¡Te invito a mi Iglesia!

¿No asiste a ninguna iglesia y te gustaría congregarte?

Si estás en San Salvador o sus a los rededores: ¡Te invito a mi Iglesia!

¿Por qué es importante asistir a la iglesia?

¿Cuál es para mí la religión verdadera?

Cultos generales:

Miércoles a las 6:00 p.m.

Domingos primer Culto a las 8:00 a.m. y segundo Culto a las 10:30 a.m.

¡También contamos con atención especial para personas sordas, Iglesia Infantil y sala cuna!

Contactar:

Teléfono: (503) 2561-9200

Web: http://www.ibmiramonte.org

E-mail: contacto@ibmiramonte.org

Redes sociales:

Facebook: Click aquí

Twitter: Click aquí

Instagram: Click aquí

YouTube: Click aquí

Vimeo: Click aquí

¡VISÍTENOS!

Alameda Juan Pablo II y 33 Avenida Norte, Frente a Estación de SITRAMSS del Hospital Médico Quirúrgico del ISSS muy cerca de Metrocentro, San Salvador, El Salvador.

Todas Rutas de Transporte Público que llegan a Metrocentro: SITRAMSSM. 29, 52, 7C, 4, 46B, 101-D, 7, 30, 11 (Micro-bus).

Ver mapa: Click aquí

Ministerios

 


 

DECLARACIÓN DE FE

La Iglesia Bautista Miramonte (IBM), es una asociación de personas que consciente y voluntariamente profesan fe en Jesucristo como único Salvador y Señor y se someten a las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Su razón de ser se basa en Efesios 4:1-16, teniendo como su objetivo prioritario el ser una congregación cuyas características sean la santidad, la humildad, el amor y la unidad y en la cual los líderes a quien Dios haya establecido, puedan trabajar en la edificación y perfeccionamiento de los creyentes, para que cada uno, de acuerdo a la gracia que le ha sido dada, y siguiendo la verdad que nos ha sido enseñada en la Biblia, cumpla su función de servicio en el cuerpo (cuya única cabeza es Cristo) y desarrolle la obra del ministerio, cuyo fin es la evangelización de las personas de toda raza, lengua y pueblo que aún no conocen a Jesucristo como su Salvador y Señor. Esta declaración de fe, que es una síntesis de las Sagradas Escrituras, tiene como propósito establecer y regular nuestras creencias, conducta, servicio práctico y proclamación del Evangelio.

1. LAS SAGRADAS ESCRITURAS.

Creemos que la Santa Biblia es un libro sobrenatural y que es la Palabra de Dios. Ella es la revelación completa, final y plena de la voluntad de Dios para el hombre. Creemos que las Sagradas Escrituras en sus documentos originales, tanto las del Antiguo como las del Nuevo Testamento, (exceptuando los libros apócrifos), fueron inspiradas verbalmente por Dios y son sin error y dignas de toda confianza y constituyen nuestra suprema autoridad en todo lo concerniente a nuestra fe y conducta, interpretándose en sus sentidos gramático-histórico-cultural, bajo la guía del Espíritu Santo. Salmos 119:9-12, 89; Juan 15:3, 17:17; 2 Timoteo 2:15, 3:14; 1 Pedro 1:10-12; 2 Pedro 1:20-21; Apocalipsis 22:18-19.

2. DIOS.

Creemos que hay un sólo Dios Vivo y Verdadero, Personal, Eterno, Perfecto en Justicia, Infinito en poder, sabiduría y bondad, Santo, Misericordioso, el cual es Hacedor y Sustentador de todo cuanto existe. Creemos que hay un solo Dios que existe en tres personas con la misma Naturaleza, Atributos y Gloria: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. Isaías 7:14, 9:6-7; Juan 14:16; Mateo 28:19, 6:25-32, 10:28-31; Salmos 19:9, 100:5, 139:1-6; 1 Juan 1:5.

