No quiero ir a la iglesia

¿Cómo vencer la des-motivación de asistir a la iglesia?

 

Usted tiene que entender que el congregarse no es una OPCIÓN para el cristiano; es un MANDATO. El no asistir a la iglesia tiene que ser identificado por lo que es – DESOBEDIENCIA a la Palabra de Dios.

Es importante que usted participe en una iglesia local. ¿Por qué? Es mandato de Dios, en primer lugar, y segundo, la iglesia sirve para estimularnos e incentivarnos a llevar una vida realmente cristiana y a servir a Dios.

Dios dice que deberíamos reunirnos con otros cristianos para incentivarnos a llevar una vida de buenas obras para la gloria de Dios.

Hebreos 10:24-25

Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

 

Si usted no asiste a la iglesia, entonces está cortándose de una fuente de apoyo y ánimo espiritual para llevar una vida que glorifica a Dios y que contribuye al desarrollo del reino de Dios aquí en la tierra.

Usted tiene que determinar si la voluntad de Dios le es importante. La Biblia dice que si amamos a Jesús, obedeceremos sus mandamientos. Esta es la verdadera prueba de nuestro amor – OBEDIENCIA.

Si me amáis, guardad mis mandamientos.` (Juan 14.15, RVR60)

 

El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.` (Juan 14.21-24, RVR60)

A continuación, un estudio sobre la iglesia local – lo que es, y el propósito que sirve según la Biblia.

La Iglesia local (EKKLESIA) es un grupo de creyentes bautizados, organizados y reunidos en una localidad, para edificación mutua, comunión, servicio cristiano, y testimonio al mundo. La iglesia local es una representación visible de la iglesia universal (invisible).

Quisiera considerar lo que es una iglesia local basado en el pasaje clásico neotestamentario sobre el tema – Hechos 2:41-47.

Una Iglesia Local es…

a.     Un grupo de creyentes.

Según el versículo 41, las personas que constituían la iglesia local en Jerusalén habían recibido la palabra de Pedro`Sed salvos de esta perversa generación.` (:40) Pedro acababa de terminar una poderosa presentación del evangelio de Cristo. Habiendo escuchado `las maravillas de Dios` (:11) respecto a Cristo Jesús, tres mil personas creyeron y recibieron al Salvador. Estos nuevos creyentes fueron añadidos automáticamente a la Iglesia Universal – el cuerpo de Cristo. Esta obra era espiritual, y lograda completamente por Dios Mismo.

b.     Un grupo de creyentes bautizados.

Según el versículo 41, los que creyeron, fueron bautizados inmediatamente. Su bautismo era un símbolo externo de la obra salvadora que ya había sido lograda en sus corazones. En su bautismo, estaban confirmando públicamente la obra interna del Espíritu Santo en sus vidas.

Por su bautismo, estos creyentes se habían identificado con el Señor Jesucristo, el cual, ellos mismos, unos cincuenta días antes, habían rechazado como su Rey y condenado a ser crucificado como un criminal común. Su bautismo era una rotura pública con el judaísmo. Esta identificación con la persona de Cristo era costosa, pero tan crucial.

Además, su bautismo identificó a estos nuevos creyentes con el pequeño grupo de 120 creyentes que se había reunido en el aposento alto para esperar la venida y el poder del Espíritu Santo, según la promesa. (Hechos 1:5)

En su bautismo, se identificaron con la primera Iglesia local de Jerusalén. Tal como Dios les había recibido en la Iglesia Universal en el momento de creer en Cristo, ahora estos 120 miembros fundadores de la Iglesia local de Jerusalén les recibieron en su comunión en el momento de obedecer al Señor a través del bautismo por inmersión.

Su bautismo abrió a cada uno de ellos la fuente rica de recursos espirituales que constituyeron la Iglesia local. (:42)  Además, les puso bajo la responsabilidad y la autoridad espiritual de este cuerpo local de creyentes. (:43-47).

c.      En una Localidad.

En este caso, la localidad era la ciudad de Jerusalén. Por supuesto, era la única iglesia local existente en ese momento. No había ninguna pregunta respecto a dónde se congregarían. No existía el problema de diferentes denominaciones en aquel entonces. Los creyentes tenían una sola fe, una doctrina, y una comunidad.

d.     Para edificación mutua, comunión, servicio cristiano, y testimonio al mundo.

