40 días de Oración por el fin del aborto. 1 de marzo – 9 de abril

40 días de Oración por el fin del aborto

INTENCIONES DIARIAS

1 de marzo – 9 de abril

16427350_1864639813780158_7610264451634460636_n

2 Crónicas 7, 14
Preparación: Padre Celestial, te hemos dado la espalda a Ti y a los principios de tu Palabra. Hemos permitido que el hombre usurpara Tu función como Dios sobre la vida y la cantidad de nuestros días.
Pero llegamos a Ti quebrantados y arrepentidos por nuestros pecados.
Clamamos por Tu misericordia y pedimos que se retire el flagelo del aborto de nuestra tierra. Úsanos como tus recipientes, Señor, para llevar la luz de Tu Verdad a nuestra nación una vez más. Por Cristo oramos, Amén.

¿Te unirás en oración contra el aborto? 40 días de oración del 1 de marzo al 9 de abril.

¡Házmelo saber! Click aquí

unirse

Día 1 / 1 de marzo:
Que podamos usar estos 40 Días por la Vida para rogar por la misericordia y la gracia de Dios a todos los que participan en el pecado del aborto.

Oración: Señor, te pedimos por la fortaleza, el coraje, la sabiduría, la determinación y la resistencia para llevar a cabo esta misión de acuerdo a Tu voluntad.
Te rogamos que nos guíes a medida que avanzamos y proclamamos Tu verdad, haciéndolo siempre con un espíritu de amor y compasión, tal como nos quedó demostrado, a través de la obra de Tu Hijo, Jesucristo. Te lo pedimos en Su nombre, Amén.

Día 2: Oremos para que los pastores no se distraigan de la prioridad de atender a las vidas humanas.

Padre, en el deseo de la Iglesia de involucrar a nuestras comunidades en el evangelio, no permitas que se separe de aquellos que más necesitan de su atención y compañía.
Aprovechemos la sabiduría de aquellos que nos han precedido y valoremos sus experiencias y perspectivas. Ayúdanos a apreciar cada alma en el cuerpo de Cristo y a servir como ministros adecuadamente a todo el mundo. Amén

Día 3: Oramos por el don de la fortaleza de Dios mientras nos esforzamos por proteger la vida humana durante estos 40 Días por la Vida.

Amoroso Padre celestial, ayúdanos a ver el valor de todos los seres humanos de la manera en que Tú te brindas a nosotros. También te pedimos que nos des la fe, la gracia y el coraje que nos permitan proteger lo que es tan valioso para ti. Por Cristo nuestro Señor, amén.

Día 4: Que el misterio de la Encarnación aumente nuestro afán por defender la vida.

Padre Celestial, has hecho del vientre de cada mujer un lugar muy especial. Ayúdanos a aferrarnos a la santidad de este primer hogar de la humanidad, en recuerdo del maravilloso misterio, que Dios habitó el vientre de una mujer joven y vino al mundo a salvarnos y liberarnos. Te lo pedimos en el Nombre del que surgió, Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Día 5: Que la verdad del juicio final determine nuestros pensamientos, prioridades y opciones aquí en la tierra.

Padre clemente y misericordioso, con mucho gusto aceptamos tu Palabra, en la que nos orientas para que cuidemos del menor de tus hijos.
Renovamos nuestro compromiso de defender a los niños por nacer y a todos aquellos cuyo derecho a la vida se ve comprometido por nuestra egoísta falta de preocupación por parte de nuestra sociedad atea.
Líbranos de nuestros propios fracasos y pecados para que podamos estar verdaderamente a favor de la vida, en cada aspecto de nuestras vidas. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Día 6: Que con el conocimiento de lo breve que es la vida, todos puedan valorarla con mayor profundidad.

Oh Dios, con demasiada frecuencia tratamos de vivir de una manera que ignora la llegada de nuestra muerte. Nos olvidamos de que nuestros días están contados por Ti, que tu juicio aguarda al final de nuestros días, que Tú eres el Señor de nuestro destino.
Ayúdanos a arrepentirnos día a día, y luego a vivir cada día en jubilosa obediencia. Llévanos a vivir en la luz y en la promesa de la eternidad.
Prepáranos para vivir en plenitud y con sacrificio.
Prepáranos para morir con fidelidad y con esperanza, para que podamos vivir para siempre contigo. Por Jesucristo, que nos ha precedido, confiamos y esperamos y amamos y oramos. Amén.

Día 7: Que tengamos el corazón y el afán para salvar a los pobres y liberar a los oprimidos.

