Los mejores consejos para vivir el enamoramiento plenamente

Consejos para vivir el enamoramiento plenamente

Ora al Señor, pidiéndole que revele claramente lo que Él quiere que hagas (Filipenses 4:6-7). Pide a Dios que te dé sabiduría y discernimiento (Santiago 1:5). Dios promete conceder peticiones que se hacen según Su voluntad (1 Juan 5:14-15). Siendo sabio y teniendo discernimiento es definitivamente la voluntad de Dios. Dios quiere que tú tomes buenas decisiones relacionales. Dios quiere que los cristianos sean alegres y edificados como consecuencia de sus relaciones. Si pides a Dios con un corazón abierto y un espíritu humilde, Él te dará el consejo relacional que necesitas.

“¿Cómo saber si estoy enamorado?”

Nuestra naturaleza humana nos indica que el amor no es más que una emoción. Hacemos decisiones basados en nuestras emociones, y aún nos casamos porque nos sentimos “enamorados”. Esta es la razón por la que la mitad de todos los primeros matrimonios terminan en divorcio. La Biblia nos enseña que el verdadero amor no es una emoción que pueda ir y venir, sino una decisión. No debemos amar sólo a quienes nos aman, sino que debemos amar aún a aquellos que nos odian, de la misma manera en que Cristo ama a los ingratos y malos (Lucas 6:35). “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no es indecoroso, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1 Corintios 13:4-7).

Puede ser muy fácil enamorarse de alguien, pero hay algunas preguntas que debes hacerte a ti mismo antes de decidir si tu “radar del amor” te está guiando en la dirección correcta. Primero, ¿esta persona es cristiana?, queriendo decir con eso que sí, le entregó su vida a Cristo y confió únicamente en Él para su salvación. También, si alguien está considerando entregar su corazón y emociones a una persona, deben preguntarse a sí mismo si está dispuesto a poner a esa persona por encima de la demás gente, y poner la relación, una vez casados, en segundo lugar sólo después de Dios. La Biblia nos dice que cuando dos personas se casan, se convierten en una sola carne (Génesis 2:24; Mateo 19:5).

Otra cosa que uno debe considerar es, si esa persona es un buen candidato para convertirse en la posible pareja. ¿Ha puesto ya a Dios como lo primero y más importante en su vida? ¿Está dispuesto(a) a dar su tiempo y energía para ayudar a que la relación y quizá el matrimonio dure para toda la vida? ¿Es alguien que querría casarse? No existe un medidor para determinar cuándo estamos enamorados de alguien, pero es importante discernir si estamos siguiendo nuestras primitivas emociones o siguiendo la voluntad de Dios para nuestras vidas.

couple-498484_1280


“¿Qué dice la Biblia acerca de las citas y el noviazgo?”

Aunque las palabras “citas” y “noviazgo” no se encuentran en la Biblia, nos son dados algunos principios por los que los cristianos deben regirse durante el tiempo anterior al matrimonio. La primer cosa que debemos considerar es que debemos separarnos del punto de vista que tiene el mundo sobre las citas, porque la visión de Dios contradice la del mundo (2 Pedro 2:20). La sociedad nos dice que debemos tener tantas citas como queramos, pasando por tantas personas como sea posible. En vez de eso, debemos descubrir con qué clase de persona estamos entablando una relación antes de hacer un compromiso. Debemos saber si la persona ha nacido de nuevo en el Espíritu de Cristo (Juan 3:3-8), y si comparte el mismo deseo de ser como Cristo era (Filipenses 2:5) ¿Por qué es esto importante para encontrar una pareja? Una persona cristiana debe tener cuidado de no casarse con un incrédulo (2 Corintios 6:14-15), porque esto puede debilitar su relación con Cristo, o comprometer su moral y estándares.

Cuando uno está comprometido en una relación con alguien, es importante recordar el amar al Señor por sobre cualquier otra persona (Mateo 10:37). El decir o creer que la otra persona es tu “todo” o que es la cosa más importante en tu vida es idolatría, lo cual es pecado (Gálatas 5:20, Colosenses 3:5). Además, no mancilles tu cuerpo teniendo relaciones pre-matrimoniales (1 Corintios 6:9; 2 Timoteo 2:22). La inmoralidad sexual no es solamente un pecado contra Dios, sino contra tu propio cuerpo (1 Corintios 6:18). Es importante amar y honrar a otros como a ti mismo (Romanos 12:9-10), y esto ciertamente es una verdad tanto para el noviazgo como para la relación matrimonial. El seguir estos principios bíblicos es la mejor manera de tener una base segura para el matrimonio. Es una de las decisiones más importantes que tú harás jamás, porque cuando dos personas se casan, ellos se funden uno en el otro y se vuelven una sola carne, lo cual debe ser permanente e inseparable (Génesis 2:24; Mateo 19:5).

love-316640_1280

“¿Existe tal cosa como almas gemelas? ¿Tiene Dios a una persona específica para casarse contigo?”

