralidad y se entregan cada vez más a cometer toda clase de perversiones. Pero esa clase de vida no tiene nada que ver con la instrucción que recibieron de Cristo. Sé que ustedes han recibido su mensaje y han aprendido la verdad que está en Jesús. Se les enseñó a dejar atrás la forma de vida que llevaban antes. Ese viejo ser va de mal en peor por los deseos engañosos. Aprendieron a renovar su forma de pensar por medio del Espíritu, y a revestirse del nuevo ser que Dios creó a su imagen para que practique la justicia y la santidad por saber la verdad.

Así que dejen las mentiras y «díganse siempre la verdad unos a otros» porque todos formamos parte del mismo cuerpo. «No permitan que la ira los haga cometer pecados»; que la noche no los sorprenda enojados. No le den ninguna oportunidad al diablo para que los derrote.

El que era ladrón deje de robar y trabaje haciendo algo provechoso con sus manos, así podrá compartir con el que no tiene nada.

No digan malas palabras, sino palabras que ayuden y animen a los demás, para que lo que hablen le haga bien a quien los escuche. No hagan poner triste al Espíritu Santo, quien es la garantía para su completa liberación en el día señalado. Quítense de ustedes toda amargura, ira y enojo, gritos, calumnias y malicia. Sean amables y considerados unos con otros, y perdónense como Dios los ha perdonado a través de Cristo.

Así que sean imitadores de Dios, pues ustedes son sus hijos amados. Sigan el camino del amor así como Cristo nos amó y ofrendó su vida por nosotros como un sacrificio voluntario cuyo agradable olor sube a Dios.

Ustedes son el pueblo santo de Dios; por lo tanto, ¡entre ustedes no debe existir ni la más mínima indicación de inmoralidad sexual ni ningún otro exceso! Tampoco digan groserías, tonterías ni hagan bromas vulgares, pues no convienen; más bien, den gracias a Dios. Pues pueden estar seguros de que el que cometa pecados sexuales no tendrá parte en el reino de Cristo y de Dios, ni el que haga inmoralidades, ni tampoco el que siempre quiera tener más cosas para sí, porque eso es como adorar a un dios falso.

No permitan que nadie los engañe con ideas falsas porque Dios se enoja con los que no lo obedecen. Así que no tengan nada que ver con esa clase de gente porque ustedes estaban antes en la oscuridad, pero ahora están en la luz del Señor. Por lo tanto, vivan como hijos que pertenecen a la luz. La luz trae bondad, justicia y verdad en abundancia. Traten de aprender qué es lo que agrada al Señor. No participen de los actos sin fruto que se hacen en la oscuridad, más bien desenmascárenlos, pues hasta da vergüenza hablar de lo que esa gente hace a escondidas. Todo lo que se expone a la luz, se puede ver con claridad, pues todo lo que se saca a la luz se convierte en luz. Por eso decimos:

«Despiértate, tú que duermes,
levántate de entre los muertos,
y Cristo te iluminará».

Por eso hay que tener mucho cuidado con la forma de vivir. No vivan como la gente necia, sino con sabiduría. Esto quiere decir que deben aprovechar toda oportunidad para hacer el bien, porque estamos en una época llena de maldad. No sean tontos, mejor traten de entender cuál es la voluntad del Señor. No se emborrachen, porque así echarán a perder su vida, mejor llénense del Espíritu Santo. Anímense entre ustedes con salmos, himnos y cantos de alabanza. Canten de corazón melodías al Señor. Siempre den gracias por todo a Dios Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Efesios 4: 17-32, 5: 1-20

¿Qué dice la Biblia sobre la importancia de rendir cuentas?

¿Qué dice la Biblia sobre la importancia de la confesión o rendir cuentas?


Con la presencia de tanta tentación en el mundo actual, Satanás está trabajando tiempo extra para crear más. Debemos tener un hermano o hermana con quien contar, cuando enfrentemos tentaciones que amenacen nuestras vidas espirituales. El rey David estaba solo la tarde cuando fue tentado por Satanás. Tú puedes haber pensado que fue Betsabé quien lo tentó, pero la Biblia nos dice que peleamos una guerra no de la carne sino del espíritu, “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efesios 6:12). David aprendió una costosa lección al permitir dejarse dominar por la tentación – Dios hirió a su hijo con una enfermedad y permitió que muriera.

Sabiendo que estamos en una batalla contra las fuerzas espirituales de las tinieblas, debemos procurar tanta ayuda como podamos reunir a nuestro alrededor. En Efesios, Pablo prosigue diciéndonos que debemos equiparnos con todo el poder que Dios nos proporciona para pelear esta batalla. “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” (Efesios 6:13). Notemos que Pablo dice “para que. . . podamos mantenernos firmes.” Él sabía que aún si nos equipamos con todo lo que Dios tiene para ofrecernos en defensa del mal, aún así somos humanos y no siempre podremos ser capaces de resistir las tentaciones de Satanás. Así que ¿qué más podemos hacer para permanecer firmes contra el mal y la tentación? Sabemos sin lugar a dudas que la tentación llegará.