Señor, Tú nos das fuerzas con tu Espíritu para hacer Tu voluntad en la tierra.
Envíanos a los más pobres, los más lastimados, los más cautivos, los más ciegos y los más oprimidos del mundo, los inocentes niños nonatos en los vientres de sus madres, que están programados para su destrucción.
Ayúdanos a traerles la sanación, la libertad, la perspectiva y la justicia, por medio de Jesucristo nuestro Señor, amén.

Día 8: Que el espíritu y el ejemplo del Buen Samaritano llenen los corazones y las mentes de todos nuestros ciudadanos.

Padre, nos moviliza la lección del buen samaritano, que permitió que la compasión influyera en él más que el miedo. Danos el mismo corazón. Concédenos que nunca contabilicemos el costo de levantarnos y hablar en nombre de los no nacidos. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Día 9: Que podamos crecer en alegría, sabiendo que somos servidores de un Dios que está vivo.

Padre Celestial, te doy gracias por tu amor y gracia salvadora en Cristo Jesús.
Ayúdanos a reconocer todos los días la gran bendición que tenemos en nuestro Salvador.
Oro para que nos levantemos cada mañana con entusiasmo y fervor, con ganas de caminar un día más en tus pasos, con pleno conocimiento de que sigues habitando entre nosotros. Amén.

Día 10: Oren por su centro local de ayuda en el embarazo: para aquellos que contestan los llamados de las mujeres que están pensando en abortar, los que hacen los ultrasonidos, y los que en persona ayudan a las madres a prepararse para la crianza o para dar en adopción.

Padre, te alabamos y te pedimos fuerzas para los cientos de personas que hoy en día están sirviendo en centros de ayuda con el embarazo. Concede a las personas un espíritu audaz de verdad, amor y perseverancia.

Día 11: Oremos para que cuando las personas que representan la Planificación Familiar y otros grupos de aborto vean a los voluntarios de 40 Días por la Vida, vean a embajadores de Cristo, y que cada voluntario pueda ser consciente en todo momento de que representamos a Dios.

Amado Padre Celestial, es un gran honor que nos hayas llamado y nos hayas designado para ser embajadores de Cristo, en un mundo que no es nuestro hogar.
Oramos para que el Espíritu Santo nos dé las fuerzas para andar como es digno de la vocación. Oramos para que Tu amor incondicional fluya a través nuestro hasta aquellos que necesitan desesperadamente Tu gracia salvadora. En el nombre de Cristo, que es digno, amén.

Día 12: Que el Rey del Universo, que ingresó en este mundo como un niño indefenso, nos dé la humildad para ser sanados.

Señor, durante estos cuarenta días, te pedimos que con cada día todo lo que dentro de nosotros nos separa de Tu perfecta voluntad sea podado de nuestros corazones y almas.
En esta bendita libertad, experimentemos una poderosa unción de tu Espíritu Santo. Llenos de confianza y seguridad proclamemos con la madre de Jesús “que se haga en mí según tu Palabra”.

Día 13: Por todos los padres que tienen terror de ser padres.

Padre Celestial, te damos gracias por cuidar de cada uno de nosotros de manera tan profunda. Ayúdanos a verte y a conocerte como nuestro Padre en el cielo, cada día y todos los días de nuestras vidas.
Tu mano amorosa también descansa en cada niño que hoy vive en el vientre de su madre. Permite que nazcan en este mundo y lleguen a conocer tu amor infinito de manera plena y en persona. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Día 14: Oremos para que los abortistas y todos los trabajadores de los centros de aborto se sientan perturbados en sus almas respecto de su trabajo y busquen la verdad.

Queridísimo Dios, Tú nos dices en Proverbios que el necio y el malvado carecen de sabiduría y comprensión. Oro para que perturbes las almas de los que están en la industria del aborto, para que estén hambrientos de la verdad y clamen por la libertad.
Oro para que mi vida refleje mi redención, para que otros puedan verla y confíen en Ti. En obediencia a Ti, y por tu gracia, elijo perdonar a los demás, tal como tú me has perdonado a mí. Rezo en el nombre de Cristo, amén.

Día 15: Que el pueblo de Dios despierte al hecho de que somos guardianes de nuestros hermanos.

Padre, ayúdanos a aceptar el hecho de que somos los “cuidadores de nuestros hermanos”. Cuando, por motivos egoístas, tratamos de abandonar esta responsabilidad, por favor llámanos para dar una explicación. Te complaceríamos a ti y a nuestro “hermano”. A través de la ayuda y la gracia de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. Amén.

Día 16: Oremos por las madres que acuden a los centros de ayuda para el embarazo. La atención personal, el ultrasonido gratuito, la ayuda práctica permanente están diseñados para librarlos de los que se benefician del derramamiento de sangre inocente.

