¿Por qué todos los Cristianos/as deberían estudiar Teología?

¿Por qué todos los Cristianos/as deberían estudiar Teología?

Particularmente creo que estudiar la Biblia es la principal tarea de un Cristiano que está de acuerdo que la principal autoridad es la Palabra de Dios, ya que a través de ella es que Dios habla a esta generación.

Me parece un tanto incoherente que muchas personas se auto-proclaman “Cristianas”, pero ni siquiera leen sus Biblias, y eso que en los hogares muchas veces hay más de una Biblia.

Es importante en aspectos tan relevantes como:
• Si no lees la Biblia alguien puede engañarte con falsas doctrinas.
• Si no estudias la Biblia no conocerás las Promesas que Dios tiene para ti.
• Si no estudias la Biblia no conocerás la Voluntad de Dios para tu vida.
• Si no estudias la Biblia no conocerás el verdadero camino a seguir.
La Biblia es sin duda el “Mejor Manual” del Mundo para la Conducta, es el mejor libro de Superación, de Consejo, de Instrucción, a través de la Biblia se adquiera más Sabiduría que cualquier libro que leas para ese fin.
La Biblia sin querer llegar al misticismo, tiene un Poder Sobrenatural, que toca corazones: Hebreos 4:12
Porque la PALABRA DE DIOS es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Estudiar a profundidad la Palabra de Dios, sin duda es la mejor tarea que puede emprender un Hijo de Dios, en especial Líderes Cristianos que tienen a su cargo instruir en la Palabra a Hijos de Dios. Quizá algunos crean que se estudia Teologia solo si quieres ser Pastor, pero no es así.

 

A continuación te presento algunos textos que te harán reflexionar en Por qué no debemos de dejar de lado el Poder de la Palabra de Dios.

“¿Por qué debemos leer / estudiar la Biblia?”

santa-biblia

Debemos leer y estudiar la Biblia simplemente porque es la Palabra de Dios a nosotros. 2 Timoteo 3:16 dice que la Biblia es “inspirada por Dios”. En otras palabras, es la Palabra de Dios para nosotros. Hay muchas preguntas que los filósofos y la gente en general se han hecho y que Dios nos las responde en las Escrituras: ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿De dónde vengo? ¿Existe vida después de la muerte? ¿Cómo puedo ir al cielo? ¿Por qué está el mundo tan lleno de maldad? ¿Por qué me cuesta tanto trabajo hacer lo bueno? Adicionalmente a estas “grandes” preguntas, nos proporciona un sin número de consejos prácticos en áreas tales como: ¿Qué debo buscar en mi pareja? ¿Cómo puedo tener un matrimonio exitoso? ¿Cómo puedo ser un buen amigo? ¿Cómo puedo ser un buen padre / madre? ¿Qué es el éxito y cómo puedo alcanzarlo? ¿Cómo puedo cambiar? ¿Qué es lo más importante en la vida? ¿Cómo puedo vivir para que no tenga que arrepentirme en un futuro? ¿Cómo puedo complacer a Dios? ¿Cómo puedo obtener Su perdón? ¿Cómo puedo manejar las circunstancias adversas y eventos injustos de la vida para salir victorioso?

Debemos leer y estudiar la Biblia porque es totalmente confiable y sin error. La Biblia es única entre muchos auto-nombrados libros “sagrados” porque no sólo ofrece enseñanzas morales y dice “confía en mí”, más bien, nos ofrece la oportunidad de probarla, corroborando cientos de detalladas profecías que contiene, verificando los eventos históricos que relata, y comprobando los hechos científicos que describe. Aquellos que dicen que la Biblia tiene errores deben tener sus oídos cerrados a la verdad. Jesús preguntó una vez, “¿Qué es más fácil, decir: tus pecados te son perdonados o decir: levántate y anda?” (Lucas 5:23) Entonces Él probó que tenía el poder para perdonar los pecados (algo que no podemos ver físicamente) curando al paralítico (algo que los que lo rodeaban pudieron atestiguar con sus ojos). De manera similar, tenemos la seguridad de que la Palabra de Dios es verdad cuando se discuten aspectos espirituales que no podemos atestiguar con nuestros sentidos físicos, pero mostrando su veracidad en todas aquellas áreas que podemos verificar (exactitud histórica, científica y profética).

Debemos leer y estudiar la Biblia porque Dios no cambia y porque la naturaleza humana tampoco cambia – es tan actual para nosotros como lo fue cuando fue escrita. Mientras que diariamente se generan grandes cambios tecnológicos a nuestro alrededor, los deseos y naturaleza de la raza humana no cambian. Tú encontrarás, mientras lees las páginas de la historia bíblica, que ya sea que se trate de relaciones interpersonales o entre sociedades, “no hay nada nuevo bajo el sol.” Y mientras la raza humana en su totalidad continúa buscando amor y satisfacción en todos los lugares equivocados, Dios, nuestro buen y misericordioso Creador, nos dice lo que nos traerá un gozo ETERNO. Su Palabra revelada, las Escrituras, son tan importantes que Jesús dijo respecto a ellas, “…No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:4) En otras palabras, si quieres vivir una vida plena como fue la voluntad de Dios, escucha y sigue la Palabra de Dios escrita… ¡es más importante que comer!

