Aniversario número 50 de la reunificación de Jerusalem, Israel

50 hechos sobre Jerusalem

Los israelíes celebran el aniversario número 50 de la reunificación de Jerusalem el 23 y 24 de mayo. Mientras nos acercamos al hito del cincuentenario de la ciudad santa, y Aish Latino nos presenta  50 hechos y una infografía que destacan la rica realidad de la capital israelí:

Reunificación

1. El Día de Jerusalem es una festividad nacional israelí que conmemora la reunificación de Jerusalem en la guerra de los Seis Días, en 1967.

2. Durante la ocupación jordana de Jerusalem, los judíos no tenían permitido acceder a los sitios sagrados, incluyendo el Muro de los lamentos.

Historia

3. Jerusalem fue atacada 52 veces, capturada y recapturada 44 veces, sitiada 23 veces y destruida dos veces durante el curso de 3.000 años.

4. Israel es el único país que comenzó el siglo XXI con una ganancia en la cantidad de árboles, y puedes disfrutarlos durante un picnic o un asado en el bosque de Jerusalem.

5. El nombre ‘Jerusalem’ proviene probablemente de Urusalim, una palabra de origen semita que significa ‘Fundación de Shalem (completitud)’ o ‘Fundación de Dios’.

Religión

6. Jerusalem tiene más sinagogas per cápita que cualquier otra ciudad del mundo.

7. Jerusalem es la única ciudad en la que conviven unas 15 comunidades cristianas diferentes, de acuerdo al Instituto de Jerusalem para Estudios sobre Israel.

8. Jerusalem es considerada la capital eterna del pueblo judío.

9. Jerusalem es la tercera ciudad más sagrada para el islam, después de Meca y Medina, ambas en Arabia Saudita.

10. Jerusalem es mencionada más de 600 veces en la Biblia hebrea, pero ni una sola vez en el Corán islámico.

11. En la Edad Media, los cristianos les prohibieron a los judíos el ingreso a Jerusalem. Posteriormente, los musulmanes levantaron la veda.

12. Hay más de 70 nombres diferentes para Jerusalem en las escrituras hebreas (por ejemplo, Sión).

Seguir leyendo

Un hermano así

Un hermano así

A Paul, un amigo mío, su hermano le regaló un automóvil por Navidad. En Nochebuena, cuando Paul salía de su despacho, encontró un pilluelo de la calle dando vueltas alrededor del brillante coche nuevo, admirándolo.

—¿Es éste su coche, señor? —le preguntó. Paul asintió con la cabeza.

—Me lo regaló mi hermano por Navidad —respondió. El chico se quedó atónito.

—¿Quiere decir que su hermano se lo dio y a usted no le costó nada? Vaya, ojalá… —se interrumpió, vacilante.

Por cierto, Paul sabía ya lo que el chico iba a decir: que ojalá él tuviera un hermano así. Pero lo que realmente dijo lo conmovió hasta lo más hondo.

—Ojalá yo pudiera ser un hermano así —continuó.

Paul lo miró, atónito, e impulsivamente añadió:

—¿Te gustaría dar una vuelta en mi coche?

—Oh, sí. Me encantaría.

Tras un corto recorrido, el chico le preguntó:

Seguir leyendo

Mi experiencia en el amor

Mi novela de amor: El Amor Al Desamor

Una historia de mi vida, desde el punto de vista de mi experiencia con los sentimientos.

