man-69287_1280

Estamos en el Mundo pero NO Somos del Mundo

Jesús nos llama a ser diferentes del mundo y al mismo tiempo que hagamos una diferencia en el mundo.

“Jesús oró; Ellos no son del mundo, como tampoco lo soy yo. Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad.” Juan 17:16-17

Nosotros no podemos esperar que los no cristianos tengan estándares morales santos y deseen agradar a Dios. Nosotros podemos y debemos esperar que los cristianos actúen diferente a la cultura en la cual están viviendo. Debemos esperar que ese comportamiento sea tan diferente como lo es la noche del día.

man-69287_1280
La Oscuridad de la Cultura del Mundo

“Esta condenación se basa en el siguiente hecho:La luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas.” (Juan 3:19). La raza humana está gobernada por el pecado y sus deseos egoístas. Sin Jesús, las personas están perdidas en la oscuridad (Juan 8:12), muertos en sus pecados (Efesios 2:1-5), separados de Dios (Colosenses 1:21-22) y condenados sin esperanza (Juan 3:18). Cuando usted está en la oscuridad, no puede ver la verdad.

Recuerde que TODOS comenzamos en esa oscuridad. (Romanos 3:11, 23)


Jesús es la Luz del Mundo

Él (Jesús) nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de los pecados.” (Colosenses 1:13-14). Asistir a la Iglesia y recitar oraciones no nos hace cristianos. Lo que nos hace cristianos es cuando cambiamos nuestra lealtad de un rey por otro. Es una transformación radical de nuestra identidad. “Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo, no puedes ver el reino de Dios” (Juan 3:3).

¿Ha nacido de nuevo? ¿A cuál Rey le sirve usted?

Decida Nacer de Nuevo Ahora

striptease-444687_1280
Viviendo como Hijos de La Luz

Lea Efesios 4:17-24 y entenderá que los “seguidores de Cristo” deben ser diferentes de la cultura que les rodea. Nosotros ya no somos del mundo (no pertenecemos al mundo) sino de Dios (somos de Él). “No amen a este mundo ni las cosas que les ofrece, porque cuando aman al mundo no tienen el amor del Padre en ustedes. Pues el mundo solo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos, y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea; pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.” (1 Juan 2:15-17).

¿Está usted buscando primeramente agradar a Dios?

¿Usted actúa y piensa diferente a los no-cristianos?

“(Jesús orando) No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno… Como tú me enviaste al mundo, yo los envío también al mundo.” Juan 17:15,18

¿Cómo podemos hacer una diferencia en nuestra cultura? Jesús dice que Él nos está enviando al mundo así como Él fue enviado. ¿Qué nos está enviando a hacer? ¿Cuál fue la misión de Jesús?

club-378021_1280

Estamos siendo enviados a: Buscar y salvar a los perdidos (Lucas 19:10)

Jesús vino por una razón: para darnos la salvación a través de Su muerte y resurrección. Él no vino a darnos derechos y libertades políticas, sino victoria espiritual sobre el pecado. Él no vino a darnos éxito financiero o salud en esta vida sino victoria espiritual sobre la muerte y el tesoro de la vida eterna con Dios. Él no vino solamente por las personas religiosas que siguen las reglas, puesto que se lo conoció por pasar tiempo con los “pecadores”. “Pero vayan y aprendan lo que significa: “Lo que pido de ustedes es misericordia y no sacrificios.” Porque no he venido a llamar a justos sino a pecadores.” (Mateo 9:13).

Esto significa que nosotros también debemos salir y buscar a los pecadores (Eclesiastés 7:20) que necesitan escuchar acerca del amor y la misericordia de Jesús.
Estamos siendo enviados a: Buscar, No a Condenar (Juan 3:17)

“Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.” (Efesios 2:8-9). Cuando nos jactamos, nos hacemos superiores a los demás debido a nuestra moralidad. Los no cristianos solo ven a alguien que está actuando como si fuese un “santo”, que les está juzgando, y que solo le importan las reglas y los detalles. Ellos no ven a Jesús (en estas personas). Jesús nos envió a predicar el evangelio,no tan solo a ayudar a los pecadores a cambiar su conducta moral (Marcos 16:15, Romanos 1:16-17).

injecting-519389_1280
Estamos siendo enviados a: Mostrar el amor de Dios (Juan 3:16)

“Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros.” (1 Juan 4:9,11).

Este es el único mensaje que tiene el poder de cambiar nuestra cultura: el amor. Nuestra enseñanza bíblica y buenas obras no valen nada si no hay amor (1 Corintios 13). “El amor verdadero es paciente, es bondadoso, no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso, ni se comporta con rudeza…no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.” (1 Corintios 13:4-6). Tenga mucho cuidado con la definición que el mundo da al amor: tolerancia extrema. “En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos mas y mas a Cristo…” (Efesios 4:15)

the-customary-62252_1280
¿Qué tipo de libertad es la que Dios quiere que usted tenga?

Fuente: Click aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s