Denunciemos y prevengamos el ABUSO SEXUAL INFANTIL en El Salvador

Protocolo de actuación para abordaje de la violencia sexual en El Salvador

No permitamos que un crimen genere otro crimen. No permitamos que usen a las niñas como excusa para promover el aborto. El deber de nuestras autoridades y los padres es CUIDAR, VIGILAR y PROTEGER a la Niñez y Adolescencia, para que no sea víctima de este crimen tan atroz,  el ABUSO SEXUAL INFANTIL.

 

Leyes vigentes en El Salvador.
Detección e identificación de casos.
Señales de alerta en la persona agresora.
Ruta jurídica común frente a situaciones de violencia sexual.
Recomendaciones generales a todos los casos y valoración de riesgos.
Abordaje de situaciones particularizadas.
Estrategias de prevención.
Resumen de leyes aplicables.
Directorio para denuncias por Departamento.
Descargar documento oficial.

 

A continuación se listan las principales leyes vigentes en El Salvador vinculadas con el protocolo. En esta sección se presentan las generalidades de cada una.

Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (LEPINA)

La LEPINA busca desarrollar mecanismos sociales y jurídicos para garantizar, desde un nuevo paradigma, los derechos de la niñez y la adolescencia, desarrollando en la misma la Doctrina de la Protección Integral.  Lo novedoso de esta ley es que además de armonizar en una ley nacional los contenidos de la Convención de los Derechos del Niño, manda la creación de la institucionalidad para un sistema de protección integral con la participación del Estado, la familia y la sociedad, desde una dimensión nacional, departamental y local. En la implementación y funcionamiento  del Sistema de Protección Integral, el Ministerio de Educación asumirá liderazgos importantes.

La LEPINA, en congruencia con los pilares que establece la CDN, clasifica los derechos reconocidos a los niños, niñas y adolescentes en categorías:

  1. i) Supervivencia: Contempla la protección a la vida en general y de las personas que están por nacer, derechos a la salud, a la seguridad social y a un medio ambiente sano (Arts. 16 -18, 20, 21, 23 – 29 y 32). Protección: Reconoce los derechos a la integridad personal y libertad de todo tipo, la erradicación del trabajo infantil y la protección del/a trabajador/a adolescente y todas aquellas acciones que puedan afectar su derecho al desarrollo (Arts. 37 – 42, 50 – 59, 61, 70 y 71).

iii) Desarrollo: Garantiza el pleno desarrollo de su personalidad tales como la identidad, educación y cultura (Art. 81-90) Participación: Se les protege en cuanto a la regulación del acceso a la información, derecho a opinar y ser oído/a, libertad de pensamiento, conciencia y religión y a no ser afectado/a en su integridad moral por cierto tipo de informaciones y programas radiales, televisivos o escritos (Arts. 9296).

Código Penal

El Código Penal es la ley que en el país enumera y describe cuáles conductas constituyen delito, así como la pena con la que se sancionan las mismas por atentar contra la convivencia armónica de la sociedad.

En este Código se enumeran aquellas conductas por medio de las cuales se afecta la integridad sexual de las personas, así como la pena con la que se castiga a la persona agresora mediante el proceso penal correspondiente a partir de los Art. 158 al 173-B. Estas penas son más graves cuando son cometidas contra niña, niño y adolescente y también cuando quien las comete goza de una posición de confianza en relación a la víctima.

Ley de la Carrera Docente

En el ámbito escolar existen leyes que regulan y obligan a que las autoridades identifiquen, denuncien, prevengan y protejan a niñas, niños y adolescentes que estén siendo víctimas de abuso, acoso o explotación sexual. Una de ellas es la Ley de la Carrera Docente.

Esta ley prohíbe que el personal de los centros educativos cometa actos de maltrato físico, psíquico, o sexual contra estudiantes; asimismo, indica qué hacer cuando eso suceda y describe el tipo de sanciones que recibirá quien actúe de tal modo. Impone la obligación de notificar cuando se conoce de cualquier acto de maltrato hacia estudiantes (Art. 31 No. 5-A, 32 No. 4, 56 No. 19 y 60 No. 3 y 4).

