Comunicado de los médicos a favor de la vida

COMUNICADO AL PUEBLO SALVADOREÑO DE LOS MÉDICOS A FAVOR DE LA VIDA

Ante la reciente introducción de una iniciativa de ley para que se permita el aborto terapéutico en el país, por parte de la diputada Lorena Peña, y las recientes declaraciones de la actual ministra de salud, que procuran cambiar nuestra constitución y código penal a fin de legalizarla práctica del aborto, los abajo firmantes, médicos salvadoreños ante la opinión pública manifestamos:

  1. Que el conocimiento científico define que el inicio de la vida humana se da en el momento de la concepción (fecundación del óvulo por el espermatozoide). Este es un hecho irrefutable puesto que la Genética y la Embriología demuestran que en el instante de la fecundación se genera un nuevo ser humano.
  2. Que desde la concepción se inicia una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo.  El cigoto generado en la concepción es la primera realidad corporal de todo ser humano; posteriormente continuará desarrollándose y cambiando hasta el momento de su muerte natural. Durante este proceso recibirá los nombres de cigoto, mórula, blastocisto, embrión, feto, neonato, infante, niño, adolescente, joven, adulto y anciano. Todas son solo denominaciones de la única y misma persona humana.
  3. Que los derechos de este nuevo ser humano están reconocidos y protegidos ya desde el momento de la concepción por la legislación salvadoreña (Constitución Política de El Salvador, Art. 1 Inc. 1) y por legislación internacional. (Derecho a la vida declaración internacional de los derechos humanos)
  4. Afirmar que “la mujer puede hacer con su cuerpo lo que ella quiera” para justificar el aborto, no tiene en absoluto respaldo de la Ciencia pues el embrión no es parte del cuerpo de la madre, ni el feto es una víscera de su cuerpo. El ADN del embrión es distinto del de sus progenitores.
  5. El aborto provocado no debe permitirse por razones, económicas, ni por condiciones de salud del feto o de la madre, motivos sociales o de violencia contra la mujer (el aborto mismo es sumar una agresión más a una madre violentada) porque la vida del ser humano es inviolable y no es negociable. No se puede prevenir el llamado “aborto inseguro” (clandestino) implementando el “aborto seguro” (médico o técnico). Los médicos somos agentes de la vida y no embajadores de la muerte.
  6. Ocasionalmente, el médico puede encontrarse frente a situaciones de grave enfermedad de la embarazada. Ante tales casos se ha promovido la expresión “aborto terapéutico”, para justificar la interrupción del embarazo con el supuesto fin de salvar la vida de la madre. Sin embargo, la frase “aborto terapéutico”, es equivocada, “terapéutico” es sinónimo de “curativo”, no es aceptable ni ética ni moralmente, que el asesinato de un ser humano constituya la curación del otro. El avance actual de la ciencia permite tratar adecuadamente a la madre y el niño aún en situaciones extremas.
  7. En relación al manejo del embarazo ectópico: Embarazos ectópicos son los que se anidan fuera del útero (istmo de las trompas, oviducto, abdomen). El crecimiento del feto fuera de la cavidad uterina ciertamente puede provocar la ruptura de la trompa y una hemorragia que puede causar la muerte de la madre y del feto, el manejo de estos casos suele requerir de una intervención quirúrgica en la que se corta la parte afectada por la implantación irregular del embrión, consiguiendo evitar la muerte de la madre, no así la del bebé ya que lamentablemente éste no se puede extraer de la trompa y salvar. Aquí NO ESTAMOS ante un caso de aborto directo, estamos ante un caso de TERAPIA DEBIDA, que tiene como efecto negativo no querido, la pérdida del embrión o un “aborto indirecto”. Nunca ninguna paciente, ni ningún médico han sido juzgados por el tratamiento de un embarazo ectópico en nuestro país, ni tampoco este tipo de procedimientos son sancionados por el código penal actual, por lo que no es necesaria ninguna modificación al mismo.
  8. No estamos de acuerdo con ninguna forma de aborto provocado. La vida es inviolable desde el momento de la concepción. La eliminación de un ser humano es siempre inaceptable, ética y médicamente hablando. El médico, ante una madre embarazada, está en presencia de dos pacientes y su compromiso procurará la protección y el cuidado de ambas vidas.