Debemos leer y estudiar la Biblia porque existe mucha enseñanza falsa. La Biblia nos da la medida mediante la cual podemos distinguir la verdad del error. Nos dice cómo es Dios. Tener una impresión equivocada de Dios es adorar un “ídolo” o “dios falso”. Estamos adorando algo que ¡no es Él! La Biblia también nos dice cómo podemos verdaderamente ir al cielo…y no es por ser buenos, o ser bautizados o ninguna otra cosa que podamos HACER (Juan 14:6; Efesios 2:1-10; Isaías 53:6; Romanos 3:10b, 5:8; 6:23; 10:9-13). A través de estos textos, la Palabra de Dios nos enseña cuánto Él nos ama (Romanos 5:6-8; Isaías 53:5). Y así es como sabiendo esto, somos llevados a amarle a Él en respuesta (1 Juan 4:19).

La Biblia te equipará para servirle a Dios (2 Timoteo 3:17; Efesios 6:17; Hebreos 4:12). Te ayudará a saber cómo puedes ser salvado de tus pecados y de sus últimas consecuencias (2 Timoteo 3:15). Al meditar en ella y obedecer sus enseñanzas, te llevará a una vida victoriosa (Josué 1:8; Santiago 1:25). La Palabra de Dios te ayudará a ver el pecado en tu vida y te ayudará a deshacerte de él (Salmos 119:9,11). Será una guía para tu vida, haciéndote más sabio que tus maestros (Salmo 32:8; 119:9,11; Proverbios 1:6). La Biblia te librará de perder años de tu vida en lo que no dura ni tampoco importa (Mateo 7:24.27).

Leer y estudiar la Biblia te ayudará a ver más allá del atractivo “anzuelo” y doloroso “gancho” de las tentaciones pecaminosas, para que puedas aprender de los errores de otros, en vez de experimentarlos tú mismo. La experiencia es un gran maestro, pero cuando se trata de aprender del pecado, es un duro y terrible maestro. Es mucho mejor aprender de los errores ajenos. Hay tantos personajes bíblicos de quiénes aprender, tanto modelos positivos como negativos, que con frecuencia proceden de la misma persona en diferentes etapas de su vida. Por ejemplo, David, en su reto al gigante Goliat, nos enseña que Dios es más grande que cualquier cosa a la que quiera que nos enfrentemos (1 Samuel 17). David, al ceder a la tentación y cometer adulterio con Betsabé, nos revela el largo alcance y las terribles consecuencias que puede acarrearnos un “momento de placer” (2 Samuel 11). El conocer la Biblia nos da una paz y una esperanza real cuando todo a nuestro alrededor parece desmoronarse (Romanos 15:4; Salmo 112:7; Habacuc 3:17-19).

La Biblia es un libro que no es sólo para leerse. Es un libro para estudiarse, a fin de poder ser aplicado a tu vida. De otra manera, es como tragarse el bocado de comida sin masticarlo y después escupirlo de nuevo… sin ningún valor nutricional aprovechado. La Biblia es la Palabra de Dios. Como tal, es tan necesaria como las leyes de la naturaleza. Tú puedes ignorarla, pero lo harás para tu propio mal, así como lo sería si ignoraras la ley de la gravedad. No puede ser lo suficientemente enfatizada, la importancia que tiene la Biblia en nuestras vidas. El estudiar la Biblia puede compararse al extraer oro de una mina. Si haces un pequeño esfuerzo y sólo “ciernes los guijarros en el arroyo” sólo encontrarás un poco de polvo de oro. Pero si te esfuerzas en realmente “excavar en ella”, tu recompensa será de acuerdo a tu gran esfuerzo.

“¿Cómo se define la teología?”

family

La palabra “teología” viene de dos palabras griegas que significan “el estudio de Dios.” La teología cristiana es simplemente el intento de comprender a Dios tal como Él es revelado en la Biblia. Ninguna teología explicará en toda su plenitud a Dios y Sus caminos porque Dios es infinita y eternamente más alto que nosotros. Por lo tanto, cualquier intento de describirle a Dios no alcanzará la meta (Romanos 11:33-36). Sin embargo, Dios quiere que le conozcamos hasta tal punto que lo podamos hacer, y la teología es el arte y la ciencia de saber lo que se pueda saber y comprender acerca de Dios de una manera organizada y comprensible. Muchas personas intentan evitar la teología porque la creen divisiva. Entendida correctamente, sin embargo, la teología nos une. La teología es la organización de las enseñanzas de la Palabra de Dios en una manera comprensible. Correcta, la teología bíblica es una cosa buena; ella representa las enseñanzas de la Palabra de Dios. (2 Timoteo 3:16-17).