Ley General de Juventud

Esta ley establece el marco jurídico y las acciones de diversas instituciones para dirigirlas a la implementación de políticas públicas, programas, estrategias y planes para el desarrollo integral de la población joven y su vinculación a la participación activa en todos los ámbitos de la vida nacional.

La Ley General de Juventud considera joven a la persona comprendida en el rango de edad de los 15 a los 29 años, sin distinción de nacionalidad, etnia, género, religión, discapacidad, situaciones de vulnerabilidad o cualquier otra condición particular. Regula los deberes y derechos de la población joven, encontrándose entre ellos el derecho a la educación sexual y a la protección integral contra los abusos sexuales (contenido expresamente en el Art. 9-q).


Detección e identificación de casos

Señales de alerta en la persona víctima

Para facilitar la identificación de algunas señales, conductas y síntomas externos de una posible víctima de acoso sexual, agresión sexual o violación sexual, se señalan a continuación algunos indicadores. Sin embargo, es importante saber que la ausencia de signos o evidencias físicas no es sinónimo de ausencia de abuso. Así también es importante considerar que muchas de estas manifestaciones no son exclusivas del acoso sexual, agresión sexual (abuso) y violación sexual.  Para calificar estos casos deben de evidenciarse  varias de estas manifestaciones.

Físicos
  • Infección urinaria frecuente
  • Dificultades para sentarse o caminar
  • Sangrado en los genitales
  • Signos externos de  infecciones de transmisión sexual (flujo, herpes en la boca, entre otros) El relato que hace la niña o el niño victimizada/o
  • Dolor o molestias en el área genital
  • Retroceso en el proceso de control de esfínter, es decir, se orinan  y/o defecan
  • Ropa interior manchada y/o ensangrentada
  • Cambios drásticos relativos a higiene y cuidado personal
  • Cualquier otro signo físico que puede indicar que la niña, niño o adolescente está siendo víctima de alguna conducta sexual
Conductuales
  • Dificultad en establecer límites relacionales tales como desconfianza o excesiva confianza Retraimiento
  • Tendencia al aislamiento
  • Dificultades en la integración al grupo
  • Reproducción de conductas sexuales que no corresponden a su edad cronológica Agresividad
  • Introversión
  • Poco interés en la escuela y bajo rendimiento académico
  • Negación repentina a efectuar ejercicios físicos
  • Fugas de la casa o del centro educativo
  • Exhibición de genitales
  • Sexualización verbal (hablar de temas de connotación sexual no acordes a su edad)
  • Exposición a la pornografía
  • Uso de drogas y alcohol
  • Expresiones de violencia por escrito o en dibujo
  • Tener o simular actividad sexual
  • Repetición de abuso sexual con otras personas
  • Conducta hacia la promiscuidad sexual cuando son adolescentes
  • Retroceso en el lenguaje
  • Hiperactividad
  • Conflictos familiares
  • Auto-laceraciones
  • Práctica de actividades riesgosas
  • Llanto repentino sin justificación aparente
  • Intentos de suicidio o ideas suicidas
  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Problemas de sueño (se duerme constantemente en clase)
Emocionales
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Sentimiento de culpa
  • Miedos, pánicos y fobias
  • Conflictos familiares
  • Terrores nocturnos (pesadillas)
  • Temor a la oscuridad
  • Desprecio por sí mismo/a
  • Sentirse sucio/a
  • Estrés
  • Autoestima disminuida
  • Evaden los pensamientos y sentimientos asociados al hecho
  • Irritabilidad y sentimiento de culpa
  • La desesperanza y el pánico intenso
  • Dificultades para concentrarse en la escuela
  • Niegan cualquier interés relacionado con los órganos sexuales
  • Trastornos del sueño Trastornos somáticos (dolor de cabeza y/o abdominal, desmayos) Trastornos alimenticios (anorexia, bulimia)
  • Miedo o resistencia a quedarse a solas con determinadas personas
  • Miedo o resistencia a permanecer en ciertas zonas del centro educativo
  • Vergüenza al hablar sobre el tema de la sexualidad

Nota importante: El personal docente no está facultado para examinar físicamente ni evaluar psicológicamente a estudiantes que estén sufriendo violación sexual.