Hacemos un vehemente llamado al gremio médico, a la población, al Estado y sus instituciones: Asamblea Legislativa y Corte Suprema de Justicia, a defender el derecho a la vida y demás derechos humanos que tienen los no nacidos, los embriones y los fetos ¡porque son humanos, porque son también salvadoreños!


Ante las recientes declaraciones de la Ministra de Salud, Dra. Violeta de Menjivar, de la vicepresidenta de la Asamblea Legislativa, Diputada Lorena Peña, y ante las campañas masivas por los medios de comunicación, exigiendo que cambiemos nuestra constitución y código penal, hacemos las siguientes observaciones:

  1. Como médicos tenemos un profundo respeto a la vida humana, y sabemos que todo ser humano tiene la misma dignidad, no importando su sexo, su religión sus ideologías, su edad, su posición económica o su forma de actuar; nuestra obligación es velar por la salud y la vida de todos. La igualdad fundamental de todos los seres humanos, independiente del estadio de desarrollo, implica valorar al feto como persona, el que por lo tanto adquiere el estatus de paciente para el médico.
  2. El derecho más importante de una persona humana, es el derecho a vivir.
  3. Nos enorgullece que nuestra constitución, a diferencia de muchas otras, incluso de países llamados desarrollados, reconozca en el artículo uno como persona humana a todo ser humano desde el instante de la concepción; apegándose estrictamente a lo que la ciencias de la genética y embriología modernas ha corroborado por muchos medios.
  4. Queremos que queden claros los siguientes conceptos:

Aborto ético: Cuando el embarazo ha sido consecuencia de una acción delictiva, fundamentalmente violación o relaciones incestuosas.

La violación es una tragedia muy dolorosa, pero en estos casos el aborto no tiene nada de ético ni humanitario; no solo castiga la vida inocente del niño, sino que violenta nuevamente, física y psicológicamente a la madre, hay estudios científicos basados en la evidencia que corroboran esta afirmación. Tanto la madre como el niño deben de ser ayudados a preservar la vida, deben de ser atendidos psicológicamente con mucha delicadeza y entrega.

Aborto eugenésico: es aquel que se realiza con la intención de eliminar el feto, cuando se puede predecir con probabilidad o certeza que nacerá con un defecto o enfermedad.

No es ético porque no podemos clasificar a determinados seres humanos como de segunda clase, sin derecho a nacer. No tenemos derecho a acortar el tiempo de vida a nadie solo porque probablemente no sobreviva por mucho tiempo. Hay muchos ejemplos de personas con limitaciones que han aceptado su realidad y han superado sus adversidades; los defensores de la inclusión y la diversidad deberían ser los primeros en oponerse a este tipo de aborto.

Aborto terapéutico: este término  indica que a través de la muerte de un ser humano en estado fetal, en el vientre de su madre, se podría sanar a otro ser humano adulto, que sería la propia madre embarazada.

El termino terapéutico viene del griego Therapia = tratamiento = procedimiento para curar enfermedades. Aborto terapéutico es una contradicción de términos, porque ningún aborto salva o cura a nadie; ante esto creemos que dicho término genera confusión, y es manipulado para actuar de forma no ética en una gran cantidad de casos.

Términos correctos son aborto directo y aborto indirecto los cuales son más precisos y diametralmente opuestos.

Aborto directo: tiene como fin pretendido y buscado o como medio para lograr otro fin, el destruir al no nacido. Es provocado como medio, si se pretende la consecución de otros fines distintos a la muerte misma del feto, por ejemplo   matar al bebe no nacido con el presunto fin de salvar a la madre sin haber agotado otros medios para salvar a ambos. Es aborto directo como fin: el aborto por violación, el aborto por motivos eugenésicos, y el aborto como medida para disminuir la población. Implica matar intencionalmente a un ser humano inocente y siempre es  éticamente incorrecto, es un crimen.