El estudio de la teología, entonces, es nada más que un estudio profundo de la Palabra de Dios para descubrir lo que Dios ha revelado acerca de Sí Mismo. Cuando lo hacemos, llegamos a conocerlo como el Creador de todas las cosas, Él que sostiene todas las cosas, y el Juez de todas las cosas. Él es el Alfa y la Omega, el principio y el fin de todas las cosas. “Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas” (Romanos 11:36). Cuando Moisés preguntó quién lo estuvo enviando a Faraón, Dios respondió, “YO SOY EL QUE SOY” (Éxodo 3:14). El nombre YO SOY indica personalidad. Dios tiene un nombre, tal como Él ha dado nombres a otros. El nombre YO SOY representa una personalidad libre, decidida, y autosuficiente. Dios no es una fuerza etérea o una energía cósmica. Él es el Ser todopoderoso, autoexistente, y autodeterminante con una mente y una voluntad – el Dios “personal” que se ha revelado a la humanidad a través de Su Palabra, y a través de Su Hijo, Jesucristo.

El estudio de la teología es para llegar a conocer a Dios, a fin de glorificarlo por medio de nuestro amor y obediencia. Note la progresión aquí: debemos llegar a conocerlo a Dios antes de poder amarlo, y debemos amarlo antes de poder desear obedecerlo. Como producto de esto, nuestras vidas son enriquecidas sin medida, por el consuelo y la esperanza que Él confiere a aquellos que le conozcan, amen, y obedezcan. Una teología equivocada y una comprensión errónea y superficial de Dios sólo harán que nuestras vidas sean peores, en vez de traernos el consuelo y la esperanza que tanto anhelamos. El Dr. J. I. Packer lo resumió con más elocuencia: “Saber de Dios es importante para llevar a efecto nuestras vidas… Somos crueles a nosotros mismos si intentamos vivir en este mundo sin saber del Dios quién es dueño de ello y quién lo dirige. El mundo llega a ser un lugar extraño, loco, y doloroso, y la vida en ello decepcionante y desagradable, para los que no sepan de Dios. Ignore el estudio de Dios, y usted se sentencia a tropezar y a vagar en su vida, vendado, por así decirlo, sin un sentido de dirección y ninguna comprensión de lo que le rodea. De esta manera, usted puede desperdiciar su vida y perder su alma.”

Todos los cristianos deben ser consumidos de la teología – el estudio intensivo y personal de Dios – para conocer, amar, y obedecerlo a Él con el cual pasaremos toda la eternidad.

“¿Cómo debe estudiarse la Biblia?”

librosbiblia

Determinar el significado de la Escritura, es una de las tareas más importantes que el creyente tiene en esta vida. Dios no nos dice que debemos simplemente leer la Biblia. Debemos estudiarla y manejarla correctamente. Estudiar las Escrituras es un trabajo duro. Una lectura rápida o superficial de la Escritura puede conducir a muchas conclusiones equivocadas acerca de lo que Dios dice. Por lo tanto, es crucial el entender varios principios acerca de cómo determinar el significado correcto de la Escritura.

1. Ora y pide al Espíritu Santo que te dé entendimiento. Juan 16:13 dice, “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” Jesús, en Juan 16, está hablando del Espíritu Santo y dice que cuando Él venga (el Espíritu Santo vino en el Día de Pentecostés, en Hechos 2), Él los guiará a toda la verdad. Así como el Espíritu Santo guió a los apóstoles en la escritura del Nuevo Testamento, Él también nos guía en el entendimiento de la Escritura. Recuerda, la Biblia es el libro de Dios, y necesitamos preguntarle a Él lo que significa. Si eres un cristiano, el autor de la Escritura, el Espíritu Santo, mora dentro de ti,… y Él quiere que entiendas lo que Él escribió.

2. No saques un texto de la Escritura del contexto que lo rodea, y asumas que el significado del texto no depende de los versos que la rodean. Debes siempre leer los versos y capítulos entre los que se encuentra, y familiarizarte con el propósito del libro. Mientras que toda la Escritura viene de Dios (2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:21), Dios usó a hombres para que la escribieran. Estos hombres tenían un tema en mente, un propósito para escribirlo, una idea o ideas específicas que ellos estaban estructurando. Lee los antecedentes del libro de la Biblia que estás estudiando para encontrar quién escribió el libro, a quién fue escrito, cuándo fue escrito y por qué fue escrito. Luego lee los capítulos anteriores al verso o versos que estás estudiando para sentir cuál era exactamente el tópico acerca del cual el autor humano estaba escribiendo. También ten cuidado de dejar que el texto hable por sí mismo. Algunas veces la gente le asignará sus propias interpretaciones al significado de las palabras, para obtener la interpretación que ellos desean.