Escribo aquí un resumen de mis experiencias, o mejor dicho decepciones amorosas en lo largo de mi vida. Si te gustan las Novelas, está casi será una, pero de la vida real. La idea es que como dinámica, en mis historias descubras mis errores y trates de evitarlos en tu vida.
Como instrucción te comento, que la historia está estructurada en mis experiencias con jovencitas quienes me han besado, pero abordo también otras experiencias con jovencitas de quienes me interesado o han marcado mi vida. Espero que no se me escape ninguna. Ya incluye historias modernas en las que se involucran desde MSN, pasando por Facebook y el nuevo resurgimiento de historias de amor, gracias a Twitter.
Tal vez tú que estás leyendo esto eres una de las jovencitas de quien me interese, tal vez veas que conté bien la historia, quiero ser imparcial, ni ponerme como la víctima, ni acusar a alguien de mi fracaso.
Lo que he concluido al final de todo esto es que las jovencitas podrán decir “De la que me libro Dios”, pero yo digo “De lo que me perdí”. Quiero que aprendas de mí a no hacer lo que yo hice, si eres un varón, y si eres una hembra, trata de ver en qué forma tú hubieses hecho que algo funcionara. Hay que tener mucha comprensión, y confianza en una relación para poder aceptar a alguien como es y que lo que enfrenten siempre tenga solución.
Cabe destacar que a quienes me acerque más son señoritas físicamente muy atractivas, lindas (no tengo mal gusto), e interiormente han sido personas muy afectuosas y que por algo despertaron interés en mí. Prácticamente el que hizo que fracasara cada intento, fui yo, no alguna de ellas.

Así que iniciemos:

Seguir leyendo

Mi testimonio

Mi testimonio como cristiano

 

De niño fui bautizado en la iglesia tradicional, mis padres nos llevaban a misa cada noche buena, de vez en cuando fui a catequesis con un vecino; pero esa fue toda mi relación con una religión. Mi padre ingería alcohol y recuerdo que cada navidad compraba mucha cerveza y hacia fiestas. No era alcohólico pero si le gustaba mucho la cerveza y el cigarro. Solo una vez en mi vida recuerdo que llego a la casa muy borracho. Luego de eso poco a poco mi madre se dio cuenta que le era infiel. Un día llegamos a su trabajo y lo encontramos con su amante, eso fue lo único que más recuerdo de ese asunto, y de unas llamadas que hacia la amante a mi mamá para molestarla. Recuerdo que un día mi madre se iba de casa, cuando nosotros éramos pequeños, pero logramos detenerla.

Mi padre hablo con mi madre de que quizá su amante le había hecho algún “mal” (brujería), entonces ella con mi nana fueron a donde un brujo para ver que podía hacer, le dio algo como unas pequeñas bolitas plateadas (recuerdo que las vi), pero igual, no funciono. Mi padre se endeudo por darle muchos lujos a su amante, y perdimos nuestra casa por una hipoteca. Nos mudamos siempre en la misma zona.

El vendió todo lo que tenía de su negocio, ya que era un comerciante muy prospero. No vivíamos escasez, y hasta recuerdo que todos los días tenia juguetes nuevos. Pero por su amante lo perdió todo y pidió ayuda a unos familiares para irse hacia Estados Unidos. Nuevamente perdimos la casa a la que nos habíamos mudado, y esperamos un tiempo sin pagar, porque la hipoteca casi triplicaba el precio original de la vivienda. A medida que iba creciendo pensaba que si actuaba de la mejor forma estaría agradando a Dios, y no estaba equivocado en eso, pero sí en que eso no me unía a Dios. En la cochera de mi casa, cada domingo unas vecinas hacían una reunión para niños (escuelita dominical).

De vez en cuando participaba, pero fue allí donde acepte a Jesucristo como mi único salvador y reconocí su sacrificio en la cruz por mí. Desde entonces empecé por tratar de cambiar mi vida, pues mi mamá lo que me dijo en ese entonces es que “eso es un compromiso”. Crecí y no me acerque tanto a Dios como lo pretendía, raramente iba a la Iglesia, y si iba era nada más en vacaciones.

Usted fue creado para conocer a Dios: Click aquí

 

Seguir leyendo

La chica de mis sueños

Mi chica ideal

Para empezar debo decir que no busco nada más de lo que yo pueda ofrecer.
Lo primordial es que sea una chica cristiana, que compartamos la misma fe y doctrina, y la misma visión de ser Misioneros. Que busque una relación sería, ya que yo no tendría novia, si esa persona no pudiese convertirse en mi esposa. No pierdo el tiempo.
La prefiero virgen, sin duda, porque yo igualmente lo soy.
Que NO haya tenido muchos novios, pues yo prácticamente nunca he tenido novia.
Que no tenga ningún vicio. Que no le gusten los bares, discotecas o las fiestas que son desordenadas.