Señales de alerta en la persona agresora

  • Busca insistentemente tener contacto cercano y físico con la víctima.
  • Manifiesta al grupo que la víctima le gusta y que él o ella le desprecia, a veces se da a conocer esta situación en forma de bromas y chistes.
  • Maltrata verbalmente y hasta físicamente a la víctima frente a otras personas.
  • Lleva regalos a la víctima sin justificación.
  • Envía mensajes o realiza llamadas telefónicas con expresiones de tipo sexual no deseadas, repetitivas, incómodas y ofensivas.
  • Frecuentemente son quienes tienen mayor poder a través de relaciones con otros/as jóvenes en la comunidad, incluyendo pandilleros/as.
  • Identifica a víctimas en estado de vulnerabilidad.
  • Llama a solas a la víctima, le ofrece cosas, le aísla de sus amistades, le amenaza, le dice que no diga nada.

Ruta jurídica común frente a situaciones de violencia sexual

A continuación se establece una ruta jurídica construida a partir de diversas leyes que señalan las instituciones obligadas a actuar frente a casos de acoso sexual, agresión sexual y violación sexual de niñas, niños y adolescentes.

Antes es importante diferenciar entre aviso y denuncia. Básicamente la diferencia radica en la formalidad y el anonimato. El AVISO (Art. 264 Código Procesal Penal) puede ser interpuesto de manera verbal, escrita, vía telefónica o personal; se puede hacer manteniendo el anonimato o revelando la identidad de quien da aviso. La DENUNCIA  (Art. 261 del Código Procesal Penal) siempre debe constar por escrito y debe contener los datos de la persona denunciante.

Tanto para el aviso como para la denuncia de conductas que constituyen acoso sexual, agresión sexual o violación sexual, las autoridades están OBLIGADAS a iniciar la investigación de los hechos. Además, deben proceder de inmediato a tomar medidas de protección a las víctimas, independientemente de si se enteraron por la vía del aviso o de la denuncia.

Si un hecho está vinculado de cualquier forma a un centro educativo, los/as funcionarios/as que tengan conocimiento del hecho tienen la obligación de dar aviso o interponer una denuncia a la PNC y la FGR (Arts. 77 y 312 del Código Penal). Podrá también dar aviso cualquier integrante del  organismo de administración escolar, la madre, el padre, o la persona responsable de familia. Se debe dejar constancia en acta de todas las personas que han intervenido, identificándolas y firmándola, y si no supiere o no quisiere firmar, dejar constancia de ello.


¿Quiénes pueden dar aviso del caso a las autoridades?

  • Las autoridades educativas: Dirección, personal docente, cualquier integrante del organismo de administración escolar, cuando conocen de un hecho de acoso sexual, agresión sexual o violación sexual contra un niño, niña o adolescente (Ley de la Carrera Docente, Art. 31, núm. 5-A y LEPINA Art. 88).
  • Madre, padre, o responsable de familia, cuidador/a o encargado/a de la niña o niño víctima de violencia sexual (LEPINA Art. 14).
  • La misma niña o niño que está siendo víctima de violencia sexual (LEPINA Arts. 50 y 220 y Ley de la Carrera Docente, Art. 95).
  • Cualquier persona que tenga conocimiento del hecho delictivo.

¿Qué instancias están obligadas a actuar en un caso?

Junta de Protección de la Niñez y de la Adolescencia

Esta instancia tiene como función principal conocer de amenazas o violaciones individualizadas de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, así como dictar y velar por las medidas de protección necesarias para proteger los derechos amenazados o violados y otras facultades establecidas en el Art. 161 de la LEPINA.