3. No intentes ser totalmente independiente en tu estudio de la Biblia. Es arrogante el pensar que tú no puedes aumentar tu entendimiento a través del trabajo de toda una vida de otros que han estudiado las Escrituras. Algunas personas, equivocadamente, se acercan a la Biblia con la idea de que dependerán sólo del Espíritu Santo y descubrirán todas las verdades ocultas de la Escritura. Cristo, al darnos el Espíritu Santo, ha otorgado gente dotada y dones espirituales para el cuerpo de Cristo. Uno de estos dones espirituales es el de la enseñanza (Efesios 4:11-12; 1 Corintios 12:28). Estos maestros son provistos por el Señor para ayudarnos a entender correctamente y a obedecer la Escritura. Siempre es sabio estudiar la Biblia con otros creyentes, para ayudarnos unos a otros a entender y aplicar las verdades de la Palabra de Dios.

“¿Por qué es importante estudiar la Biblia dentro de su contexto? ¿Cuál es el problema de tomar versículos fuera de contexto?”

Bible

Es importante estudiar los pasajes e historias bíblicas dentro de su contexto. Tomar versículos fuera de contexto lleva a toda clase de error y malas interpretaciones. La comprensión del contexto comienza con cuatro principios: el sentido literal (lo que dice), el marco histórico (eventos de la historia, para quién está dirigido y cómo fue comprendido en ese tiempo), la gramática (la palabra o frase inmediata dentro de la cual se encuentra una palabra o frase) y la síntesis (la comparación con otras partes de la Escritura). El contexto es crucial para la exégesis bíblica. Después de considerar la naturaleza literal, histórica y gramatical de un pasaje, debemos enfocar nuestra atención en la estructura del libro, luego el capítulo, y después, del párrafo. Todo esto está comprendido en el “contexto”. Para ilustrar esto, es como mirar un mapa del mundo en Google y gradualmente ir enfocando hasta localizar una casa.

Tomar frases y versículos fuera de contexto casi siempre lleva a malos entendidos. Por ejemplo, si tomamos la frase “Dios es amor” (1 Juan 4:7-16) fuera de contexto, podemos pensar que nuestro Dios ama todo y a todos todo el tiempo, con un tipo de amor emocional y romántico. Pero en su contexto gramatical y literal, “amor” se refiere en este caso al amor ágape, la esencia del cual es sacrificarse por el bienestar de otro, y no un sentimiento romántico y sentimental. El contexto histórico también es crucial, porque Juan se estaba dirigiendo a los creyentes de la iglesia del primer siglo y los instruía no en el amor de Dios en sí, sino sobre cómo distinguir a los verdaderos creyentes de los falsos maestros. El verdadero amor – aquel que se sacrifica por el bienestar de otros – es el sello del verdadero creyente (v. 7). Aquellos que no son capaces de amar no pertenecen a Dios (v.8). Dios nos amó antes que nosotros a Él (vv. 9-10), y es por lo que debemos amarnos unos a los otros y así demostrar que somos suyos (vv. 11-12).

Además, considerando la frase “Dios es amor” en el contexto total de la Escritura (síntesis) evitará que lleguemos a la popular conclusión de que Dios es solamente amor, o que Su amor es más grande que todos Sus demás atributos. Sabemos, por muchos otros pasajes, que Dios es también santo, justo, fiel, confiable, bondadoso, misericordioso, bueno, compasivo, omnipotente, omnipresente, omnisciente y muchas otras cosas. También sabemos por otros pasajes, que Dios no solamente ama, sino también aborrece. (Salmo 11:5).

La Biblia es la Palabra de Dios, literalmente “inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16), y se nos manda leerla, estudiarla y comprenderla a través de buenos y apropiados métodos de estudio bíblico, siempre con la iluminación del Espíritu Santo para guiarnos (1 Corintios 2:14). Nuestro estudio se beneficiará notablemente manteniéndonos diligentes en la cuestión del contexto. No es difícil señalar pasajes que aparentemente se contradicen con otra porción de la Escritura, pero si observamos cuidadosamente sus contextos y utilizamos la totalidad de la Escritura como referencia, podremos comprender el significado de un pasaje, y las aparentes contradicciones serán explicadas. “La autoridad del contexto” significa que el contexto a menudo determina el verdadero significado de una frase. Ignorar el contexto es colocarnos en una tremenda desventaja.

