¿Sabes recuperarte del estrés del trabajo?

¿Sabes recuperarte del estrés del trabajo?

Aunque algunos trabajos son más estresantes que otros, cualquier ocupación puede generar estrés y acabar por mermar o agotar nuestros recursos psicológicos y físicos. Pero incluso aunque no puedas evitar el estrés de tu trabajo, sí puedes hacer algunas cosas para recuperarte en tus ratos libres o fines de semana y comenzar la nueva jornada laboral como nuevo.

El estrés producido por el trabajo puede afectarte de dos modos diferentes: fisiológico y psicológico. Por una parte, el estrés hace que se produzca una activación fisiológica que, si se mantiene en el tiempo, acaba produciendo cansancio y elevando los niveles de hormonas del estrés que, de mantenerse así de de manera crónica, pueden dar lugar a diversas enfermedades.

Por otra parte, los recursos psicológicos que una persona utiliza pueden verse también afectados. Por ejemplo, la confianza, el optimismo, la sensación de autoeficacia o la motivación, entre otros, son parte de estos recursos psicológicos que pueden venirse abajo a causa del estrés.

La recuperación solo es posible cuando el estresor no está presente, es decir, en tus horas libres, en fines de semana, o en vacaciones. El problema es que muchas personas salen del trabajo pero se lo llevan encima de algún modo, bien porque siguen pensando en preocupaciones laborales, o bien porque realizan trabajos en los que se espera de ellos una disponibilidad casi total, recibiendo llamadas de clientes casi a cualquier hora.

Por tanto, el primer paso esencial para la recuperación consiste en programar periodos de tiempo (preferiblemente diarios, y no solo en fines de semana) en los que te olvides completamente del trabajo, así como realizar algunas actividades que ayudan a la recuperación. Ten en cuenta que, aunque las vacaciones sirvan para recuperarte, sus efectos van a durar poco si no dedicas también periodos de tiempo durante la semana a la recuperación del estrés sufrido en el trabajo. Las personas que pueden desconectar del trabajo durante sus ratos libres tienen un mejor estado de ánimo y menos fatiga al día siguiente. Y los que desconectan durante el fin de semana comienzan la semana sintiéndose recuperados y con más energía.

Estrategias de recuperación

Actividades sociales. Pasar un rato con los amigos, hablar con ellos por teléfono, asistir a una fiesta, etc. Al estar con personas de confianza, la gente controla menos sus emociones, por lo que puede estar más relajada y recuperarse. Además, estas actividades generan emociones positivas y ayudan a olvidarse del trabajo durante un rato.

Actividades físicas. Practicar un deporte, acudir a un gimnasio, bailar… El ejercicio no solo facilita la distracción sino que también hace que aumenten tus niveles de endorfinas, produciendo una sensación de bienestar. La actividad física también hace aumentar los niveles de serotonina y dopamina, que tienen un efecto antidepresivo.

Los retos. Aunque buscar retos y tratar de superarlos requiere esfuerzo, tiene un efecto muy positivo. Los retos pueden ser cognitivos o físicos. Los primeros son actividades como hacer algún cursillo, jugar a vídeo juegos, aprender algún idioma, realizar actividades de voluntariado, etc. Se trata de elegir actividades que puedas dominar y que te van a ayudar a aumentar tu sensación de autoeficacia, confianza, autoestima y competencia, y a crear nuevas habilidades y destrezas. Es decir, te ayudan a recuperar tus recursos psicológicos agotados por el estrés o a crear otros nuevos. Los retos físicos, como aprender algún deporte, además de aportarte beneficios físicos, también te ayudan a recuperar tus recursos psicológicos (elige un deporte que se te de bien y puedas dominar).

Actividades de distracción u ocio. Cualquier actividad que te sirva para distraeré o entretenerte puede ayudarte a desconectar y recuperarte del estrés de la jornada. Incluso las tareas domésticas o las actividades relacionadas con el cuidado de niños pueden servir porque te ayudan a olvidarte del trabajo y centran tu atención en otras cosas.

Las actividades más pasivas y relajantes, como ver la tele, escuchar música, practicar relajación, leer una novela, pasear, etc., te ayudan sobre todo con el estrés fisiológico, porque te permiten descansar tu cuerpo en un ambiente libre de estresores laborales.

El control del tiempo. Esto es muy importante para personas que no tienen establecida una línea muy clara entre el tiempo de trabajo y el tiempo libre. Procura establecer horarios para descansar y, durante ese espacio de tiempo, apaga el móvil que usas para trabajar y desconecta tu mente del trabajo.

Por Ana Muñoz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s