Lo que necesitas saber para llegar a la meta.

Lo que necesitas saber para llegar a la meta

Quiero iniciar con una frase que me ha sacado de situaciones exactamente como estas que tú posiblemente estás viviendo. Me disculparas que me use a mí como ejemplo, pero no puedo darte fe de algo que yo no haya vivido. Es una frase muy usada, y quizá ya te tenga aburrido/a pero en el momento que llego a mi vida me dio todas las fuerzas que necesite.

La frase: “Si ellos pueden, yo también”. “Si ellos lo lograron, yo también lo lograre”.

2 TIMOTEO 1:7
Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Eso me vino a mi mente cuando yo inicie bachillerato, humanamente no me sentía capaz, sentía que era un gran reto poder graduarme. Creo que has llegado a sentir, lo que yo sentía en ese momento. Sentía que no era capaz, que era mucho para mí. Que sería muy difícil. Yo no era “tan cristiano” como para decir que lo que sentía, se iría porque Dios me daría paz. Yo en esos momentos no era muy entregado a Dios, pero sin duda que Él estuvo allí, sin que yo me haya percatado tanto.
Ahora sí puedo decir, que lo que hice no habría sido sencillo sín que Dios haya puesto en mí el coraje para seguir adelante.

medium_20091030105459390586

2 CORINTIOS 12:9-10

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Quiero que pienses en esto: Nosotros somos quienes le damos tamaño a nuestros temores, ¿No te ha pasado que has tenido tanto miedo a algo, que al final resulto ser algo completamente inofensivo? Pues así son nuestros obstáculos en la vida, los vemos con lupa, con microscopio y los ampliamos a dimensiones que no son reales. Nosotros somos los que nos complicamos la vida, cuando en verdad el camino es más que sencillo.
Piensa en esos momentos en que has estado allí observando las hormigas, nosotros tratamos de desviarles el camino, para ellas nosotros somos algo desconocido, nos burlamos porque las desconcentramos de su destino. Pero así veo yo la vida, nosotros andamos por caminos de los que nos reiríamos si nos damos cuenta de cómo los estamos caminando, si nos intercambiamos puestos. Deja de ser la hormiga, y mira como cambias tu camino, de una forma que hasta puede darte risa. Para la soluciones de los problemas debemos verlo todo de distintas perspectivas, si nos enfocamos en ver algo, dejamos de observar la verdad, porque la verdad es algo completo y no limitado a un fragmento.

JOEL 3:10
Diga el débil: Fuerte soy.

Imagina que viajas en una carretera en vehículo o caminando, que no encuentras el camino correcto, pero desde donde tú estás viendo, no estás viendo completamente lo que te rodea. Ahora imagina que te subes a un helicóptero e inicias a ver lo que estabas caminando, pero desde arriba; así sí, así si has visto el camino porque desde la nueva vista puedes ver más de lo que veías cuando andabas por tierra. Así es la vida, si la vemos de una forma nos parece complicada, pero si la vemos de otra hasta parecerá chiste lo que estábamos viviendo.
Creo que deje clara la idea; somos nosotros los que nos limitamos. Somos nosotros los que nos encerramos en ver sólo lo que queremos ver.
En pocas palabras, cerramos nuestra mente a nuestras dificultades por temor a encontrar algo a lo que nunca nos hemos enfrentado.
Casos como el aferrarse a que las matemáticas no te gustan, y cuando te enfrentas a ellas de tanto haber pensado en que no te gustaban, no hay forma en que se te facilite enfrentarlas. Pero si se hubiese llegado con una actitud positiva, si siempre hubiésemos pensado que las matemáticas nos gustan, cuando nos enfrentamos a ellas, en vez de asustarnos quizá hasta nos deleitarían.
Recuerdas lo que te dicen, sobre psicología inversa, engañar a tu mente, eso hacemos nosotros de forma negativa, engañamos a nuestra mente en que no somos capaces de lograr algo. Lo que se dice es hacerlo de forma positiva, decirle a la mente que podemos hacerlo, para que se nos facilite hacerlo.
Me ha pasado, en que he soñado en que puedo resolver ejercicios de matemáticas, y los he hecho bien, pero en la realidad no soy capaz de desarrollarlos. Esas son pistas que te dicen que tu cerebro tiene allí el potencial, lo único que nos falta es desarrollarlo. No quiero parecer místico, pero la mente tiene más poder del que somos capaces de desarrollar. La cuestión es usarlo, que uses el cerebro como cuando usas la mano. Dile a tu cerebro que te permita lograr lo que quieres, como cuando quieres mover un dedo. De esa forma también debemos tratar de usar nuestro cerebro, es un órgano más de nuestro cuerpo, no nos vamos a someter nosotros; se debe someter el.