Padre, ¡escucha nuestra oración!
Arrebata a las madres desesperadas del fuego. Sácalas de nuestros negocios de aborto y llévalas a nuestros centros de ayuda para el embarazo. Líbralas del mal.
Úsanos para ayudarlas a elegir la vida y ver tu mano proveedora.

Día 17: Que todos entendamos más en profundidad que el mensaje a favor de la vida tiene sus raíces en dos verdades básicas de la vida: 1) Hay un Dios 2) Ese Dios no soy yo

Señor, nosotros te pertenecemos. Gracias por respirar en nosotros el aliento de la vida.
Gracias por reclamarnos como tuyos.
Que nuestras palabras y acciones en defensa de la vida humana proclamen a todo el mundo que solo tú eres Señor de la vida y la muerte, Señor de nuestra libertad y de nuestras elecciones.
Oramos en el nombre de Jesús, amén.

Día 18: Oramos para que florezca la alegría de la paternidad.

Padre Celestial, por favor impide que dé por sentado el don de los hijos. Ayúdanos a recordar esta herencia que nos has entregado.
Haznos fieles guardianes de estas vidas preciosas, que cada generación pueda crecer en la disciplina y en la exhortación del Señor. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor, amén.

Día 19: Oramos por una renovación de nuestro fervor para ofrecer ayuda generosa a los nonatos y sus familias.

Dios, perdónanos cuando tratamos de explicar la obligación que tenemos de ayudar a otras personas que necesitan ayuda. Permite que no los desvaloricemos por estar en la circunstancia en la que están, sino que los veamos como lo que son, aquellos, que al igual que nosotros, fueron formados por tu mano en el vientre de su madre. Amén.

Día 20: Que podamos tomar noción del impacto generacional de aborto.

Dios, nos formaste en el vientre de nuestra madre y planificaste una vida y un propósito único y especial para cada uno de nosotros, y te lo agradecemos. Concédenos que podamos orar y trabajar por el fin del aborto, en especial durante estos 40 días, de modo que ningún bebé nonato que hayas creado no pueda alcanzar la intención divina que tienes para él o ella a causa de un aborto intencional. Te lo rogamos por el bien de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Día 21: Oremos para que cada uno de nosotros nos pongamos todos los días la armadura completa de Dios, para que seamos fuertes en el Señor y en el poder de Su fuerza.

Estimado Señor, a medida que nos llevas a la batalla espiritual del aborto, ayúdanos a recordar que la batalla es en verdad Tuya. Gracias por escuchar nuestras peticiones para que nos instruyas y protejas. Gracias por la victoria que es nuestra debido a Tu Hijo, Jesús, amén.

Día 22: Que aquellos que llevan la vida como algo trivial se den cuenta de que vivimos porque Dios lo quiere así.

Gracias a Dios Padre por ser el Creador de mi vida y de cada vida. Por favor, dame a mí, y a la sociedad en la que vivo, aprecio por tu don de la vida.
Por favor ayúdanos a dejar de lado el orgullo y a reconocer que te necesitamos.
Muéstrame cómo puedo honrarte hoy en respuesta a todas las bendiciones que concedes libremente. En el nombre de Jesús, amén.

Día 23: Oramos para obtener la fuerza para amar a los que no nos aman.

Dios misericordioso, amar a nuestros enemigos parece ser una de las cosas más difíciles que nos puedes pedir.
Recuérdanos que esta es la forma en que Tú amas y que, si nos lo pides, Tú nos darás la gracia para poder hacerlo. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Día 24: Oremos para que Dios siga bendiciendo los esfuerzos que se han realizado durante la campaña 40 Días por la Vida, y confiamos en Él para lograr los resultados.

Tuya, oh Dios, es la magnificencia y el poder, y la gloria, y la victoria, y el honor; porque todo lo que está en el cielo y en la tierra es Tuyo.
Oramos por tu guía y protección permanente, durante el resto de esta campaña de 40 días.
Que seamos firmes, inamovibles, y abundemos siempre en Tu obra, al saber que nuestro trabajo no será en vano. Oramos en el nombre de Jesús, amén.

Día 25: Oramos por la conversión de todos aquellos que se niegan a reconocer que la vida humana pertenece solo a Dios.

Señor Dios, confesamos que en Ti vivimos, nos movemos y existimos.
Porque Tú eres, nosotros somos.
Ayúdanos a encontrar la gracia en Ti para afirmar el ser de todas las personas y a trabajar para hacer que esta verdad se haga conocida en el mundo que nos rodea. Amén.