Cualquier caso de acoso sexual, agresión sexual o violación sexual contra niñas y niños debe notificarse ante  la Junta de Protección de la Niñez y de la Adolescencia (LEPINA, Arts. 206 y 207 y Reglamento Interno y Funcionamiento de las Juntas de Protección de Niñez y de la Adolescencia, Arts. 4 y 19).  La Junta de Protección de la Niñez y de la Adolescencia se concentrará en dar una medida de protección inmediata a la niña  o niño  víctima (LEPINA, Art. 120 y Reglamento Interno y Funcionamiento de las Juntas de Protección de Niñez y de la Adolescencia, Arts. 28 y 29, ver Anexo I). Previo a dictar la medida de protección, la Junta de Protección deberá escuchar al NNA (LEPINA, Art. 94 y Reglamento Interno y Funcionamiento de las Juntas de Protección de Niñez y de la Adolescencia, Art. 27) y se le permitirá opinar, pudiendo auxiliarse de los mecanismos de recepción para evitar la re-victimización (LEPINA, Arts. 203 a 209).

Junta de la Carrera Docente

Esta instancia conoce de los casos en que integrantes del personal de un centro educativo, particularmente Directores/as y docentes, manifiestan conductas que están prohibidas en la Ley de la Carrera Docente; por ejemplo: acoso sexual, agresión sexual y violación sexual contra un/a estudiante. Las sanciones pueden llegar a impedir que la persona vuelva a ejercer la labor docente.

La persona debe ser temporalmente suspendida del cargo (Ley de la Carrera Docente, Art. 60), el caso debe ser llevado al conocimiento de la Junta de la Carrera Docente donde, una vez comprobados los hechos, la persona puede ser sancionada hasta con el despido y la inhabilitación para el ejercicio de la docencia (Ley de la Carrera Docente, Arts. 32-34, 56-59, 62 y 63).

Policía Nacional Civil

Esta instancia conoce y actúa de inmediato frente a la comisión de cualquier delito, incluyendo acoso sexual, agresión sexual y violación sexual. En todo puesto policial pueden ser atendidos estos delitos y los procedimientos de protección para las víctimas. En todas las delegaciones policiales ubicadas en las cabeceras departamentales funciona un Departamento de Prevención y la Oficina de Atención Ciudadana.

El personal de la Corporación Policial está capacitado para remitir a su vez el caso a las Juntas de Protección de la Niñez y de la Adolescencia y a la Fiscalía General de la República.

Fiscalía General de la República

Esta instancia es la que lidera el proceso de investigación y acusación penal contra quienes cometen delitos como acoso sexual, agresión sexual y violación sexual. Llevan el caso a los tribunales hasta obtener una condena cuando se comprueba que efectivamente se cometió el delito.

La Fiscalía tiene una unidad especializada llamada “Unidad de Delitos contra el Menor y la Mujer”. No obstante, cualquiera de sus oficinas puede recibir el aviso o la denuncia de un caso como los que se plantean en este protocolo.  La Fiscalía puede hacer la derivación a otras autoridades competentes para sancionar, como la Junta de la Carrera Docente si la persona agresora es personal docente, o la  Junta de Protección de la Niñez y la Adolescencia para las medidas de protección de la niña, niño o adolescente.


¿A qué están obligadas las autoridades cuando conocen de un caso?

  • A actuar de forma pronta y diligente, priorizando en todas sus actuaciones la protección integral de derechos de la niña, niño o adolescente víctima de violencia sexual.
  • A garantizar durante todo el proceso la confidencialidad de la información (LEPINA).
  • A tratar a la persona víctima con respeto y sensibilidad, evitando la re-victimización en su abordaje a niñas, niños o adolescentes.

¿Y si luego de denunciar, las autoridades no actúan?

La LEPINA en su Art. 108 determina que si hay negligencia, impericia, ignorancia o abandono inexcusable que causen una violencia o amenazas contra los derechos de las niñas y los niños, los/as funcionarios/as tendrán responsabilidad por los daños y perjuicios, además de la responsabilidad administrativa o penal de conformidad a los Artículos 311 y 321 del Código Penal.