MARCOS 9:23-24
Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.
E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo, ayuda mi incredulidad.

Como eres tú, sé que habrás consultado a tus padres, a tu líder, a tus amigas/os sobre las decisiones que quieres tomar, has orado a montones, quizá ya hablaste con un pastor, y no quiero demostrar nada con esto, pero es posible que todos hayan concordado en que: “Decide lo que creas mejor para ti”. Te habrán dicho que nadie es bueno en algo que no le gusta. Te habrán dicho que no hay nada mejor que disfrutar lo que uno hace.
Pero ahora me cuestiono yo, ¿No era eso lo que querías? ¿No era lo que te gusta, y era lo que ibas a disfrutar haciéndolo? ¿Perdió valor el motivo principal que te motivo?

1024_768_20100614120517287864

HEBREOS 12:1-3
Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

Y a eso puedo expresarte que no se duda que lo que nos gusta es lo que disfrutamos y hacemos mejor. ¿Pero la vida es sólo disfrutar?
¿Cuál es la fórmula del éxito, cómo se logran las metas? Nadie podrá decirte que se han logrado éxitos con el simple hecho de que te “guste el éxito”. Aunque gustar del éxito sea un combustible, el medio para lograrlo es el TRABAJO.
¿Te suena el “querer es poder”? Eso es cierto, mientras más deseos de lograr algo tenemos, mayor será nuestra fuerza de voluntad para lograrlo. Más viene la creatividad que nos hace andar en el camino hacia la meta.
Con la situación que viví yo, me di cuenta que sin mi motivación, no iba llegar muy lejos. Si piensas en un cohete espacial, mientras mayor propulsión logre, podrá pasar la estratosfera, la atmosfera; hasta al espacio. Piensa en esas capas (estratosfera, la atmosfera) como los obstáculos en tu vida, pero con la propulsión correcta llegaras a tu meta. ¿Qué pasa cuando menor propulsión logres?, eso dará resultado el sufrimiento y la destrucción que recibas a llegar a esos obstáculos. En vez de llegar a tu meta, iras propulsada a la destrucción en uno de esos obstáculos.