3. JESUCRISTO.

Creemos que Jesucristo es Dios manifestado en carne. En Él concurren dos naturalezas: La divina, con todos sus atributos, y la humana, en absoluta perfección constituyendo una sola persona indivisible. Creemos en su concepción virginal por la obra del Espíritu Santo, su vida sin pecado, sus milagros, su muerte vicaria y expiatoria que es la base de la justificación y de la redención del hombre de la culpa, el poder y las consecuencias eternas del pecado. Creemos en su resurrección corporal, su ascensión, su obra de mediación y su futura venida personal, corporal y visible con todo poder y gloria. Juan 1:1-3,14; 2:24; 3:16; 8:15-16; 2 Corintios 5:21; Filipenses 2:6; 1 Timoteo 2:5-6; Tito 3:5-6; Hebreos 13:8.

4. ESPÍRITU SANTO.

Creemos que la Persona Divina del Espíritu Santo regenera al pecador y santifica al creyente, bautizándole y sellándole en el momento de la conversión y quien mora en el creyente como prenda y garantía de su salvación eterna, para fortalecerlo, consolarlo y conducirlo a una vida de obediencia a Dios. Creemos asimismo, que el Espíritu Santo enriquece a la iglesia con dones espirituales, le da unidad, le guía, y le da poder para el cumplimiento de la misión que le fue encomendada por Cristo. Juan 14:26, 15:26; 16:7-15; Romanos 8:9-11, 14-16; Hebreos 9:14; 2 Tesalonicenses 2:6-7; 1 Pedro 4:14.

5. LA SALVACIÓN DEL HOMBRE.

Creemos que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. El hombre pecó y cayó en todo su ser. Por consiguiente, todo ser humano por naturaleza, es pecador, con una tendencia innata al pecado y a una conducta pecaminosa y como consecuencia está bajo la ira y la condenación de Dios. Cualquier persona que se arrepiente de sus pecados y se convierte a Jesucristo por la fe, recibe la justificación del pecado solamente por la gracia de Dios, aparte de cualquier obra, esfuerzo o mérito humano. La persona regenerada es guardada por el poder de Dios y no puede perder su salvación eterna. El Espíritu Santo prosigue su acción santificadora en el creyente, capacitándole para vivir santamente y ser victorioso ante los ataques de Satanás y sus demonios. Génesis 1:26-27, 3:6, 16-19; Romanos 1:18-32, 3:10-18, 3:23; Hechos 20:20-21; Efesios 2:8-9; Romanos 6:23; Gálatas 5:16-25.

6. LA IGLESIA.

Creemos que todos los verdaderos creyentes en Cristo constituyen la Iglesia Universal y son miembros del Cuerpo cuya única cabeza es Cristo. Creemos que la iglesia local es una agrupación geográfica y temporal de creyentes de la Iglesia Universal, unida bajo la dirección sagrada del Espíritu Santo, para tributar culto a Dios, promover la edificación de sus miembros con instrucción bíblica y en comunión fraternal, difundir el Evangelio y realizar la asistencia benéfica, tanto entre sus miembros como en la sociedad, y practicar las ordenanzas que Cristo instituyó para ser observadas por Su iglesia: El bautismo, por inmersión en agua, como símbolo de nuestra muerte y resurrección a la nueva vida en Cristo, efectuándose en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y la Santa Cena, como conmemoración de su muerte y su sacrificio en la cruz, hasta que Él venga. Mateo 16:18-19; 18:17-18; 26:26-30; 28:19-20; Hechos 2:40-42; 13:1-4; 1 Corintios 1:1-3; 2 Corintios 8:1-5.

7. LA VIDA FUTURA.

Creemos en el futuro retorno personal, corporal y visible de nuestro Señor Jesucristo, con todo poder y gloria para establecer su reino milenial de justicia y paz. Creemos que el espíritu y el alma de los que han creído en Cristo para salvación, pasa directamente a Su presencia en la muerte del creyente. En la resurrección, volverán a unirse el cuerpo y el alma en un cuerpo glorificado para estar siempre con Cristo. El espíritu y el alma de los que no creen, quedan conscientes de su condenación después de la muerte física y esperan la resurrección de los impíos para ser eternamente castigados. Mateo 25:31-34; 1 Corintios 15:25-27; 1 Tesalonicenses 4:16-17; 2 Pedro 3:10; Apocalipsis 19:11-21; 20:1-15.