“¿Por qué hay tanta confusión respecto a las enseñanzas de la Biblia?”

estudiando la Biblia

Dios nos dio la Biblia para enseñarnos acerca de Él y Sus caminos, y puesto que Dios no es un Dios de confusión (1 Corintios 14:33), cualquier y toda confusión debe proceder de las fuerzas destructivas del mundo, de la carne, y del diablo. La palabra “mundo” es el impío sistema mundial y su gente, quienes ni entienden ni les importa la Palabra de Dios; la “carne” es la persistente naturaleza pecaminosa que tienen los cristianos y que corrompe su piadoso caminar; y, el “diablo” se refiere a Satanás y sus demonios que tuercen la Palabra de Dios, y quienes a menudo se disfrazan como ángeles de luz (2 Corintios 11:14-15).

Cada una de esas fuerzas puede actuar individualmente o en conjunto para confundir a la gente acerca de la Palabra de Dios. Trágicamente, la confusión acerca de la Biblia, puede conducir a una falsa esperanza de salvación. En las tentaciones de Jesús, Satanás usó falsas interpretaciones de la Palabra de Dios (Mateo 4:1-11). Satanás usa la misma táctica en la actualidad, tomando una verdad bíblica y aplicándola erróneamente. Satanás es hábil en torcer la Palabra de Dios sólo lo suficiente como para producir consecuencias desastrosas.

Algunas veces, la confusión sobre lo que la Biblia enseña, procede de una mala traducción de la Biblia. Sin embargo, más a menudo, la confusión es el resultado de descuidados métodos de estudio de la Biblia entre creyentes, y las doctrinas de falsos predicadores, maestros y escritores (2 Corintios 11:12-13). Estos falsos profetas, aún usando traducciones apropiadas, ya sea por ignorancia o intencionalmente, tuercen y distorsionan la Palabra de Dios para promover sus propios intereses o apelar a la lógica del mundo. En vez de depender únicamente de otros para que nos enseñen la Palabra de Dios, nosotros mismos debemos estudiar la Palabra de Dios y depender del Espíritu Santo.

La más letal es la confusión relativa a la verdad del Evangelio. Mientras que la Escritura enseña que Jesucristo es el único camino, la única verdad y la única vida (Juan 14:6; Hechos 4:12), muchos de los que se llaman a sí mismos cristianos, creen que el cielo puede ser ganado de otras formas y en otras religiones. A pesar de la confusión, las verdaderas ovejas oirán la voz del Pastor y solo lo seguirán a Él (Juan 10:27). Aquellos que no pertenecen al Pastor “…no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias.” (2 Timoteo 4:3). Dios nos ha dado Su Espíritu y la orden de predicar la verdad bíblica con humildad y paciencia, a tiempo y fuera de tiempo (2 Timoteo 4:2), y estudiarla para presentarnos como obreros aprobados, quienes usan correctamente la palabra de verdad (2 Timoteo 2:15). Esto haremos hasta que el Señor Jesús regrese y ponga fin a toda confusión.

“¿Por qué es importante creer en la inerrancia de la Biblia?”

Bible Study and Prayer

Vivimos días en los que hay una tendencia a encogerse de hombros cuando se nos confronta con el error. En vez de preguntar como Pilato “¿Qué es la verdad?”, el hombre posmodernista dice, “Nada es verdad” o quizá “La verdad existe, pero no podemos saberla.” Hemos crecido acostumbrados a ser engañados, y mucha gente parece cómoda con la noción de que la Biblia también contiene errores.

La doctrina de la inerrancia bíblica es extremadamente importante, porque la verdad sí importa. Este hecho se refleja en el carácter de Dios y es fundamental para nuestro entendimiento de todo lo que enseña la Biblia. Estas son algunas razones por las que debemos creer absolutamente en la inerrancia bíblica:

1. La Biblia misma declara ser perfecta. “Las palabras de Jehová son palabras limpias, como plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces.” (Salmos 12:6). “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.” (Salmos 19:7). “Toda palabra de Dios es limpia;” (Proverbios 30:5). Estas afirmaciones de pureza son declaraciones absolutas. Nótese que no dice “Casi todas las Palabras de Dios son puras” o “la Escritura es casi perfecta.” La Biblia argumenta una completa perfección, sin dar lugar a teorías de “perfección parcial.”

2. La Biblia se sostiene o cae como un todo. Si se descubriera que un periódico importante rutinariamente contuviera ciertos errores, sería rápidamente desacreditado. No habría diferencia en decir “Todos los errores fueron confinados a la página 3.” Para que un periódico pueda ser confiable en todas sus secciones, debe ser verídico en todo su contenido. De la misma manera, si la Biblia fuera inexacta cuando habla de geología, ¿por qué se confiaría en su teología? O es un documento confiable, o no lo es.