ROMANOS 8:28
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

La motivación es lo que nos da la voluntad. Y la mejor motivación que descubrí yo, al verme sólo y sin apoyo de nada ni nadie, fue la auto-motivación. Mientras te veas a ti logrando lo que deseas, iras llenando tu vida de auto-motivación. Posiblemente tus padres te apoyen, tengas el hombro de una amiga/o, y palabras de ánimo de muchas personas, pero si a ti no te hacen ver lo que quieres lograr; todas esas palabras no llegaran a propulsarte lo suficiente.
Mi mayor motivación, siempre fue mi futuro, por ello, yo siempre trato de hablar de futuro, saber qué futuro habías pensado para ti. Pensar en tu futuro, en tus metas cumplidas es la meta, el ver la meta y el deseo de llegar a la meta es tu verdadera propulsión. Tienes que visualizar y saber exactamente lo que deseas.
Yo me enfoque en desear una familia, en prepararme para darles lo mejor. De allí desplegué mis planes para lograr esas metas. Sabía que sin estudios, sin un buen trabajo, nunca iba a poder dar lo mejor a la familia que deseaba. Cuando ves la necesidad de cubrir una meta para lograr la otra, eso te da el ritmo.
Te digo, afianza bien tus metas y cuadricúlalas bien, mídelas milímetro a milímetro. Eso te dará la idea del esfuerzo que debes hacer y te dará los tiempos en los que los debes desarrollar.
No seas negativo/a, no te limites tú solo/a, no creas que todo en la vida se logra sólo porque te gusta.
Lo que te diré ahora no quiero que parezca un regaño, pero no es un error que hayas decidido algo, sea cual sea que lo que hayas elegido, fue tu decisión, y la tomaste para cumplirla. No está mal en que quieras cambiarte, pero esa no es la actitud de un/a campeón/a. Quizá lo que más me duele es saber que te has ido a un nivel tan bajo, que se llama rendición. Te has rendido al trabajo, al esfuerzo, has buscado la forma más fácil de llegar a una menta, no estás pensando en que si otros lo lograron tú puedes lograrlo. Te has puesto más debajo de aquellos que han logrado cumplir eso de una forma mediocre, ellos no se rindieron y aunque no son los mejores, con tu rendición se han puesto sobre ti. Con el valor y potencial que tienes, que te hayas hecho menos que esos otros mediocres. No hay que sobrevalorar ni te infravaloro pero tienes un valor que desde mi punto de vista no te hace menos que esos mediocres, yo te veo como una campeón/a, tú puedes lograr todo lo que te propongas, ahora como alguien “más cristiano” de lo que era antes puedo añadir un plus, y es el de que todo lo puedes en Cristo que te fortalece. Nada, nada no puedes lograr si el propósito es noble y bondadoso.
No quiero creer que tú puedas darte por vencido/a, tienes todo lo necesario para lograrlo.
No importa cuánto te tardes en llegar a la meta, lo importante es poder llegar.
No veas al futuro de forma negativa, quizá te has ido pensando en que cada vez te costará más seguir el camino. Y todo eso es ilusorio, si sigues viendo el futuro de forma negativa, te toparas con esas barreras mentales que te bloquearan de lo positivo, y afirmativamente habrás hecho a tu mente creer que no podrás. Si te es posible no pienses en las dificultades que te encontraras, basta a cada día su afán. Y yo puedo dar fe de eso, siempre yo pensaba que en la Universidad la materia siguiente sería más difícil, pero al final siempre he sentido todas del mismo nivel. ¡No son más difíciles, nosotros las hacemos parecer más difíciles! ¿Crees tú que la dificultad es para que no logren afrontarla? ¡No! La dificultad está allí para afrontarla, no para frustrar a quienes querían triunfar. Esa debe ser la actitud positiva.
Si llevas la actitud negativa, si te quedaras con los que se rinden.
Si no te ves logrando la menta, pues difícilmente vas a lograrla. E igual con cualquier otra meta, si no te ves lográndola, difícilmente vas a ser exitoso/a. Pero si le damos vuelta; mírate como una campeón/a para ser un/a campeón. Aprovecha de esas perspectivas positivas de la vida para lograr lo que deseas.
Quiero ser claro en esto: ¡Termina lo que has iniciado! No te rindas, aunque veas como meta una profesión, tú no tienes que ver la meta de ser profesional de forma general. Tienes que verte específicamente en la carrera que quieres terminar. Si tú meta es ser profesional no estas siendo claro/a, debes especificarte en terminar los que has iniciado.

medium_20091129020528351482

MATEO 21:21-22
Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.
Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.

Son dos años, pasarán 5, pero en tu esfuerzo no los notaras. Que no te de miedo el futuro, que tus padres no te apoyaran, que nunca vas a terminar, que será muy difícil, eso lo único que hace es quitarte propulsión. Se valiente y date por vencedor/a y no por vencido/a.
Es cierto por ejemplo, que de 5,000 estudiantes 100 se graduarán en una Universidad, pero tú, debes estar entre esas 100 que vencieron a todo lo que se enfrentaron y no en esos 4900 que buscaron lo más fácil.
Un musculo, ¿se fortalece con ejercicios? ¿Con qué crees que se fortalece la voluntad? Con éxitos.
Ve en tu vida poniendo metas a corto plazo, con niveles moderados de dificultada. Cuando las cumplas, cada una de ellas te hará más fuerte para lograr otra de mayor dificultad.
Así entre más obstáculos venzas, más metas logres; te iras volviendo cada vez más fuerte.