Día 26: Oremos para que aquellos que han olvidado su propósito puedan descubrirlo en Dios y, por tanto, tengan el valor de elegir la vida.

Amado Padre, recuérdanos hoy que no hay otra verdad más que Tú.
No nos dejes caer abatidos por la mentira del maligno que nos haga elegir la muerte.
Recuérdanos en este momento que Tú, que creaste toda la vida, estás en control de toda la vida, y haznos saber ahora que quien creó toda la vida, está en control de toda la vida, y déjanos elegir la vida siempre.
Padre, déjanos escuchar Tu voz más hoy que ayer.
Sigue iluminando nuestro camino a casa, para nosotros y para todos los que participan en esta campaña de 40 Días por la Vida.
Padre, estamos en nuestro camino. Por Jesucristo nuestro Señor, amén.

Día 27: Rogamos por la humildad en nuestro trabajo para el Reino de Dios.

Oh Señor, ayúdanos a seguir los pasos de Jesús.
Trabajemos con humildad y diligencia para restaurar la protección legal de los no nacidos, los discapacitados, los que tienen una dependencia médica y todos los niños inocentes de Dios cuyas vidas están amenazadas.
Recordemos el viejo dicho de que “nunca puede liderar aquel que primero no ha aprendido a obedecer”.
Y, Señor, danos un corazón tranquilo, mientras trabajamos en Tu nombre. Amén.

Día 28: Oramos por la conversión de los abortistas y de todos los defensores del aborto.

Oh Dios, nuestro Padre celestial, danos valor y sabiduría mientras tratamos de erradicar el mal en nuestra sociedad.
Ayúdanos a darnos cuenta de que tu Espíritu divino por sí solo puede cambiar los corazones y las mentes, de modo que todas Tus criaturas humanas puedan disfrutar de la plenitud de la vida a la que están destinados.
Oro esta oración en el nombre de Jesucristo, mi Señor y Salvador. Amén.

Día 29: Alabemos a Dios por su compasión al perdonar nuestros pecados y disculpar nuestras faltas. Alabemos que se complace en la misericordia.

Padre Celestial, eterno, inmutable y fiel Señor, reconocemos que estamos en la necesidad del perdón como nación, por haber alejado nuestros corazones de ti.
Escucha nuestra oración de arrepentimiento, Señor, y límpianos de toda injusticia. Te alabamos por tus misericordias y tu compasión, que nunca falla.
Señor, es solo por Tu gracia que podemos vivir vidas justas y misericordiosas.
Que Tu Espíritu Santo nos permita caminar con humildad en Tu presencia y que te complazca restaurar nuestro país, para que una generación que aún no ha nacido pueda alabarte. En el nombre de Cristo Jesús, que ha hecho grandes cosas por nosotros, amén.

Día 30: Que aquellos tentados de abortar puedan entender que su hijo ya está presente y ya es una persona real.

Jesús, abre mis ojos a Tu presencia en la vida de cada niño. Abre mi corazón a la alegría por el nacimiento de cada niño, un nacimiento que refleja la alegría de Tu propio nacimiento en Belén.
Tal como Tú compartiste la vida en el vientre de María, envía de igual manera tu protección a todos los niños que todavía están en el vientre, y concede a sus madres la fuerza y la alegría que surge de recibir el don de la vida. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Día 31: Por la comunidad médica, para que la verdad que conocen sobre el cuerpo humano pueda llegar a ser admiración y asombro ante el Dios que lo hizo.

Dios misericordioso, ayúdanos a apreciar la maravilla y la belleza de Tu creación. Ayúdanos a proclamar en nombre de cada uno de nuestros semejantes “Yo soy una creación admirable y maravillosa”.
Que el saber que nos conoces en profundidad determine nuestras vidas y acciones. Amén.

Día 32 / 1 de abril: Al rezar por el fin del aborto, oremos para que el movimiento del centro de ayuda para el embarazo se expanda por todo el mundo

Oh Dios, de generación en generación, has llamado a tu pueblo a ser el propio aroma de la vida en medio de una cultura de muerte. Ahora es nuestro turno.
Prepárame. Envíame. Úsame. Estoy ansioso por hacer mi parte.
Incentiva a tu gente en todas partes para asumir esta gran obra.

Día 33: Que podamos absorber la verdad de que Dios nos presta atención a nosotros y a cada vida humana, de manera personal e individual.