Tales casos pueden denunciarse también ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, cuya principal responsabilidad es la observancia de que todas las dependencias gubernamentales actúen en el marco del respeto y protección de los derechos humanos.


Recomendaciones generales a todos los casos y valoración de riesgos

Recomendaciones al momento de la detección

Una acción inmediata y de urgencia debe ser SIEMPRE gestionar el traslado de la víctima al hospital más cercano. Si éste se encuentra a excesiva distancia, se debe acudir inmediatamente a la unidad de salud más cercana.

De acuerdo a la Guía Clínica de la Profi laxis Post Exposición del Ministerio de Salud, esta acción es importante y debe realizarse de forma urgente, pues hay tratamientos preventivos que en materia de salud pueden evitar más consecuencias graves para la vida de una persona víctima de violación sexual.

 

Recomendaciones orientadas al abordaje inicial

  • Buscar, en la medida de lo posible, asesoría y acompañamiento de profesionales competentes en las áreas de psicología, abogacía, y/o trabajo social para abordar la problemática, así como para elegir la ruta de acciones a seguir.
  • Creer siempre en lo que la niña, niño o adolescente manifiesta.
  • Contribuir a atenuar el sentimiento de culpabilidad que la persona víctima siente ante la violencia sexual.
  • Actuar con prudencia pero con diligencia.

 

Recomendaciones para el acercamiento a la víctima  por la persona que le apoya

  • Se debe buscar, en la medida de lo posible, que quien converse con la persona víctima sobre la situación violatoria sea profesional en psicología y se haga acompañar de alguien de confianza.
  • La conversación debe ser en un lugar tranquilo y privado, tomándose el tiempo necesario, sin prisa.
  • La persona que apoya debe sentarse siempre al lado de la persona víctima y nunca frente a ella. Sin embargo, no debe tener ningún acercamiento físico para evitar recordarle prácticas o modos de acercamiento que usó la persona agresora.
  • La conversación debe ser con un lenguaje comprensible para la persona víctima.
  • Si hay aspectos sobre los que la persona víctima no quiere conversar, no se le debe presionar para que lo haga, mucho menos pedir detalles de los hechos por morbosidad; hacer esto sería re-victimizar a la persona.
  • En ningún momento decir ni insinuar que el niño, niña o adolescente pudo “provocar” la situación.
  • Abstenerse de dar opiniones o  consejos; limitarse a escucharle activamente.
  • Al finalizar la conversación, expresar que le agradece la confianza, que reconoce su fuerza y que el contarlo hace posible que ahora tenga apoyo. Explicar en la medida de lo posible y de manera muy prudente los pasos que siguen.
  • Manejar el caso confidencialmente en todo momento; esto es fundamental.

 

Medidas de seguridad

  • Respecto a la persona agresora, deben analizarse los riesgos tomando en cuenta: a) Si está vinculada a pandillas y b) Otros factores de amenaza; por ejemplo, ser pariente de alguien que es líder en la comunidad, familiar de personal docente del centro educativo, que en su familia exista historial familiar de violencia, entre otros.
  • Respecto a la persona víctima, debe considerarse si en su familia existe alguna situación de violencia que la coloca en un estado de más vulnerabilidad en caso de notificarles del acoso sexual, agresión sexual o violación sexual sufrida.
  • Finalmente, quien conoce del caso puede garantizar su propia seguridad no comentándolo con nadie que no deba, por su función, conocer al respecto. Hacerlo es exponerse a riesgos innecesarios.

 

Seguimiento y acciones posteriores

  • Debe facilitarse la reincorporación de la persona víctima a las actividades escolares, cuando eso no vaya en contra de su dignidad o de su efectiva protección. Si es así, lo que procede es reubicarle en un centro educativo distinto.
  • Mantener la estricta confidencialidad con el caso.
  • Evitar la estigmatización de la persona víctima.
  • Garantizar que el apoyo emocional a la persona víctima se brinde eficientemente.