Hay que trabajar y ejercitarse.
Para lograr lo que yo logre en mi dificultad, para bachillerato, hice lo extraordinario, porque yo quería resultados extraordinarios.
Ya habrás visto la frase de Einstein “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.”
¡Hazlo tú! Si lo que has hecho hasta ahora no te ha dado resultados positivos, es momento de cambiar estrategia.
Pero si quieres ser campeón/a, debes trabajar como campeón/a, si quieres sobre salir de esos 4900, debes actuar como los 100.
¿Crees que los exitosos han actuado como el resto? ¡No! Ellos han logrado su éxito, porque han trabajado más y se han esforzado el doble, el triple, más que el resto.

Para lograr voluntad, necesitas de mucha disciplina y responsabilidad.
¿Qué hice yo? Me volví un entusiasta del control, tuve que cuadricular mi vida, y no dejar que nada se me escapara del control para ser responsable en lograr lo que yo deseaba. Tuve que hacer horarios estrictos, marcando hasta los tiempos para comer. Me olvide de actos que hacia el resto, porque yo no quería ser del resto.

medium_20091129020622512606

SALMO 25:1-5

A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.
Dios mío, en ti confío;
No sea yo avergonzado,
No se alegren de mí mis enemigos.
Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido;
Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.
Muéstrame, oh Jehová, tus caminos;
Enséñame tus sendas.
Encamíname en tu verdad, y enséñame,
Porque tú eres el Dios de mi salvación;
En ti he esperado todo el día

¿Qué logre con eso? Afirmativamente sobresalí de entre el resto. No me frustre en que no disfrute de lo que otros disfrutaban, pues mi logro no era disfrutar de esos placeres que me quitaban energía o me distraían, puesta mi mirada en la meta, sabía que disfrutaría mejor de lo que ellos estaban disfrutando. Por si crees que se te pasará la juventud sin disfrutarla, no es cierto. Siempre eres joven y siempre disfrutas cada momento, la vida es un regalo y cada segundo es un disfrutar si la sabes valorar. Yo me goce en mis metas cumplidas, y esos que “supuestamente disfrutaban” fueron viendo en mis logros, lo que ellos no tenían. Mi felicidad era más pura y era un eslabón de los éxitos por venir. Mi felicidad era permanente, y no esporádica. Continua y no escasa. Si crees en que todo tiene su tiempo, veras como a poco equilibras tu vida, para que no digas que no tendrás vida social.
Cuando eres libre de tu responsabilidad y has cumplido tu meta, con la conciencia limpia puedes disfrutar de lo que quieras.
No veas nada como inalcanzable, quizá tienes como ventaja de que tus padres te están ayudando, enfócate en tus metas, ese es tu trabajo.
Tú vida la iras viviendo día a día. No te afanes. Que no te desconcierte lo que no ves, que no te atemorice lo que te depara el futuro, si sabes bien en quien has confiado, aún el sufrimiento tendrá un propósito.

Aprende a motivarte a ti mismo/a para lograr tus metas, viendo tus metas.
Así como esos experimentos en los que la meta es alimento para un cachorrito, por ejemplo, él trabaja para lograr ese alimento. Así me veía yo, trabajando motivado en alcanzar esa meta. Mi motivación era la meta, para lograr la misma meta.
Aliméntate de positivismo, llénate de entusiasmo, busca gente de éxito para acostumbrarte a actuar como una exitosa.
¿Qué hice yo? Me junte con gente sabía, para que “se me pegara” algo de sabio.
¿Qué hice yo? Me volví apasionado de los libros de superación, porque aunque algunas cosas son tonterías, hay muchas pistas y ejemplos que te ayudan a impulsarte.
¿Qué hice yo? Me conocí a mí mismo, para fortalecer en lo que soy débil. Conocer tus defectos y no creer que son tatuajes, son suciedad que puedes lavar con esfuerzo y con la actitud y trabajo apropiado. Mi deporte era encontrarme defectos y mi hábito era ir eliminando uno a uno. Me fascinaba hacer cambios en mi vida, eso me daba frescura y me renovaba fuerzas. Todos los cambios positivos te traen paz y felicidad, hasta decorar de forma distinta mi habitación, nuevos hábitos.
Investigue hasta como alimentarme de forma adecuada para sacar mejor provecho a mi organismo para que trabajara conmigo en mis metas. El ejercicio. Y hasta el amor, me enamore del amor. Porque vi que el amor es lo que hace girar al mundo y si no me enamoraba de mi vida, no giraría con mi vida.