3. La Biblia es un reflejo de su Autor. Todos los libros lo son. La Biblia fue escrita por Dios Mismo, al obrar a través de los autores humanos mediante un proceso llamado “inspiración.” Segunda de Timoteo 3:16 dice, “Toda la Escritura es inspirada por Dios” (literalmente, “es respirada por Dios”). Ver también 2 Pedro 1:21 y Jeremías 1:2

Creemos que Dios, quien creó el universo, es capaz de escribir un libro. Y que el Dios que es perfecto es capaz de escribir un libro perfecto. El punto no es sólo “¿Tiene la Biblia un error?”, sino “¿Puede Dios cometer un error?” Si la Biblia contiene verdaderos errores, entonces Dios no es omnisciente y es capaz Él Mismo de cometer errores. Si la Biblia contiene información errónea, entonces Dios no es veraz, sino un mentiroso. Si la Biblia contiene contradicciones, entonces Dios es el autor de la confusión. En otras palabras, si la inerrancia bíblica no es verdad, entonces Dios no es Dios.

4. La Biblia nos juzga, no viceversa. “Porque la palabra de Dios… discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12). Nótese la relación entre “el corazón” y “la Palabra”. La Palabra examina; el corazón está siendo examinado. El reacomodar partes de la Palabra por cualquier razón, es voltear un verso de cabeza. Nos convertimos en los examinadores, y la Palabra debe ser sometida a nuestro “superior escrutinio.” Sin embargo Dios dice, “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios?” (Romanos 9:20).

5. El mensaje de la Biblia debe ser tomado como un todo. No es una mezcla de doctrina sobre la que tengamos libertad de elección. A mucha gente le agradan los versos que dicen que Dios los ama, pero les disgustan los que dicen que Dios juzgará a los pecadores. Pero simplemente no podemos entresacar y elegir lo que nos guste acerca de la Biblia y desechar el resto. Si la Biblia está equivocada respecto al infierno, por ejemplo, entonces ¿quién dice que es verdadera al hablar sobre el cielo – o sobre cualquier otra cosa? Si la Biblia no puede contener verazmente los detalles sobre la creación, entonces tal vez los detalles sobre la salvación tampoco puedan ser confiables. Si la historia de Jonás es un mito, entonces quizá también lo es la historia de Jesús. Por el contrario, Dios ha dicho lo que ha dicho, y la Biblia nos presenta un cuadro completo de quien es Dios. “Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos” (Salmos 119:89).

6. La Biblia es nuestra única norma para la fe y la práctica. Si no es confiable, entonces ¿en qué basamos nuestras creencias? Jesús pide nuestra confianza, y eso incluye confiar en lo que Él dice en Su Palabra. Juan 6:67-69 es un hermoso pasaje. Jesús justo había presenciado la partida de muchos que habían afirmado que lo seguirían. Entonces Él se volvió a los doce apóstoles y les preguntó, “¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.” Que tengamos la misma confianza en el Señor y en Sus palabras de vida.

Nada de lo que hemos presentado aquí debe ser tomado como un rechazo al estudio verdadero. La inerrancia bíblica no significa que debemos dejar de utilizar nuestras mentes o aceptar ciegamente lo que dice la Biblia. Somos exhortados a estudiar la Palabra (2 Timoteo 2:15), y aquellos que la escudriñan son elogiados (Hechos 17:11). También reconocemos que hay pasajes difíciles en la Biblia, así como sinceros desacuerdos sobre su interpretación. Nuestra meta es aproximarnos reverentemente y en oración a la Escritura y cuando encontremos algo que no entendamos, oremos más intensamente, estudiemos más, y – si aún así nos elude la respuesta – reconozcamos humildemente nuestras propias limitaciones ante la perfecta Palabra de Dios.
Más Respuestas a Dudas sobre la BIBLIA: Click aquí 

Estudio del Nuevo Testamento

232935406_27d32a248d

El Nuevo Testamento está dividido en cinco secciones: Los Evangelios (de Mateo hasta Juan); Historia (libro de Los Hechos); las Epístolas Paulinas (de Romanos hasta Filemón); las Epístolas Generales (de Hebreos hasta Judas), y Profecía (libro de Apocalipsis). El Nuevo Testamento fue escrito aproximadamente del año 45 al 95 d.C. El Nuevo Testamento fue escrito en el Griego koiné (Griego común, la forma común del lenguaje griego cotidiano en el primer siglo d.C.).