Satanás conoce nuestras debilidades, y él sabe cuando somos vulnerables. Él sabe cuando una pareja de casados se pelea y quizá sientan que alguien más pudiera comprenderlos mejor. Él sabe cuando un niño ha sido castigado por sus padres y puede sentirse rencoroso. Él sabe cuando las cosas no andan muy bien en el trabajo, y nos recuerda que ese bar está de camino a casa. ¿Dónde encontramos ayuda si ya hemos hecho todo lo que podemos para pelear la batalla? Queremos hacer lo correcto a los ojos de Dios, y sin embargo, somos débiles humanos. ¿Qué hacemos?

Proverbios 27:17 dice, “Hierro con hierro se aguza; y así el hombre aguza el rostro de su amigo.” El aguzar o animar de un amigo, es una expresión de estímulo o de apoyo moral. ¿Cuándo fue la última vez que te llamó un amigo solo para preguntarte cómo te está yendo? ¿Cuándo fue la última vez que tú llamaste a un amigo y le preguntaste si necesitaba hablar? El ánimo y el apoyo moral de un amigo son a veces los ingredientes ausentes en la lucha de la batalla contra Satanás.

El escritor de Hebreos lo sintetiza cuando dice, “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados.” (Hebreos 10:19-26).

[1] Comienza cada día caminando con tu mejor amigo, el Señor Jesucristo;

[2] Con el corazón abierto y amoroso que Cristo provee, acércate a tus amigos (tu equipo para rendir de cuentas);

[3] Recuerda tu confesión de fe hacia Aquel que puede cambiar vidas;

[4] Anímense unos a otros (tu equipo para rendir cuentas) en amor, exhortándose unos a otros para amar y hacer bien a los demás, mientras continúan reuniéndose (con tu equipo o familia de la iglesia);

[5] Satisfecho de haber hecho todo lo posible para evitar pecar y para ayudar a tus hermanos y hermanas a permanecer fuertes en su fe, ¡alaba a Dios por lo que Él está haciendo en tu vida!

 

 

Fuente: Click aquí

¿Cómo puedo desarrollar paciencia, humildad, y mansedumbre?

¿Qué dice la Biblia acerca de la paciencia?`

Margaret Thatcher dijo una vez, “Soy extraordinariamente paciente, con tal que al final
me salga con la mía.” Cuando todo sale a nuestra manera, es fácil mostrar
paciencia. La verdadera prueba de paciencia, viene cuando nuestros derechos son
violados; cuando los autos sport se nos cierran en el tráfico; cuando un grupo
de muchachos adolescentes están acaparando las canchas de tenis; cuando nuestro
compañero de trabajo se burla de nuestra fe – de nuevo. Algunas personas
piensan que tienen el derecho de enojarse ante las pruebas y aquello que les
irrita. La impaciencia parece como una ira santa. Sin embargo, la Biblia alaba
la paciencia como un fruto del Espíritu (Gálatas 5:22) el cual debe ser
producido por todos los hombres (1 Tesalonicenses 5:14). La paciencia revela
nuestra fe en los planes, la omnipotencia y el amor de Dios.
Aunque la mayoría de la gente considera que la paciencia es una espera pasiva o
una gentil tolerancia, casi todas las palabras griegas traducidas como
“paciencia” en el Nuevo Testamento son palabras dinámicas y activas. Considera
por ejemplo Hebreos 12:1: “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor
nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que
nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.”
¿Corre uno una carrera esperando pasivamente los empujones para retrasarnos, o
tolerando gentilmente a los tramposos? ¡Por supuesto que no! La palabra
traducida como paciencia en este verso, significa permanencia. Un cristiano
corre la carrera pacientemente, mediante la perseverancia a través de las
dificultades, ante la expectativa del cielo. En la Biblia, la paciencia es la perseverancia
hacia una meta, perseverancia ante las pruebas, o una expectante espera por el
cumplimiento de una promesa.

 


Claramente, la paciencia no se desarrolla de la noche a la mañana en la vida de
un creyente. El poder de Dios y la bondad son cruciales para el desarrollo de
la paciencia en Sus hijos. Colosenses 1:11 nos dice que somos fortalecidos por
Él para “toda paciencia y longanimidad,” mientras que Santiago 1:3-4 nos anima
a saber que las pruebas son Su manera de perfeccionar nuestra paciencia. Nuestra
paciencia se desarrolla y fortalece más, resistiendo de acuerdo a los perfectos
tiempos y voluntad de Dios, aún ante el hombre malvado que “prospera en su
camino.” (Salmos 37:7). A última instancia, al final, nuestra paciencia será
recompensada. “. . .tened paciencia hasta la venida del Señor.” (Santiago
5:7-8). “Bueno es JEHOVÁ a los que en Él esperan, al alma que le busca.”
(Lamentaciones 3:25).