medium_20091129020911274795

DEUTERONOMIO 31:6
Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque el Señor tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.
Te digo que si tú trabajas en lo que quieres lograr, lo lograras.
Te digo que si tú te esfuerzas en lo que quieres, tendrás recompensa.
El sólo hecho de no darte por vencido/a, es una motivación más para lograr lo que quieres.
El ver un obstáculo, que te haga pensar que te hará más fuerte cuando lo saltes. Y no que te hará caer. Y si hay alguno que te bote, te servirá como un descanso, luego ponte de pie y sigue adelante. Todo error es más sabiduría adquirida.

¡Atrévete! Sigue en tu camino, porque es noble.
Si quieres luego hacer otra meta, hazla; haz todas las que quieras mientras tengas vida. Pero termina la que ya iniciaste.
Me considero con autoridad para decirlo, de pensar en ti, y querer lo mejor para ti, tengo el deber y el derecho de querer que tú seas mejor que todos/as.
No quiero que te rindas, quiero que seas fuerte y te esfuerces.
Que si para mi es posible yo me ofrezco para ayudarte, que en mi puedes confiar siempre porque sabes que no quiero defraudarte.

PROVERBIOS 3:5-8
Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.
No seas sabio en tu propia opinión;
Teme a Jehová, y apártate del mal;
Porque será medicina a tu cuerpo,
Y refrigerio para tus huesos.

Quiero que sepas que cuando la motivación se acaba, empiezas a flaquear, te debilitas y por todo lo que has trabajado se cae como un castillo de naipes. Tu motivación tiene que ser sólida y tan profunda como el mayor edificio, que la tempestad no pueda destruirlo ni arraigarlo de sus cimientos.
Yo falle, y perdí motivación, poco a poco me acomode y no me siento tan exitoso como me sentía antes. Eso me hace haragán de mi felicidad. Tú crea bases muy firmes, se constante, no abandones tus ideales, cuando sientas que te distraes, cambia la estrategia, ve moldeándote al éxito. Mucho de lo que hagas quizá en cierto momento ya no funcione.
No te distraigas de las metas que deseas alcanzar, cuando inicies a dudar empezara a desaparecer tu visión clara.

1 JUAN 5:4-5
Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

No pongas tu fe en lo de este mundo, en lo material, que tu energía venga de buenos sentimientos. Que tus metas vayan enfocadas a sentimientos y no a objetos.
Si quieres una casa, no pienses en la meta como casa, piensa en el “hogar”. Los sentimientos de tener un hogar. Eso agradará a Dios.
Dios hará su parte, pero tú has la tuya. Dios se mueve en lo sobrenatural. Tú trabaja en lo “natural”. Dios no te moverá los dedos para que escribas la respuesta correcta en un examen. Tú debes buscar la forma de cómo guardar esos conocimientos.
Hasta dormir, es tan importante para almacenar conocimiento, como los alimentos que ingieres.
No importa que caigas. Eso sólo debe motivarte a trabajar mejor.
Ve un paso adelante a lo que te depara el camino. Mira desde una perspectiva que te permita ver el camino que hay adelante.
Empieza a usar tu intuición para lograr resultados positivos.

Y dejaré de escribir porque lo que tienes que hacer tú es pensar, pensar positivo…

Sigue orando…

SALMOS 61:3-4
Porque tú has sido mi refugio,
Y torre fuerte delante del enemigo.
Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre;
Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas. Selah

Por: Sabino Larios.

@JSHernandezL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s