La Biblia no indica que haya un esposo(a) específico elegido para cada persona. Es imposible para nosotros llegar a comprender totalmente los caminos de Dios. Sabemos que Él nos conoce aún antes de que naciéramos. “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué; te di por profeta a las naciones.” (Jeremías. 1:5). Él sabe las decisiones que vamos a tomar, y conoce si nos volveremos a Él o no (Romanos 8:29-30). El conoce el número de los cabellos de nuestra cabeza (Mateo 10:30). Si nos entregamos a Dios y buscamos Su guía, Él promete dirigirnos. “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas.” (Proverbios 3:5-6).

Con frecuencia la gente toma decisiones contra la voluntad de Dios – tanto cristianos como no cristianos. Por eso, si Dios planeó para nosotros estar sólo con una persona, y perdemos esa oportunidad, entonces el plan para nuestra vida estaría arruinado. Pero la Biblia dice que aún el más “insensato” plan de Dios es mucho más sabio que el más astuto plan que un humano pudiera concebir (1 Corintios 1:25), lo que significa que Su plan no puede ser echado a un lado. Cuando decidimos elegir el seguir a Dios, yo creo que Él pondrá en nuestro camino a la gente correcta y las situaciones adecuadas, que nos transformarán en las personas que Él quiere que seamos. Aún si un cristiano se casa con un no cristiano, Dios tiene el poder para obrar milagros y cambiar la vida de esa persona. Nosotros, como humanos, nos enredamos en las situaciones más complicadas, pero Dios en Su infinita sabiduría y gracia, puede sacarnos de ellas si lo buscamos a Él.

Aunque hoy en día casi todos se casan, no es la voluntad de Dios el que todos lo hagan. Pablo dijo, “Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro.” (1 Corintios 7:7) Ninguna de las decisiones es mejor que la otra. Obviamente Dios no querría que todos fueran solteros, porque esto significaría Su decisión por acabar con la población mundial. Y Él no quiere que todos estén casados, porque algunas personas simplemente viven mejor solas. Todos nosotros servimos a Dios en diferentes maneras, pero cualquiera que esta sea, Dios quiere ser el centro de nuestras vidas. Si buscamos Su dirección, Él nos guiará hacia el camino que Él quiere que sigamos y bendecirá nuestras vidas para hacer Su obra.

whisper-408482_1280

“¿Se supone que debemos buscar activamente un(a) esposo(a), o esperar que Dios nos los traiga?”

La respuesta a ambas preguntas es sí. Como cristianos, una vez que hemos decidido que “es tiempo” de buscar un(a) esposo(a), debemos comenzar el proceso con oración. El primer paso, es entregarnos a la voluntad de Dios para nuestras vidas. Muchas Escrituras nos dicen que esto es el punto más importante. “Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón.” (Salmo 37:4). Deleitarse en el Señor significa que encontremos placer en conocerlo y hacer Su voluntad, y confiar en que a su vez, Él se deleita en nosotros cuando lo obedecemos. Él pondrá Sus deseos en nuestro corazón y en esta situación, y eso significa desear para nosotros el tipo de esposo(a) que Él desee que tengamos y quien Él sabe que nos deleitará en el futuro. Proverbios 3:6 nos dice “Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas.” Reconocerlo a Él en la búsqueda de un(a) esposo(a), significa someterse a Su soberana voluntad y decirle que tú quieres cualquier cosa que Él decida que es lo mejor para ti.

Después de encomendarnos a la voluntad de Dios, necesitamos tener claras las características de un buen esposo o esposa, y buscar a alguien que se adapte a este nivel espiritual. Primeramente es importante tener una clara comprensión de estas cualidades, para después buscar a alguien que se ajuste a ellas. El “enamorarse” de alguien para luego descubrir que él/ella no está espiritualmente calificado(a) para ser nuestro(a) compañero(a) es acarrearnos penas y colocarnos en una posición muy difícil.

En este punto podemos comenzar a buscar activamente una esposo/esposa, mientras que entendamos que Dios lo/la traerá a nuestras vidas a lo largo de este proceso de búsqueda, de acuerdo a Su tiempo y perfecta voluntad. Si oramos, Dios nos guiará a la persona que Él tiene para nosotros. Si esperamos por Su tiempo, nos será concedida la persona que se ajuste mejor a nuestra formación, personalidad y deseos. Debemos confiar en Él y Su tiempo (Proverbios 3:5), aún cuando Su tiempo no sea nuestro tiempo. A veces Dios llama a gente a permanecer soltera (Mateo 19:12), pero en esas situaciones Él lo manifiesta claramente, al quitar en ellos el deseo de casarse. El tiempo de Dios es perfecto, y con fe y paciencia, recibiremos Sus promesas (Hebreos 6:12).