Vemos en la Biblia muchos ejemplos de aquellos caracterizados por la paciencia
en su caminar con Dios. Santiago nos señala a los profetas: “Hermanos míos,
tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en
Nombre del Señor.” (Santiago 5:10). Él también se refiere a Job, cuya
perseverancia fue recompensada por lo que “. . . el Señor es muy misericordioso
y compasivo.” (Santiago 5:11). También Abraham, esperó; pacientemente y “…
alcanzó la promesa” (Hebreos 6:15). Así como Jesús es nuestro modelo en todas
las cosas, así también Él demostró una perseverante paciencia. “…el cual por el
gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó
a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:2).


¿Cómo demostramos que la paciencia es una característica de nuestras vidas en
Cristo? Primero, dando gracias a Dios. Usualmente, la primer reacción de una
persona es “¿Por qué a mí?,” pero la Biblia dice que nos regocijemos en la
voluntad de Dios (Filipenses 4:4; 1 Pedro 1:6). Segundo, buscando Sus
propósitos. Algunas veces, Dios nos pone en situaciones difíciles con el fin de
testificar. Otras veces, Él puede permitir una prueba para la santificación del
carácter. El recordar que Su propósito es para nuestro crecimiento y Su gloria,
nos ayudará en la prueba. Tercero, recordando Sus promesas, tales como la de
Romanos 8:28 que nos dice que “…todas las cosas les ayudan a bien, esto es a
los que conforme a su propósito son llamados.” Ese “todas las cosas” incluye
las cosas que prueban nuestra paciencia.


La próxima vez que te encuentres en un embotellamiento de tráfico, seas
traicionado por un amigo, o ridiculizado por tu testimonio, ¿cómo responderás?
La respuesta natural es impaciencia, la cual conduce al estrés, enojo y
frustración. Gracias a Dios, los cristianos ya no estamos bajo el dominio de
una “respuesta natural,” porque tenemos una nueva naturaleza – la naturaleza de
Cristo Mismo (2 Corintios 5:17). En vez de eso, tenemos la fortaleza del Señor
para responder con paciencia y en completa confianza del poder y los propósitos
del Padre. “Vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y
honra e inmortalidad.” (Romanos 2:7).
Seguir leyendo

¿Existe Dios? ¿Hay evidencia de la existencia de Dios?

¿Hay evidencia de la existencia de Dios?

¿Existe Dios? Encuentro interesante que se de tanta atención a este debate. Las últimas encuestas nos dicen que sobre el 90% de la gente en el mundo de hoy, cree en la existencia de Dios o en algún poder más alto. Sin embargo, de algún modo, la responsabilidad se coloca sobre aquellos quienes creen que Dios existe, para de alguna manera probar que El en realidad existe. Yo personalmente pienso que la responsabilidad está sobre los que no creen.
Seguir leyendo

Los fundamentos para establecer un ministerio de jóvenes basado en la Biblia.

Los fundamentos para establecer un ministerio de jóvenes basado en la Biblia

Fundamento # 1

Marcos 8:35-38

Un programa de jóvenes basado en la Biblia reconocerá que el primer paso de ser un discípulo/seguidor de Jesucristo es la abnegación. Negarse a sí mismo, que comienza con la salvación, es cuando por fe un individuo intercambia su falta de valor personal por la justicia de la obra terminada de Jesucristo en la cruz. (Filipenses 3:4-9) Por tanto, pondrá a prueba a cada joven para saber con seguridad que es salvo por la fe en la sangre de Jesucristo. Habrá un reconocimiento de que jóvenes “buenos” y “religiosos” no es lo que Dios quiere, sino que sean “salvos” y “piadosos”, que no viven para sí mismos, sino que sirven a su Salvador en agradecimiento por el regalo de la salvación. ¡Es imposible ser “ejemplo de los creyentes” si el joven no es un creyente! Pablo dice: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”. (I Corintios 3:10-15)

Fundamento # 2

Eclesiastés 12:13-14

Un programa de jóvenes basado en la Biblia pondrá a prueba a cada joven a cumplir su propósito para vivir. Dará instrucción bíblica que guiará a cada joven a “temer a Dios, y guardar sus mandamientos”.

(Eclesiastés 12:13) En ningún momento irá por debajo de los estándares de Dios de la santidad que se encuentran en su Palabra. El enfoque de la enseñanza y de las actividades será el de ayudar a los jóvenes a prepararse para el día del juicio: en primer lugar a través de la salvación, y luego a través de vivir una vida santa, como la de Cristo. ¡En ningún momento se remplazará las instrucciones de Dios por filosofías o enseñanzas mundanas!
Seguir leyendo

Un Grupo de Jóvenes Eficaz.

Un Grupo de Jóvenes Eficaz en las iglesias

La juventud es la etapa más difícil y más fundamental del crecimiento moral, espiritual, social, intelectual, en fin, de todas las áreas que conforman la persona humana, es por eso que los jóvenes necesitan ejemplos integrales, dignos de ser imitados, enseñanzas enfocadas a redirigirles por el buen camino, es una etapa de completo aprendizaje, es para aprovecharse para inculcarles una personalidad ejemplar, motivarles a ser más como Cristo, apoyarles en su lucha contra el “mundo”.
Seguir leyendo