Valoro demasiado que sea una persona sabia, muy inteligente, porque sé que las personas inteligentes y sabias saben cómo adquirir cualquier otra virtud. Que estudie alguna carrera como: medicina, ingeniería (preferiblemente), o una carrera con la que pueda tener un futuro estable (con amplio mercado laboral). Siempre espero completa confianza, sinceridad; ya que sé que la comunicación puede ayudar a resolver cualquier problema. Yo soy muy directo, por eso la otra persona debe ser fuerte a algo que pueda ser muy impactante que salga de mí, que no se hiera fácilmente.
Espero que compartamos algunos gustos, y los que no compartamos que sea complementarios.
Necesita ser una persona muy comprensiva, tolerante; ya que yo soy muy complicado.
Busco una persona con quien pueda sentirme cómodo, libre y con quien pueda actuar y decir todo como yo lo siento y pienso. Que sea mi oasis en el desierto, mi conciencia en voz alta. Mi confidente y mejor amiga.
Me gustaría una persona que sea muy educada, elegante y refinada, que no sea nada vulgar, que sepa comportarse y socializar. Con principios y que practique valores. Que sepa de etiqueta y protocolo.
Que tenga amigos/as decentes y que aporte algo positivo a su vida. Que su familia no sea un obstáculo para lograr alguna relación. Preferiblemente que sea pobre como yo (jajajaja mismo nivel económico y social) Para evitar problemas.
Que sea casta y decente, que se dé a respetar. No me agradan las mujeres que se visten demasiado provocadoras y no me gusta lo “sexy”, que quieran atraer sexo o la mirada de otros hombres, ya que espero que nos guardemos hasta el matrimonio y no avergonzarme de que ella demuestre algo negativo con su forma de vestir. No tiene que probar nada a otros nombres o buscar aprobación y sentirse bella a través de otros, más que de mí.
Físicamente, me gustan altas, chelitas y que no tenga sobre peso o falta de peso (en su promedio recomendado) según su altura. Me gustan más las mujeres que no tienen un rostro redondo. El cabello castaño me gusta más, y prefiero que no tenga nada artificial (cabello teñido, planchado). Que no tenga tatuajes o perforaciones. Que cuide su salud, que haga algo de ejercicio.
Nunca aceptaría a alguien que se fije más solo en mi físico o lo material.

Un poco de lo primordial…

Seguir leyendo

Todo sobre Sabino Larios, El Salvador

Que no te lo cuente nadiE

Lo estás sabiendo de mi

 

¡Hola!
Que Dios te bendiga.

Soy Sabino Larios, tengo 26 años, originario de San Salvador, El Salvador.  Tengo 7 hermanos (5 varones).

 

Mi vida:

Nací un día Domingo a las 8:00 am (aproximadamente), de un día 3 de marzo. Mi madre hija de salvadoreños nacida en Honduras y mi padre nacido en La Unión. Crecí en San Salvador toda mi vida, por la edad de mis hermanos; siempre jugamos juntos y somos muy unidos. Mi familia es de carácter fuerte y muy graciosa (ambos extremos: enojados y contentos), muy humilde y seria. Cristiana en su mayor parte y llena de personas agradables. He pasados grande experiencias y muchas personas han marcado mi vida favorablemente, y pocas veces otras desfavorablemente. Desde varios años atrás me ha atraído mucho el área de informática y busco establecerme fuertemente en este ambiente. Tengo muchos propósitos para el futuro, pero todos van enfocados en buscar ayudar a quienes más lo necesitan.