“¿Qué tan joven es ser demasiado joven para tener una relación romántica?”

Qué tan joven es ser “demasiado joven” para iniciar una relación, depende del nivel individual, la madurez, metas y creencias. Entre más jóvenes, menos maduros somos, debido a la falta de experiencia en la vida. Cuando apenas comenzamos a descifrar quienes somos, no podemos tener la suficiente firmeza espiritual, necesaria para formar lazos románticos y puede haber más propensión a tomar decisiones poco inteligentes, que pueden dejarnos con un daño emocional, físico, psicológico y espiritual.

El estar en una relación, lo pone a uno en una tentación casi constante, especialmente mientras las emociones comienzan a desarrollarse y la atracción hacia la otra persona se profundiza. Los jóvenes adolescentes –aún los jóvenes adultos– están rodeados por presiones hormonales y sociales que a veces parecen casi insoportables. Cada día trae nuevos sentimientos–dudas, temores, y confusión aunados a alegrías y exaltación– lo que puede resultar muy confuso. La gente joven pasa mucho de su tiempo sólo imaginándose quiénes son y cómo se relacionan con el mundo y con la gente alrededor de ellos. Aumentar la presión de una relación en esta etapa casi parece demasiado pedir, especialmente cuando la otra persona está experimentando el mismo trastorno. Tales relaciones tempranas hacen más difícil evitar el daño a la delicada y aún en formación auto-estima, sin mencionar el problema de resistir la tentación. Si el tener en mente el matrimonio está aún lejos, es probable que sea demasiado temprano para comenzar un noviazgo o compromiso. Resulta mucho más seguro para todos los interesados, tener actividades de grupo donde la gente joven pueda desarrollar habilidades sociales y amistades sin la presión e inherentes dificultades de las ataduras románticas.

Tristemente, algunas personas –aún cristianos profesantes– ceden a la tentación sexual mientras aún están en la adolescencia. La Biblia nos dice que cualquier clase de sexo antes del matrimonio es pecado (Mateo 15:19; 1 Corintios 6:13; Efesios 5:3). La Biblia nos advierte que huyamos de los pecados sexuales, porque a veces es necesario correr para resistir (1 Corintios 6:18). Los versos siguientes, en el capítulo 6:19-20, continúan diciendo, “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio, glorificad pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” Cualquier clase de actividad sexual fuera del matrimonio es no honrar a Dios con nuestros cuerpos.

Sin importar cuando una persona decida comenzar una relación romántica, este debe ser un tiempo para construir los cimientos en la fe que les ha sido enseñada, creciendo y buscando lo que Dios quiere que ellos hagan. Nunca somos demasiado jóvenes para comenzar este excitante proceso. “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.” (1 Timoteo 4:12)

“¿Cuál es la diferencia entre las citas y el cortejo?”

Salir para una cita y el cortejo son dos métodos de comenzar relaciones con el sexo opuesto. Aunque existen los no-cristianos que salen con la intención de tener una serie de relaciones íntimas físicas, para los cristianos esto no es aceptable y nunca debe ser la razón para la cita. Muchos cristianos ven las citas como poco más que amistad y mantienen el aspecto de la amistad de sus citas hasta que ambas personas estén dispuestas a comprometerse mutuamente como potenciales candidatos para el matrimonio. Primero y más importante, una cita es una oportunidad para que un cristiano pueda determinar si este candidato potencial de matrimonio es también un creyente en Cristo. La Biblia nos advierte que los creyentes y los no creyentes no deberían casarse, porque los que viven en la luz (de Cristo) y los que viven en la oscuridad no pueden vivir en armonía (2 Corintios 6:14-15). Como se indicó anteriormente, durante este tiempo debe haber poco o ningún contacto físico, ya que esto es algo que debería esperar hasta el matrimonio (1 Corintios 6:18-20).

En el cortejo los dos no tienen ningún contacto físico en absoluto (no tocándose, no tomando la mano, sin besos) hasta el matrimonio. Muchos en una relación de cortejo no pasarán tiempo juntos a menos que miembros de la familia, preferiblemente los padres, estén presentes en todo momento. Además, las parejas que cortejan declaran por adelantado que sus intenciones son ver si la otra persona es un candidato adecuado para el matrimonio. Los defensores del cortejo afirman que el cortejo permite que dos personas verdaderamente lleguen a conocerse en un entorno más platónico sin la presión de la intimidad física o emociones oscureciendo su punto de vista.