Aborto indirecto: es algo inevitable previsto, pero no querido, de una acción buena, exigida por razones graves, y si se pudiera evitar, se evitaría. En el aborto indirecto no se logra salvar al niño no nacido, pero antes se ha hecho todo lo posible para salvar su vida y la de su madre (por lo tanto, es un aborto ética y moralmente aceptable). El aborto indirecto no es realmente un aborto, es un efecto secundario no deseado.

5. Con el objeto de que no se manipule a la población con casos tergiversados queremos aclarar:

Los abortos espontáneos (la pérdida espontánea de un feto antes de la semana 20 del embarazo) o las muertes fetales involuntarias (después de 20 semanas) son hechos que ocurren naturalmente y nunca han sido penados por la ley. Extraer un feto muerto del vientre de su madre es lícito.

 Operar un embarazo ectópico. Fetos ectópicos son los que hacen su nido fuera del útero (istmo de las trompas, oviducto, abdomen). El crecimiento del feto provoca una hemorragia y ruptura del tubo de Falopio, teniendo que operarse inmediatamente cortando la parte enferma del tubo a fin de evitar la muerte de la madre. La operación es también lícita si la posibilidad de salvar la vida de la madre es mucho mayor ahora que más tarde, aunque el peligro no sea tan urgente. Los fetos en estas circunstancias suelen morir espontáneamente. A veces, el feto ectópico anida en el abdomen, en cuyo caso ordinariamente resulta menos peligroso para la madre esperar la muerte del feto. Si el feto daña algún órgano de tal modo que quitar este órgano actualmente patológico sea necesario para salvar la vida de la madre, se puede realizar esta operación aunque suponga también quitar el saco fetal con la consiguiente muerte del feto, esta sería una muerte indirecta. Ya se han logrado casos exitosos de reimplantación de embarazos ectópicos detectados a tiempo con sobrevivencia del bebe. Nunca ninguna paciente, ni ningún médico han sido juzgados por el tratamiento de un embarazo ectópico en nuestro país, ni tampoco este tipo de procedimientos son penados por el código penal actual.

Medicamentos con posibles efectos abortivos. Se debe valorar si no hay una alternativa de tratamiento que no lo sea; si no la hay se debe de valorar si se puede retrasar el tratamiento hasta que el feto tenga probabilidades de ser viable adelantando el parto; si esto no se puede hacer y está en riesgo la vida de la madre se da el medicamento tratando de brindar al no nacido la mejor atención posible para aminorar el riesgo de su muerte. Si muere se trata de un aborto indirecto. No hay forma de manipular estas situaciones, es puro sentido común y humanismo.

Los casos en que hay un verdadero dilema ético en el binomio madre-no nacido, son bastante raros a pesar del empeño de ciertos grupos en buscarlos, para justificar sus intereses poco transparentes. A medida que la ciencia avanza hay más posibilidades de salvar la vida de la madre y del niño en estas situaciones, y es responsabilidad de los médicos obstetras y de especialidades relacionadas con las patologías que pudieran darse en estos casos, buscar nuevas posibilidades terapéuticas, y adiestrarse en ellas.

También es importante que los padres, ante estas situaciones, busquen orientación en fuentes reconocidas por su honorabilidad y ética para no tomar decisiones equivocadas; que las autoridades no cedan ante las presiones de grupos y organizaciones que se quieren imponer, transgrediendo nuestra soberanía nacional, los buenos valores y costumbres que aún tenemos.

Así mismo hacemos un llamado a que la población en general tome conciencia de la trascendencia de este ataque a la vida, la verdad, la ética y legalidad, al que está siendo sometida nuestra sociedad.

Anuncios

2 comentarios en “Comunicado de los médicos a favor de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s