Los Evangelios nos ofrecen cuatro diferentes, aunque no contradictorios, relatos del nacimiento, la vida, ministerio, muerte, y resurrección de Jesucristo. Los Evangelios demuestran cómo Jesús era el Mesías prometido del Antiguo Testamento y establece las bases para la enseñanza del resto del Nuevo Testamento. El libro de los Hechos, registra los hechos de los apóstoles de Jesús, los hombres que Jesús envió al mundo a proclamar el Evangelio de la salvación. El Libro de los Hechos nos cuenta el inicio de la iglesia y su rápido crecimiento en el primer siglo d.C. Las Epístolas Paulinas, escritas por el apóstol Pablo, son cartas a iglesias específicas – exponiéndoles la doctrina oficial cristiana y la práctica que debía seguir esa doctrina. Las Epístolas Generales complementan las Epístolas Paulinas con enseñanza y aplicación adicional. El libro de Apocalipsis profetiza los eventos que ocurrirán al final de los tiempos.

El estudio del Nuevo Testamento es un poderoso y valioso aprendizaje. El Nuevo Testamento nos narra la muerte de Jesús en la cruz por nosotros – y cuál es la respuesta que debemos tener ante Su sacrificio. El enfoque del Nuevo Testamento se encuentra en la sólida enseñanza cristiana, así como la práctica resultante que debe seguir a la enseñanza. Abajo encontrarás enlaces (links) para la síntesis de varios libros del Nuevo Testamento. Sinceramente esperamos que nuestro estudio del Nuevo Testamento sea de beneficio para tu caminar con Cristo.

Para estudiar el Nuevo Testamento: Click aquí 

Estudio del Antiguo Testamento

estudiando-biblia

El Antiguo Testamento está dividido en cinco secciones: el Pentateuco (de Génesis a Deuteronomio), los libros Históricos (de Josué a Ester), los libros Poéticos (de Job a Cantares), los Profetas Mayores (de Isaías a Daniel), y los Profetas Menores (de Oseas a Malaquías). El Antiguo Testamento fue escrito aproximadamente desde el 1400 a.C. hasta el 400 a.C. El Antiguo Testamento fue escrito inicialmente en hebreo, con unas pocas secciones escritas en arameo (que es esencialmente una variación del hebreo).

El Antiguo Testamento trata principalmente de la relación entre Dios y la nación de Israel. El Pentateuco trata de la creación de Israel y Dios estableciendo una relación de pacto con Israel. Los libros históricos registran la historia de Israel, sus victorias y éxitos junto con sus derrotas y fracasos. Los libros poéticos nos dan una visión más íntima de la relación de Dios con Israel y Su pasión porque Israel lo adore y lo obedezca. Los libros proféticos son el llamado de Dios a Israel para que se arrepienta de su idolatría e infidelidad y regrese a una relación de obediencia y fidelidad espiritual.

Tal vez un mejor título sería El Primer Testamento. La palabra “antiguo” tiende a dar la idea de “obsoleto” o “sin relevancia.” Eso no puede estar más alejado de la verdad. Un estudio del Antiguo Testamento es una tarea espiritualmente enriquecedora y que vale mucho la pena. Abajo encontrarás enlaces (links) para la síntesis de varios libros del Antiguo Testamento. Sinceramente esperamos que nuestro estudio del Antiguo Testamento sea de beneficio para tu caminar con Cristo.

Para estudiar el Antiguo Testamento: Click aquí

nic3b1osybiblia2

Otros estudios:

Estudiar Obrero Fiel: Click aquí
La ESPERANZA: Click aquí 

¿Por qué estudiar Teología?

jovenes-leyendo-biblia-4-1-

Raúl Domínguez (Estudiante del Seminario Bíblico Miramonte, El Salvador).
Personalmente es prepararme con denuedo por el llamado pastoral, el objetivo final de estudiar teología es aprender acerca de Dios, Su naturaleza y Su voluntad y cómo esto aplica a nosotros mismos. Antes de poder enseñarle a otras personas y poder guiarlas correctamente.

Felipe Zelaya (Estudiante del Seminario Bíblico Miramonte, El Salvador).
Conocer profundamente la Palabra de Dios te ayuda a conocerlo más a Él. Es como conocer a los de tu familia donde llegas a entenderlos de tal manera que sabes que esperar de cada uno, sabes cómo comportarte con cada uno, y sabes que esperan de ti cada uno. El estudio no reemplaza tu experiencia con Dios pero si te ayuda a disfrutarla aún más porque no sólo involucras tus sentimientos pero también tu mente, tus creencias, tus convicciones y tu fe.

Jacob Zelaya (Estudiante del Seminario Bíblico Miramonte, El Salvador).
Para conocer más a nuestro Dios, el manual que ha dejado para vivir la vida, para poder ayudar a otros (aconsejar) no sólo con vivencias, pero principalmente dar consejos basados en la Biblia
Conocer la voluntad de Dios para mi vida, entender un poco más a Dios.
Para encontrar refugio y palabras en los tiempos de necesidad.

Rebeca Marti (Estudiante del Seminario Bíblico Miramonte, El Salvador).
Porque estudiar teología es una puerta inmensa para conocer el actuar a Dios a través de la historia y nos ayuda a fundamentar en la Biblia nuestra doctrina.