Señor, tú eres el creador de todas las cosas. Guía mis pensamientos para considerar tu creación con toda su majestuosidad, belleza y santidad. Guía mi corazón especialmente hacia tu creación de preciosa vida humana.
Ayúdame a comprender lo esencial que es la vida en tu propio corazón. Enséñame a apreciar, amar y proteger a toda la vida humana a través de tu hijo, Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Día 34: Que podamos llegar a entender que la vida divina, como relación, crea la vida humana.

Oh Dios, que seamos siempre veloces para llamarte Padre. Y cuando te llamemos padre, que tu Espíritu nos recuerde que nosotros, y todas las personas, desde el comienzo hasta el último día, somos tus hijos. Te alabamos, Padre, que has enviado a tu Hijo para revelar al mundo que todas las personas son Sus hermanos y hermanas, que todas las personas son Tus hijos. Te lo pedimos por Jesucristo. Amén.

Día 35: Oramos por las mujeres que, después de un aborto, no pueden perdonarse a sí mismas; que puedan entender que no hay condena para los que están en Cristo, Jesús.

Nuestro Misericordioso Padre Celestial, gracias por tu gracia increíble que salvó a un miserable como yo.
Vengo en contra del enemigo de mi alma que me haría sentir abatido y desanimado.
Señor, evita que Tus hijos caigan presos de las acusaciones del padre de la mentira. Convierte nuestro lamento en baile y que podamos traerte alabanza, mientras damos testimonio de Tu recuperación y rehabilitación en nuestras vidas. Para que estemos a salvo en Su gracia, amén.

Día 36: Oramos por el don de la apertura hacia los niños.

Padre de misericordia y gracia, te damos gracias por el regalo de nuestros hijos. Haz que cada fibra de nuestro ser se alegre cuando un nuevo bebé, propio o de cualquier otra persona, llega a este mundo. Ayúdanos a darles la bienvenida de la forma en que te recibiríamos a Ti, pues cada vez que un nuevo bebé es concebido, comienza otra vida que lleva Tu imagen y otra voz que te alaba y te venera. Te lo pedimos en nombre de Cristo. Amén.

Día 37: Oremos para que cada uno de nosotros nos sometamos en este día como un sacrificio vivo hacia Dios, y demos todo lo que tenemos en nosotros por aquellos a los que se está sacrificando en el altar de la conveniencia.

Dios Todopoderoso, solo Tú eres digno de nuestra alabanza y adoración.
Después de haber aceptado el sacrificio de Tu Hijo en mi nombre, yo, a cambio, te ofrezco mi cuerpo como sacrificio en vida.
Gracias por considerarme bendito y agradable debido a que Cristo derramó sangre por mí.
Oro para que me uses como tu barca para rescatar a otros que están pereciendo. Por Cristo, que es nuestra gloria, amén.

Día 38: Oremos para que los que están en la vigilia pacífica extiendan misericordia y gracia a los demás mientras recuerdan que Cristo no nos trató como lo merecíamos por nuestros pecados.

Padre Celestial, que podamos reflejar tu carácter de gracia y bondad a los que nos odian y nos maldicen. Protege nuestros corazones y nuestras lenguas mientras respondemos en el amor a las palabras y a las acciones destinadas a irritarnos o a hacernos daño. Deja que otros vean la Esperanza que es Cristo en todo lo que decimos y hacemos. En Su precioso nombre oramos, amén.

Día 39: Oremos para que los voluntarios reemplacen el agotamiento o el desánimo con regocijo por los milagros que hemos visto hasta ahora, y por un servicio entusiasta, ¡mientras Dios nos lleva hacia la victoria!

Amado Padre Celestial, te cantamos una canción nueva, porque has hecho maravillas. Perdónanos cuando permitimos que las circunstancias nos derroten. Le das energías al agotado y aumentas la fuerza de los que no tienen poder.
Descansamos en Ti, querido Señor, y te pedimos que nos des nuevamente fuerzas para Tus servicios, mientras Tú preparas tu plan para nosotros y a través de nosotros.
Que puedas Tú recibir la gloria a través de nuestra victoria en Cristo, en cuyo nombre oramos, amén.

Día 40 / 9 de abril: Mantengamos nuestros ojos fijos en la Nueva Jerusalén, donde la muerte ya no existirá.

Padre, eres el Dios de la esperanza. Tu palabra nos llena de la visión del mundo que está por venir, en el que las lágrimas se enjugarán y la muerte no existirá más.
Padre, ¡cuánto necesitamos esa esperanza, cuánto nos fortalece esa visión! Mantengamos el corazón centrado en el cielo y perseverante en las labores de la tierra.
Mientras luchamos contra la cultura de la muerte, arraiga nuestras almas en la seguridad de la victoria. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

des40

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s