El propósito de la iglesia local ha sido resumido con esta frase – edificación mutua, comunión, servicio cristiano, y testimonio al mundo. Esto se ve en los versículos 42-47.

(1)   La Edificación mutua.

Esta frase representa la predicación y la enseñanza de la Palabra de Dios en la Iglesia local. Cada iglesia local es responsable de proveer una instrucción doctrinal, clara, y concisa a cada uno de sus miembros. Este es el ministerio mencionado en Mateo 28:19,20, el de hacer discípulos.

(2)   La Comunión.

Los nuevos creyentes necesitan entender y experimentar lo más pronto posible la `comunidad` que existe dentro de la familia de Dios, especialmente en la Iglesia local. Esa comunidad:

þ Contribuye al bienestar y al crecimiento espiritual del creyente.

þ Sirve para dar a cada miembro del cuerpo local la oportunidad de ministrar a las necesidades de los demás miembros de la iglesia.

 

Vemos por lo menos tres maneras por las cuales esta comunión se manifestaba en la Iglesia en Jerusalén:

(a)   La Adoración. `el partimiento del pan`  :42.

Los creyentes se juntaban para celebrar la Cena del Señor. El centro de su adoración no era la tradición, o los programas, o las reuniones, sino una PERSONA – la Persona de Jesucristo. Una verdadera comunión bíblica requiere la adoración de Cristo. Si Cristo no ocupa el lugar central de nuestra comunión, podemos decir que no es una comunión bíblica.

 

(b)   Las Oraciones. :42.

Los creyentes se juntaban para orar. Alzaban sus manos y sus corazones a Dios fervientemente, con un mismo sentir.

þ El Trono de la Gracia llegó a ser el altar donde los sacrificios de alabanza fueron ofrecidos a Dios.

þ La presencia de Dios era el refugio dónde todos dejaban sus necesidades.

þ La oración era la fuente del poder que necesitaban para influir al mundo alrededor de ellos.

 

La comunión que no sabe nada de la oración es sólo una tradición religiosa, muerta e inútil.

 (c)     El Cuidado común.  :44.

Estos creyentes tenían en común todas las cosas. Esto quiere decir que estaban dispuestos a sacrificar sus posesiones por el beneficio de los más necesitados de la congregación. Sus pensamientos eran los de servicio, y no de avaricia.

Una comunión de creyentes que no ha aprendido sacrificarse para suplir las necesidades de los más desprovistos de la congregación no es una comunión bíblica.

 

(3)   El Servicio Cristiano.  :46. `…perseverando unánimes cada día en el templo…`

Esta frase implica la necesidad del servicio cristiano en la iglesia – dirigiendo los tiempos de adoración, las actividades de la asamblea local, el ministerio el uno al otro, y todo lo demás. Cada miembro de la iglesia tiene algo que contribuir al bienestar de todos. Cuando el cuerpo no está funcionando bien, todos los miembros sufren.

Es el plan de Dios que la Iglesia local sea el centro de actividad para la obra del Señor. Todos los ministerios que funcionan fuera de la iglesia deben entender que su razón de existir es para contribuir al provecho espiritual de la iglesia local.

 

(4)   El Testimonio.  :47 `…teniendo favor con todo el pueblo…`

El propósito de la Iglesia local no era recibir el aplauso de los hombres. Sin embargo, la completa transformación de sus vidas como individuos dejó una marca en las vidas de los incrédulos. La Iglesia local debe ser una luz resplandeciente en un mundo oscuro. Cristo nos dejó en el mundo para ser testigos de su poder para transformar vidas. (Hechos 1:8.) Si fallamos en esta tarea tan importante, los incrédulos pagarán el último precio – la perdición de sus almas.

En conclusión, no es el nombre de la iglesia que importa, o su denominación, sino su DOCTRINA y si CUMPLE LOS REQUISITOS BÍBLICOS para una iglesia local. Nuestro sitio no promueve ninguna denominación en particular, sino la sana doctrina según la Palabra de Dios. Es importante investigar bien la iglesia, y asistir a una que tiene una sana doctrina, y que intenta cumplir los requisitos bíblicos para la iglesia local.

 

Fuente: Got Questions Ministries.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .