“Me has roto el corazón”

“Me has roto el corazón” podría ser algo más que una frase hecha

 

Cuando una persona se siente triste o alguien le ha causado algún tipo de daño emocional, no es raro que haga alguna alusión a su corazón, con expresiones como “tengo el corazón roto” o “se me encogió el corazón”. Y ahora las investigaciones nos muestran que esta asociación tiene, de hecho, una base científica, puesto que las personas deprimidas tienen un riesgo más alto de tener enfermedades cardiovasculares, y las personas con este tipo de enfermedades tienen también un riesgo mal alto de padecer depresión.

Dado que esta asociación es tan alta, un psiquiatra del Loyola University Medical Center, Angelos Halaris, ha propuesto la creación de una nueva especialidad llamada psicocardiología.

En una nueva investigación, los científicos han encontrado que las personas diagnosticadas con depresión mayor tienen en su sangre una concentración mayor de interleuquina 6, que se ha asociado a la enfermedad cardiovascular.

De hecho, entre el 40 y el 60 por ciento de las personas con enfermedad cardíaca parecen una depresión clínica y entre el 30 y el 50 por ciento de las personas con depresión clínica presentan un riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca.

El motivo de esta asociación parece guardar relación con el estrés, puesto que el estrés elevado puede ocasionar depresión y la depresión, a su vez, puede causar más estrés. El sistema inmunitario trata de combatir el estrés igual que si se tratara de una enfermedad o una infección, produciendo unas proteínas llamadas citoquinas, entre las que se encuentra la interleuquina 6. Es decir, responde con una reacción inflamatoria que, inicialmente, nos protege del estrés. Pero si esta respuesta se hace crónica puede acabar produciendo arteriosclerosis y enfermedad cardiovascular.

Lo que sucede es que se produce un círculo vicioso en el que la depresión desencadena una inflamación crónica que acaba produciendo enfermedad cardiovascular, la cual, a su vez, causa más depresión, que incrementa el daño cardíaco.

Por este motivo, tratar la depresión en cuanto aparece puede ayudar a prevenir enfermedades del corazón en el futuro. Y, por supuesto, cuando una persona presenta una enfermedad cardiovascular es muy importante que tenga también acceso a un tratamiento psicológico. Por este motivo, Halarasi propone una especialidad, la psicocardiología, en la que tanto cardiólogos como psicólogos o psiquiatras trabajen juntos y sean conscientes de esta asociación entre enfermedad cardíaca y problemas psicológicos.

Por Ana Muñoz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s