Mi vida ha estado llena de pasiones, pero tengo especial interés en entender el amor en todos los niveles. He sufrido mucho mi juventud a causa de las malas influencias con las que voy siempre en contra. Me he visto a alejarme hasta cierto punto de la juventud que se vive en este siglo y enfocarme más en objetivos claros para formar de mí un hombre inigualable. Estoy en contra de los placeres carnales que conllevan consecuencias fatales o desagradables.

Mi vida sentimental ha sido muy distinta a lo habitual, y su causa es a raíz de la valorización del noviazgo de una forma distinta a la que muchos manejan. Siempre he dicho, digo y diré que en la juventud el noviazgo no es para entretenimiento, pasatiempo o pura diversión, es una responsabilidad y el primer paso antes del matrimonio. No se debería tener pareja sentimental, si esa persona no podría ser tu futura/o cónyuge. En mi caso no he tenido hasta la fecha una novia, no soy como muchos que buscan por placer; busco por conciencia. Me fascinan los bebes y está claro que me interesaría casarme con una persona que valore mi vida y comparta al mismo nivel mis interese. He tenido fracasos amorosos por el simple hecho de ser muy directo e impaciente, o por elegir a personas indebidas y no me gusta competir o robar el amor a alguien más, así que si una niña tiene alguien que está enamorado de ella, es por si seguro que yo me alejare…

Mi vida siempre estará girando entorno de los principios Cristianos basados en la Biblia, y a acciones que yo considere correctas tomando como base siempre lo que Dios quiere para nuestra vida. Como todos no soy perfecto, pero estamos invitados a buscar la santidad.

En la medida que me es posible soy un joven muy sentimental, cuido mucho mi salud, bienestar, apariencia, cultivo mi sabiduría, practico mucho de valores morales, etiqueta y protocolo. Algunos consideran que soy duro; pero no es más que disciplina y mi afán de buscar tener todo lo que sea necesario calculado y planeado.

Seguir leyendo

Sí que importa quién eres

Sí que importa quién eres

Una maestra neoyorquina decidió homenajear a cada uno de sus alumnos del último curso de bachillerato diciéndoles lo importantes que eran. Se valió de un procedimiento ideado por Hélice Bridges de Del Mar, California, y fue llamando a la pizarra, uno a uno, a todos los estudiantes. Primero fue diciendo a cada uno por qué él (o ella) era importante tanto para la maestra como para la clase. Después les fue dando una cinta azul que llevaba impreso, en letras doradas, el texto siguiente: «Sí que importa quién soy».

Después decidió investigar qué tipo de influencia tendría el hecho del reconocimiento sobre una comunidad. Dio a cada uno de sus alumnos tres cintas más y les encargó que difundieran en su medio esta ceremonia de reconocimiento. Luego debían hacer un seguimiento de los resultados, ver quién reconocía los méritos de quién y, al cabo de una semana, presentar un informe a la clase.

Uno de los chicos de la clase fue a visitar a un joven ejecutivo, para reconocer la ayuda que éste le había prestado en la planificación de su carrera. Le dio una cinta azul y se la prendió en la camisa. Después le entregó dos cintas más, diciéndole:

—En clase estamos realizando un proyecto de investigación sobre el reconocimiento y nos gustaría que usted también encontrase a alguien merecedor de este honor, le diera una cinta azul y otra para que esa persona, a su vez, pueda reconocer a una tercera persona y así mantener en marcha esta ceremonia. Le ruego que después me informe de lo que suceda.

El mismo día, el joven ejecutivo fue a ver a su jefe que, en honor a la verdad, siempre se había caracterizado por ser bastante gruñón y le dijo que lo admiraba profundamente por su creatividad. El jefe pareció sorprendidísimo, más aún cuando su colaborador le preguntó si aceptaría que le entregara la cinta azul y le permitiría que se la prendiera.

—Bueno… sí, claro —balbuceó el atónito jefe.

El joven ejecutivo se la colocó en el pecho, sobre el corazón, y finalmente le dio la otra cinta, preguntándole:

—¿Me haría usted el favor de aceptar esa cinta y ofrecérsela a alguien que la merezca? El chico que me las dio está haciendo un proyecto escolar y queremos que esta ceremonia de reconocimiento continúe, para ver de qué manera afecta a la gente.