8. SATANÁS.

Creemos en la realidad de Satanás como enemigo declarado de Dios y adversario de los redimidos. Creemos en la existencia de los demonios, quiénes siguiendo al dios de este mundo, están organizados en huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Dios ha provisto medios espirituales para que el creyente triunfe sobre las artimañas del diablo y sus demonios. Job 1:6-12; Isaías 14:12-17; Ezequiel 28:12-19; Mateo 4:2-11; 2 Corintios 4:3-5, 11:14-15; Efesios 6:10-20; 1 Pedro 5:8.

 

Historia

La Iglesia Bautista Miramonte se estableció en 1970. Con la llegada, en este mismo año, de dos misioneros de nacionalidad norteamericana: Rev. Rolando Garlick y Rev. Bob Green. Ellos, acompañados por sus familias, oraron y buscaron la dirección de Dios para cumplir con el propósito de establecer una Iglesia local en una colonia de clase media, no por hacer acepción de personas, sino porque en ese entonces el evangelio prácticamente no había logrado penetrar ese sector.

Después de realizar un reconocimientos por varios lugares de la capital salvadoreña, el Hno. Garlick tuvo la convicción de que el sector más idóneo para establecer la Iglesia era la recién construida Colonia Miramonte.

En el transcurso de ese mismo año, en el mes de junio, se agregó al equipo misionero el Rev. Bruce A. Bell, acompañado de su familia y de un grupo aproximado de 20 estudiantes de diferentes nacionalidades (mexicanos, norteamericanos, guatemaltecos y costarricenses) quienes formaban el Instituto Bíblico Evangelistico Rodante (IBERO), el cual arribó al país con el ferviente anhelo de proclamar el evangelio de Jesucristo en nuestra patria. Dando inicio a las primeras acciones necesarias para la apertura de la nueva obra, entre las que se mencionan: el alquiler de una casa en la calle Atitlán No.2907 de la Colonia Miramonte que funcionaría como templo y de otra que serviría como anexo para alojar a los estudiantes y para disponer de algunas habitaciones para salones de clase.

El 1 de noviembre de 1970, se estableció oficialmente la Iglesia Bautista Miramonte con una primera generación de 44 creyentes, miembros  fundadores de la misma, tomaron la decisión que el pastor de la naciente Iglesia fuera el Rev. Bruce Bell. Familias misioneras y estudiantes de IBERO tomaron diligentemente el tiempo necesario para la instrucción de los nuevos creyentes, compartiendo la Palabra de diferentes formas, atendiendo también a los niños y jóvenes, capacitando pedagógica y espiritualmente a los maestros de la naciente Escuela Dominical, y realizando constantes salidas evangelísticas en varios lugares de la periferia de San Salvador. Este estilo de vida en el comienzo de la obra, ha formado en la Iglesia una personalidad muy particular, en la que el énfasis en la predicación expositiva de la Palabra, la enseñanza sistemática y la práctica de los principios bíblicos en el andar diario del creyente, el discipulado, la multiplicación de ministerios y la obra misionera han sido elementos importantes de la hermosa trayectoria que ha tenido la Iglesia en la proclamación del evangelio.

En el año de 1975, se creó el primer Equipo Pastoral integrado por los hermanos: Rev. Bruce Bell (Pastor Principal), Hno. Francisco Garnica (Pastor Asistente), Hno. Carlos Murga (Pastor Auxiliar, responsable de la región de Izalco), Hno. Nelson Escalante (Asistente Misionero) y posteriormente se incorporó el Hno. Luis Martí como Asistente Juvenil.

Si bien es cierto que en el transcurso de los treinta y siete años de labor cristiana, el Cuerpo Pastoral ha sufrido modificaciones, su forma de trabajo en equipo se ha mantenido hasta la fecha, siendo una de las características distintivas en el funcionamiento de la Iglesia.