Abordaje de situaciones particularizadas

Como se ha aclarado antes, esta primera edición del Protocolo se concentra en seis situaciones particularizadas que se pueden presentar en la comunidad educativa.

En la sección anterior se dan las recomendaciones generales aplicables a todos los casos del abordaje emocional no re-victimizante. Esta sección presenta las instrucciones de índole más procedimental y legal que constituyen lo mínimo a realizar para salvaguardar la seguridad de la persona víctima y para garantizar el inicio de la investigación y sanción de la conducta, tanto en el ámbito administrativo como en el judicial.

 

Estudiante víctima de acoso sexual por parte de la Dirección del centro educativo

  • Dar aviso inmediato a la PNC o la FGR.
  • Dar aviso inmediato a la Junta de Protección de la Niñez y la Adolescencia más cercana, para apoyo y protección a la víctima. Dichas juntas están ubicadas principalmente en las cabeceras departamentales.
  • Hacer del conocimiento de la Junta de la Carrera Docente. En todo caso se puede recurrir a la Dirección Departamental para que ésta active a las otras instancias: Junta de la Carrera Docente, Fiscalía General de la República y Junta de Protección de Niñez y Adolescencia.

 

Estudiante víctima de acoso sexual por parte de personal docente

  • La Dirección del centro educativo procede a levantar un acta ordenando la suspensión previa de labores del/a docente que efectúa el acoso sexual, misma que remitirá a la Junta de la Carrera Docente para que siga el procedimiento.
  • Dar aviso inmediato a la PNC y FGR.
  • Luego de la valoración de riesgos, provocar una reunión con la familia de la persona víctima y, si es posible en compañía de un/a  profesional de la psicología, conversar de la situación e informarles sobre el proceso que como institución van a llevar independientemente de las acciones que la familia tiene la facultad de iniciar.
  • Dar aviso inmediato a la Junta de Protección de la Niñez y la Adolescencia más cercana, para apoyo y protección a la víctima. Dichas juntas están ubicadas principalmente en las cabeceras departamentales.

 

Estudiante víctima de acoso sexual por parte de personal administrativo

  • Luego de la valoración de riesgos, provocar una reunión con la familia de la persona víctima y, si es posible en compañía de un/a  profesional de la psicología, conversar de la situación e informarles sobre el proceso que como institución van a llevar independientemente de las acciones que la familia tiene la facultad de iniciar.
  • Dar aviso inmediato a la PNC y FGR.
  • Dar aviso inmediato a la Junta de Protección de la Niñez y la Adolescencia más cercana, para apoyo y protección a la víctima. Dichas juntas están ubicadas principalmente en las cabeceras departamentales.
  • Informar a la Comisión de Servicio Civil.

 

Estudiante víctima de acoso sexual por otro/a estudiante.

  • Dar aviso inmediato a la PNC y FGR.
  • Dar aviso inmediato a la Junta de Protección de la Niñez y la Adolescencia más cercana, para apoyo y protección de la víctima. Dichas juntas están ubicadas principalmente en las cabeceras departamentales.
  • Identificar recursos de apoyo psicosocial para ambas partes: víctima y quien acosa.
  • Informar a la Dirección del centro educativo y valorar la aplicación del reglamento disciplinario del centro educativo y el manual de convivencia.

 

Estudiante víctima de agresión sexual en casa.

  • Informar a la Dirección del centro educativo.
  • Dar aviso inmediato a la PNC y FGR.
  • Dar aviso inmediato a la Junta de Protección de la Niñez y la Adolescencia más cercana, para apoyo y protección a la víctima. Dichas juntas están ubicadas principalmente en las cabeceras departamentales.
  • Si hay signos físicos es recomendable no bañar a la víctima hasta que sea examinada por personal de salud o medicina legal.
  • Gestionar el traslado de la víctima al hospital o unidad de salud más cercana para la atención inmediata; para ello podrá apoyarse de la PNC o de otro recurso de la comunidad.
  • No lavar la ropa que tenía puesta la víctima y entregarla a la PNC o FGR.
  • Garantizar recursos de apoyo psicosocial para la persona víctima.