Esa noche, cuando el jefe regresó a casa, llamó a su alumnosy, tras indicarle que se sentara, le dijo:

—Hoy me pasó algo de lo más increíble. Estaba en mi despacho cuando uno de los ejecutivos vino a decirme que me admiraba y me dio una cinta azul por mi creatividad. ¡Imagínate, piensa que soy un genio creativo! Después me puso en la solapa esta cinta azul que dice «Sí que importa quién soy» y me dio otra pidiéndome que se la diera a alguien que a mi juicio la merezca. Esta noche, mientras volvía a casa, me puse a buscar a alguien cuyos méritos quisiera reconocer y me acordé de ti. Eres tú quien se merece este reconocimiento.

»Mi vida es realmente un acoso, y cuando vuelvo a casa no te presto mucha atención. A veces te grito por no traer notas suficientemente buenas de la escuela, pero no sé bien por qué, esta noche quería sentarme aquí contigo y… bueno, decirte simplemente que me importas. Además de tu madre, tú eres la persona más importante que hay en mi vida. ¡Eres un chico estupendo y te quiero muchísimo!

El sorprendido muchacho empezó a sollozar, y no podía dejar de llorar. Le temblaba todo el cuerpo. Levantó los ojos hacia su padre y le dijo, entre lágrimas:

—Papá, estaba pensando en suicidarme esta noche, creyendo que tú no me querías, ¡pero ahora ya no es necesario!

 

Helice Bridges

Santiago Benavides en El Salvador, próximo 27 de mayo #DíaDelEvangelismoGlobal

Global Outreach Day – Día de evangelismo global

En el marco del cierre del #DíaDelEvangelismoGlobal ¡Acompáñanos al concierto de Santiago Benavides desde Colombia!

No te puedes perder esté increíble Concierto Familiar de PAZ.

#FamiliasOlímpicas #MesDeLaFamiliaIBM

Día: sábado 27 de mayo,

Hora:  5:00 p.m.

Lugar: Templo, Iglesia Bautista Miramonte.

Alameda Juan Pablo II y 33 Avenida Norte, Frente a Estación de SITRAMSS del Hospital Médico Quirúrgico del ISSS muy cerca de Metrocentro, San Salvador, El Salvador.

Todas Rutas de Transporte Público que llegan a Metrocentro: SITRAMSSM. 29, 52, 7C, 4, 46B, 101-D, 7, 30, 11 (Micro-bus).

Ver mapa: Click aquí

¡TE ESPERAMOS!

Te comparto dos de mis canciones favoritas:

Seguir leyendo

Reflexiones para el Día de las Madres

1. Las pinzas para el cabello

 

Cuando tenía siete años, escuché a mi madre decir a una de sus amigas que cumpliría treinta años al día siguiente. Pensé dos cosas cuando la escuché: primera, que nunca antes había advertido el cumpleaños de mi madre; y, segunda, que no recordaba que ella hubiera recibido nunca un regalo de cumpleaños.

Pues bien, podría hacer algo al respecto. Mi dirigí a mi habitación, abrí mi alcancía y tomé todo el dinero que tenía adentro: cinco monedas de cinco centavos, que representaban cinco semanas de mesada. Caminé entonces hasta la pequeña tienda al lado de mi casa y le dije al dueño, el señor Sawyer, que deseaba comprar un regalo de cumpleaños para mi madre.

Me enseñó todo lo que había en su tienda por un valor de veinticinco centavos. Había varias figuritas de cerámica que a mi madre le hubieran encantado, pero ya tenía muchísimas y era yo quien debía limpiarlas una vez a la semana; definitivamente no sería eso. Había también unas cajas de caramelos pero mi madre era diabética, así que tampoco serían apropiadas.