¿Y tú por qué estudiarás Teología?…

 

263225_472467799490833_251875351_n

 

”Perfeccionar a los santos, para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” Efesios 4:12

 

Estudios que ofrece el Seminario Bíblico Miramonte, El Salvador:

-Estudios de Panorama general de las Escrituras.
-Estudios Pastorales.
-Estudios de Método Inductivo.
-Estudios Lingüísticos.

Conferencias Especializadas para las Iglesias y Ministerios:

-Familia.
-Consejería Bíblica.
-Mayordomía Financiera.
-Administración Eclesiástica.
-Liderazgo Espiritual.
-Perspectiva Escatológica.
-Evangelismo Motivacional.
-Método Inductivo Básico.
-Relaciones Interpersonales.

Requisitos de Ingreso:

1- Ser miembro bautizado de una Iglesia local.
2- Participar de un ministerio de su Iglesia local.
3- Tener un proceso de discipulado de 1 a 2 años.
4-Carta de su Pastor que le recomienda estudiar en el Seminario (Cuando perteneciere a otra Iglesia).

Declaración doctrinal del Seminario Bíblico Miramonte.

LAS ESCRITURAS

Creemos:
a-En la completa inspiración verbal de la Palabra de Dios
b-Creemos que los escritos originales, tanto del Antiguo Como del Nuevo Testamento, no contienen error alguno y constituyen además la norma de autoridad suprema y decisiva para la fe y la vida.

DIOS

Creemos:
Que Dios existe en tres personas: EL PADRE, EL HIJO, EL ESPÍRITU SANTO
Estas tres personas son un solo DIOS con la misma naturaleza, atributos y
perfección.

EL SEÑOR JESUCRISTO

Creemos:
a-Su existencia eterna como Dios
b-Su encarnación y nacimiento virginal
c-Su muerte en la cruz como sustituto en la expiación del pecado
d-Su resurrección de la muerte (literal y corporal)
e-Su actual ministerio de intercesión en el cielo
f-Su futuro regreso a la tierra

LA SALVACIÓN

Creemos:
a-La Salvación es por gracia, un regalo de Dios, no por obras
b-La Salvación demanda arrepentimiento, es decir, cambiar nuestro propio camino, para seguir el camino de Dios.
c-La Salvación es a través de la fe en Jesucristo en forma personal.
d-Todos aquellos que reciben a Jesucristo son regenerados por el Espíritu Santo y son hechos hijos de Dios.
f-Los frutos de la Salvación se manifestarán en una vida nueva y cambiada.

EL FUTURO

Creemos:
a- En el regreso personal, visible y corporal de Jesucristo a la tierra
b- En la resurrección de los justos para habitar en la morada eterna, en la gloria de la presencia de Dios.
c- En la resurrección de los injustos al juicio, para ser castigados eternamente en el lago de fuego.

Para mayor información:

Visítenos en la siguiente dirección:

Alameda Juan Pablo II y 33 Avenida Norte
(Frente a Hospital Médico Quirúrgico del Seguro Social),
San Salvador, El Salvador, C.A.

Rutas de Transporte Público: 29, 52, 7C, 4, 46B, 101-D, 7, 30, 11 (Micro-bus).

Estación SITRAMSS – Hospital Médico Quirúrgico

 

girl and her Bible

 

Recomendado: 

Biblia y Biblia en audio para todos/as: Click aquí

Serie de TV sobre la Biblia: Click aquí

Contenido Biblico en tu móvil: Click aquí

Anuncios

2 comentarios en “¿Por qué todos los Cristianos/as deberían estudiar Teología?

  1. Marcos dijo:

    Yo creoque el Espiritu Santo en una persona divina, es real, vive, también enseña. es el Auor intelectual de la Biblia..No necesito estudiar teoloia..pongo un ejemplo. si yo compro un libro y tengo dudas acerca de algunas cuestiones de ese libro y me entero de una escuela en donde me pueden dar algunas explicaciones acerca de dicho libro. la pregunta es ¿Quien me dara una explicacion as acertada de la interpretacion de ese libro, una escuela o el autor?? obviamente que el autor y si yo tengo la seguridad de que recibire una respuesta directa del autor..¿Que tengo que hacer a un instituto ??? en donde actualemnte pueden tergiversar las sagradas escrituras????? Dios nos siga guiando a traves de su Snato Espiritu???? hoy en dia si alguien quiere un diploma o que se reciba de “profeta” lo puede lograr solo inscribirse y obvio PAGAR..

    Me gusta

    • Sabino Larios dijo:

      También recuerda que muchos que han pensado así han tomado su propia interpretación, creyendo que eran guiados por el ESPÍRITU SANTO, pero eran guiados por su mente enferma; causando asi división.
      Recuerda: En la multitud de consejeros…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s