 

Estudiante víctima de violación sexual en el tránsito de su casa al centro educativo o viceversa

  • La persona docente que identifica la situación debe informar a la Dirección del centro educativo.
  • Dar aviso inmediato a la PNC y FGR.
  • Dar aviso inmediato a la Junta de Protección de la Niñez y la Adolescencia más cercana, para apoyo y protección a la víctima. Dichas juntas están ubicadas principalmente en las cabeceras departamentales.
  • Gestionar el traslado de la víctima al hospital o unidad de salud más cercana para la atención inmediata; para ello podrá apoyarse de la PNC o de otro recurso de la comunidad.
  • Si hay signos físicos es recomendable no bañar a la víctima hasta que sea examinada por personal de salud o medicina legal.
  • No lavar la ropa que tenía puesta la víctima y entregarla a la PNC o FGR.
  • Manejar el caso con estricta confidencialidad.


Estrategias de prevención

Procesos de formación e información con metodologías diferenciadas según las poblaciones

 

  • Formas de violencia sexual.
  • Identificación de las señales de alerta en casos de violencia sexual.
  • Espacios de denuncia de casos: sistema de protección integral de la niñez y la adolescencia.
  • Identificar posibles zonas de riesgo en el trayecto de la casa al centro educativo, labor que idealmente debería realizarse entre toda la comunidad educativa.
  • Revisar y actualizar de forma participativa con toda la comunidad educativa, los manuales de convivencia: incorporar enfoques de niñez, género, derechos humanos.
  • Fomentar actividades artísticas y culturales durante la elaboración e implementación en los centros educativos, del manual de convivencia.
  • Promover acciones de prevención de prácticas discriminatorias, a nivel del personal docente y estudiantes.
  • Seguimiento para evitar actitudes y prácticas discriminatorias.

Mecanismos que faciliten la detección de casos

  • Asumir, como centro educativo, una postura oficial de no aceptación de la violencia sexual.
  • Que el personal docente conozca, sea sensibilizado e imparta el tema violencia sexual.
  • Realizar una observación cuidadosa de las interacciones entre estudiantes mediante turnos rotativos de vigilancia de las horas de recreo, ex-aula y de toma de alimentos, entre otros.
  • Organizar pares o estudiantes referentes para la convivencia armónica, para que apoyen en la prevención y detección de casos.
  • Observar cuidadosamente las interacciones que se dan en el aula.
  • Valorar reuniones periódicas de acercamiento entre docente y estudiantes.
  • Establecer puntos de agenda en reuniones de docentes-dirección de la escuela para abordar la temática de la violencia sexual en el ámbito educativo.
  • Visibilizar el tema de violencia sexual en el manual de convivencia.
  • Crear buzones de aviso o denuncia y distribuir formatos para la denuncia, mediante mecanismos que aseguren su manejo por sólo funcionarios/as competentes; por ejemplo, CONNA con los comités locales de protección, la Dirección escolar, entre otros.

Creación de condiciones para la atención de posibles casos

  • Crear y fortalecer redes interinstitucionales e intersectoriales locales para la atención integral y seguimiento de casos de violencia sexual de niñez y adolescencia.
  • Realizar talleres/capacitaciones a las personas integrantes de la red, para la efectiva y real atención integral de casos de violencia sexual en niñas, niños o adolescentes.
  • Elaborar un diagnóstico de instituciones y servicios disponibles por municipio para construir una plataforma de servicios disponibles en la localidad.
  • Provocar convenios de cooperación con las organizaciones identifi cadas y sostener reuniones periódicas de coordinación.
  • Establecer la ruta de actuación al interior de la red local, conforme a los servicios disponibles del municipio y/o referir a las instancias superiores.
  • Presentar y socializar a las redes locales conformadas para la atención integral y seguimiento de casos de violencia sexual de NNA, con ADESCOS, CDE, clubes y ONGs.



 



 

 

 

Descargar documento completo

Descargar documento completo


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s