Hay problemas inherentes con ambos estilos. Para la pareja de citas, pasar tiempo a solas con un miembro del sexo opuesto que uno encuentra atractivo puede presentar tentaciones que pueden ser muy difíciles de resistir. La pareja cristiana de citas debe establecer límites en su relación y comprometerse a no cruzarlos. Si esto lo encuentran difícil de hacer, deben tomar medidas para garantizar que Cristo siempre va a ser honrado durante su tiempo juntos y que el pecado nunca es dado la oportunidad de tomar control de su relación. Al igual que con la pareja de cortejo, los padres de la pareja de citas deben participar en la relación, conociendo el(la) compañero(a) de su hija(o) y ser una fuente de sabio y perspicaz asesoramiento y orientación para los dos.

El estilo de cortejo presenta su propio conjunto de dificultades. Mientras que muchos defensores del cortejo consideran que es la única opción para encontrar a una pareja, otros lo encuentran opresivo y demasiado controlante. Además, puede ser difícil de encontrar a la persona “real” detrás de la cara pública presentada delante de toda la familia. Nadie se presenta en un grupo en la misma manera que él o ella lo hace uno-a-uno. Si una pareja nunca pasa tiempo a solas, nunca tiene esa oportunidad uno-a-uno para relacionarse y conocerse uno al otro en intimidad emocional y espiritual. Además, algunas situaciones de cortejo casi han llevado a “matrimonios arreglados” por los padres y han resultado en resentimiento en uno o ambos de los jóvenes.

Es importante recordar que ni la cita ni el cortejo son obligatorios en las Escrituras. Al final, el carácter cristiano y la madurez espiritual de la pareja son mucho más importantes que la naturaleza exacta de cómo y cuándo pasan tiempo juntos. Bíblicamente hablando, el resultado del proceso — hombres y mujeres cristianos piadosos casándose y criando familias para la gloria de Dios — es mucho más importante que el método que usan para alcanzar ese resultado. “En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.” (1 Corintios 10:31, NVI).

Por último, debemos ser cuidadosos de evitar creer que la preferencia personal de uno — citas o cortejo — es la “única forma” y menospreciando a quienes escogen la opción opuesta. Como en todas las cosas que la Biblia es silenciosa, la unidad del cuerpo de Cristo debe ser de suma importancia en nuestras mentes, independientemente de las elecciones personales que otros hacen.

piano-571968_1280

“¿Es importante la atracción física cuando se busca un cónyuge?”

Es indudable que Dios creó a hombres y mujeres para ser atraídos uno al otro. El componente sexual en el matrimonio es importante para la intimidad entre marido y mujer y para la procreación y la supervivencia de la raza humana. Al mismo tiempo, los matrimonios arreglados, incluidos aquellos en los que la pareja incluso no se ve hasta la boda — eran la norma en siglos pasados y todavía se practican hoy en partes del mundo.

Salomón describió la atracción del novio de su amada en los capítulos 4 y 7 de Cantar de los Cantares. Él describe su belleza física y su deseo por ella. Ella corresponde en el capítulo 8, describiendo su pasión por él y su deseo por su abrazo. Cantar de los Cantares es una representación hermosa del amor conyugal en la que la atracción física es un componente.

Esto no es decir que la atracción física es el aspecto más importante a considerar cuando se busca un esposo o esposa. Por un lado, la belleza no debe definirse por el mundo. Lo que el mundo encuentra hermoso cae muy por debajo de la norma de belleza que se describe en las Escrituras. La belleza física se desvanece con el tiempo, pero la verdadera belleza interior brilla de una mujer que ama a Dios (Proverbios 31:30). Pedro anima a las mujeres a desarrollar la belleza interior que viene “del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios” (1 Pedro 3:3-5). La belleza externa es pasajera; la belleza interior es eterna.

También el atractivo de un hombre debe venir de dentro de él. El ejemplo más obvio en las Escrituras es Jesús. “No hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.” (Isaías 53:2). Sin embargo la belleza de Su gloria y excelencia, como el Hijo de Dios encarnado, brilló desde dentro de Él a todos los que lo vieron. Lo opuesto es Lucifer/Satanás quien es descrito como “el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura” (Ezequiel 28:12). A pesar de su belleza exterior, Lucifer era la encarnación del mal y la impiedad.

La belleza exterior es pasajera, pero hombres y mujeres cuyo juicio es deteriorado por el pecado ponen demasiada importancia en ella. La perspectiva de Dios es diferente. “Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.” (1 Samuel 16:7). Un posible esposo o esposa debe ser un cristiano genuino, nacido de nuevo, que está creciendo y madurando en la fe y que es obediente a Cristo. Dos personas con el mismo propósito en la vida — para glorificar a Dios en todo lo que hacen – encontrarán que su atracción física aumenta el uno con el otro cada día y dura para toda la vida.

Fuente: gotquestions.org/Espanol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s