Para 1978 debido a la imposibilidad del Rev. Bruce Bell para regresar al país, a causa de que un alto funcionario de gobierno le impidiera permanecer en El Salvador viéndose obligado a salir abruptamente del país teniendo que renunciar al Pastorado; el llamado misionero que el Hno. Garnica había recibido para servir en el mundo árabe, la Iglesia eligió al Rev. Jeff Adams  como Pastor Principal.

El crecimiento de la Iglesia empezaba a encontrarse en desproporción con la capacidad del templo, se llevaron a cabo otras ampliaciones hasta su límite permisible y posteriormente en 1980 se acordó realizar los días Domingo dos cultos por la mañana, los cuales se ampliaron en 1982 a tres por la mañana y dos por la tarde.

Nuevamente, en 1984, el Hno. Jeff Adamas dejo el pastorado después de recibir una invitación de su Iglesia natal para regresar a Estados Unidos. La Iglesia eligió al Rev. Harold Large, quien fungía como Director del Seminario, para asumir el Pastorado Principal. Junto a él quedó un Equipo Pastoral de apoyo antes de marcharse el Rev. Adams, la congregación había estado orando y ahorrando para la compra de un terreno con la visión de construir un nuevo templo. Fue así que entre 1984 y 1985 se lograron formalizar los compromisos para la compra de un terreno en la Avenida Juan Pablo II, en donde se construirían los edificios de la nave principal, oficinas administrativas y salones para diferentes usos.

La Fundación “Letomeau” de los Estados Unidos en combinación con el programa “Al encuentro con Dios”, brindó todo su apoyo para este proyecto e incentivó a la congregación a involucrarse a un programa de evangelismo muy agresivo a través de campañas periódicas, aparte de la implementación de una serie de metodologías novedosas en nuestro medio.

En 1993, se efectuó por quinta ocasión cambios en el liderazgo de la Iglesia. El Rev. Hal Large partió hacia los Estados Unidos y el Rev. Luis Martí, que en 1991 había regresado de España después de nueve años de labor misionera, asumió el pastorado principal, fungiendo como tal hasta diciembre del año 2016.

Tal como se mencionara con anterioridad, la organización y la estructura de la IBM ha cambiado de acuerdo al crecimiento de la misma y a las necesidades que Dios ha confirmado para la buena edificación del cuerpo de Cristo.

A la fecha, la mayor parte de los ministerios creados han mostrado una evolución positiva, en cuanto a la edificación en los diferentes niveles y áreas. Es digno mencionar que a lo largo de toda esta trayectoria, estuvieron funcionando otros ministerios tales como: Varios grupos musicales (“Elim”, “Peniel”, “Israel” y TeutTatugal”), grupos de teatro, clubes de servicio juvenil, departamento de artes, ministerios evangelísticos, ministerio de oración, reuniones de mujeres y de hombres y otras formas de servicio dentro de cada ministerio.

Cada ministerio cuenta con una estructura organizativa, con el propósito de coordinar mejor todos los esfuerzos que ejecutan los diferentes ministerios en forma individual o entre sí, a fin de evitar duplicidad de acciones, entorpecimiento de las mismas y sobre todo en aras de guardar la armonía y la unidad dentro del cuerpo de Cristo. Por esa razón los ministerios son dirigidos por los Equipos de Apoyo Ministerial, que están conformados por un pastor encargado, un diácono, y el líder del ministerio, quienes planifican y supervisan la labor de un grupo de trabajo responsable al interior de cada ministerio.

Familia de Iglesias, de Iglesia Bautista Miramonte (FIBAM), en todo el territorio nacional, ver más iglesias: Click aquí

El domingo 20 de marzo fue anunciado a nuestra iglesia el proceso de relevo generacional del Pastorado General de nuestra iglesia pasando del Pastor Luis Martí al Pastor Mauricio Castellón a partir de enero 2017.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s