Lo último que me enseñó el señor Sawyer fue un

paquete de pinzas para el cabello. Mi madre tenía un hermoso cabello negro y largo, y dos veces a la semana se lo lavaba y rizaba con pinzas. Cuando las retiraba al día siguiente, parecía una actriz de cine con sus bucles largos y oscuros cayendo en cascada sobre sus hombros. Decidí entonces que aquellas pinzas serían el regalo perfecto para mi madre. Le entregué al señor Sawyer mis veinticinco centavos, y él me dio las pinzas.

Las llevé a casa y las empaqué en una página llena de colores vivos de las tiras cómicas del domingo (no tenía dinero para el papel de regalo). A la mañana siguiente, cuando mi familia se encontraba en la mesa del desayuno, me dirigí a mi madre, le entregué el paquete y le dije: “¡Feliz cumpleaños, mamita!”

Mi madre permaneció muda de asombro algunos momentos. Luego, con lágrimas en los ojos, rompió la envoltura, y cuando llegó a las pinzas para el cabello, estaba sollozando.

“¡Lo siento, mamita!—me disculpé—. No deseaba hacerte llorar. Sólo quería que tuvieras un feliz cumpleaños”.

“¡Oh, cariño, estoy feliz!”, me dijo. Miré sus ojos y vi que sonreía a través de las lágrimas. “¿Sabes que éste es el primer regalo de cumpleaños que he recibido en toda mi vida?”, exclamó.

Luego me besó en la mejilla y me dijo: “Gracias, cariño.” Se volvió hacia mi hermana y le dijo: “¡Mira, Linda me trajo un regalo de cumpleaños!” Después se volvió hacia mis hermanos y les dijo: “¡Miren, Linda me trajo un regalo de cumpleaños!” Y se volvió hacia mi padre y le dijo: “¡Mira,

Linda me trajo un regalo de cumpleaños!”

Y luego fue a lavarse el cabello para sujetarlo con sus pinzas nuevas.

Cuando salió de la habitación, mi padre me dijo que cuando era niño, en su hogar no acostumbraban a dar regalos de cumpleaños a los adultos sino sólo a los niños pequeños, y que la familia de mi madre era tan pobre, que ni siquiera eso hacían. Y agregó: “Al ver cuan feliz has hecho a tu madre hoy, me has hecho pensar acerca de esto de otra manera. Lo que quiero decir, Linda, es que creo que has sentado un precedente aquí”.

Y, en efecto, senté un precedente. Después de esto, cada año mamá se veía abrumada de regalos el día de su cumpleaños por parte de cada miembro de la familia. Y, desde luego, cuanto más crecíamos los niños, más dinero teníamos y eran mejores los regalos que recibía. A los veinticinco años, yo ya le había regalado un equipo de música, un televisor en colores y un horno de microondas (el cual decidió cambiar por una aspiradora).

Cuando cumplió cincuenta años, mis hermanos y yo reunimos dinero y le compramos algo espectacular: un anillo de perla, rodeada de diamantes. Cuando mi hermano mayor le entregó aquel anillo en la fiesta que habíamos hecho en su honor, abrió la caja de terciopelo y zijó la mirada en la joya. Luego sonrió y mostró el estuche para que los invitados pudieran apreciar aquel obsequio especiaL y dijo: “¿No son maravillosos mis hijos?” Luego pasó el anillo de mano en mano, y fue emocionante escuchar el suspiro colectivo que se extendió como una ola por todo el salón.

Me quedé en casa para ayudar en la limpieza cuando los invitados se marcharon. Estaba lavando los platos en la cocina cuando escuché la conversación que sostenían mis padres en la habitación contigua. “Bueno, Pauline—dijo mi padre—, qué belleza de anillo el que tienes. Creo que es el mejor regalo de cumpleaños que has recibido jamás”.

Mis ojos se llenaron de lágrimas cuando escuché la respuesta de mi madre. “Ted—dijo suavemente—, es un anillo precioso; no puedo negarlo. Pero el mejor regalo de cumpleaños que haya recibido jamás fue un paquete de pinzas para el cabello”.

Linda Goodman

Seguir leyendo